Traducido por el equipo de Sott.net en español

Anoche, los funcionarios kurdos en el noreste de Siria emitieron una declaración de que se ha llegado a un acuerdo con el gobierno de Damasco que permite al Ejército Árabe Sirio (EAS) tomar posiciones estratégicas clave a lo largo de la frontera norte de Siria con Turquía.
Assad syrian soldiers

El presidente sirio Bashar al-Assad sobre el terreno en conversación con oficiales del Ejército Sirio.
No es de extrañar que se oigan vítores desde Damasco hasta Moscú, y también desde Teherán, mientras que la política exterior de Washington se queja visiblemente de agonía.

La realidad de la situación es que Turquía ha caído en una trampa tendida por Damasco y sus aliados. Con ello, Turquía ayudó a limpiar lo que antes era una situación casi imposible para Damasco.

Mientras que gran parte de los medios de comunicación occidentales han sufrido por "la decisión de Trump" de retirar las tropas estadounidenses de Siria, hay otros factores que han estado impulsando la situación actual. Si usted ha estado monitoreando la prensa turca en los últimos años, sabrá que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, ha estado ansioso por encender a su base del AKP en su país y proyectar el poder neo-otomano a nivel regional, por lo que esta última incursión turca en Siria puede ser vista como una reanudación de la "Nueva Turquía" - la transformación gradual del AKP de Turquía de un estado kemalista laico secular, a un estado islámico. Sin embargo, esta revolución gradual no se limita a las propias fronteras de Turquía, ya que espera ampliar su proyecto micro-colonial de "sunificación" para incluir áreas en cuestión ubicadas dentro y a lo largo de la frontera norte de Siria con Turquía.

Por lo tanto, Ankara ha trasladado sus fuerzas al territorio sirio por tercera vez en otros tantos años, esta vez con el apodo de "Operación Primavera de Paz", y con Erdogan justificando el traslado bajo los auspicios de la "lucha contra el terrorismo", prometiendo una vez más garantizar la seguridad nacional del país erradicando la "amenaza terrorista" del YPG-PKK kurdo incrustado en el norte de Siria. Puede que haya logrado algún éxito marginal en este aspecto, pero no en la forma en que la mayoría de los expertos piensan.

Sin saberlo, quizás (o no), Turquía ayudó a resolver al menos tres problemas distintos que se habían planteado en Damasco y Moscú durante al menos los últimos tres años. En primer lugar, la incursión turca ha desplazado finalmente a fuerzas militares estadounidenses no invitadas que habían comenzado a ocupar ilegalmente el noreste de Siria desde finales de 2016, apoyando efectivamente a sus militantes subsidiarios, liderados por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) kurdas, muchos de los cuales comparten miembros con grupos militantes kurdos de YPG/PKK.

Este fin de semana ha demostrado al mundo que, sin la protección de Estados Unidos, las fuerzas lideradas por los kurdos no son tan viables como han sido descritas en los medios de comunicación occidentales, ahora expuestos a la dolorosa realidad de que su estatus de "autónomos" en el noreste de Siria es temporal, como lo demuestra el hecho de que no protegieron a los residentes kurdos de las fuerzas armadas turcas y de sus fuerzas terrestres de vanguardia yihadistas, antes conocidas como Ejército Sirio Libre (ELS), que ahora se han rebautizado de manera bastante cínica como el "Ejército Nacional Sirio".

Con las fuerzas kurdas sirias pisándoles los talones, no les quedaba más remedio que acercarse a Damasco para negociar una alianza. Ese acuerdo se firmó este fin de semana, con el EAS ahora dirigiéndose hacia pueblos y ciudades clave en el noreste de Siria, incluyendo uno de los centros de combate: la disputada ciudad fronteriza siria de Kobani. Esta nueva realidad también significa que los militares turcos no dispararán voluntariamente contra las fuerzas del EAS dentro del territorio soberano sirio, aunque las milicias yihadistas ELS/ENS de Turquía podrían enfrentarse con su viejo enemigo. Esas escaramuzas laterales podrían prolongar la inestabilidad, pero no son tan insuperables como las arraigadas fuerzas estadounidenses en la zona.

Los informes muestran que la llegada del EAS a estas áreas fue recibida con aplausos por parte de las multitudes, lo cual es un desastre de relaciones públicas para Washington y su proyecto kurdo de construcción de la nación "Rojava" en el norte de Siria.
Sarah Abdallah: Estoy bastante segura de que la CNN y la BBC no van a mostrar este video de los sirios celebrándolo a lo grande en las ciudades norteñas de Qamishli y Hasahak para dar la bienvenida a la llegada del Ejército sirio: el único defensor del pueblo sirio.
Por último, además de asegurar sus principales cruces de la frontera septentrional, Damasco está ahora un paso más cerca de recuperar sus yacimientos de petróleo y gas situados al norte del río Éufrates, cerca de la ciudad de Deir Ezor, y que han sido ocupados continuamente por las fuerzas del ISIS y las Fuerzas Democráticas Sirias, respectivamente, desde 2014. La liberación de su propio suministro energético interno contribuirá en gran medida a ayudar a Damasco a mitigar parte del sufrimiento económico que se siente como resultado de la imposición de sanciones conjuntas de la UE-EE.UU., un embargo punitivo diseñado por las potencias occidentales para estrangular al país y fomentar más disturbios internos.

Un nuevo Medio Oriente

La petición kurda de protección de Damasco también se enfrenta a años de propaganda occidental que intentaba justificar la política de Washington de ocupación militar y construcción de la nación, convenciendo al mundo de que el gobierno sirio no era bienvenido en la región nororiental de su propio país, y que la "independencia kurda" era un hecho consumado. Además, Damasco está un paso más cerca de asegurar tramos previamente vulnerables de su frontera oriental con Irak, que los EE.UU. antes "gestionaban" y que permitía a ISIS pasar y utilizar como punto de partida para ataques en zonas como Sweida y Al Tanf. Si se puede llegar a un acuerdo de seguridad mutua entre Siria e Irak para asegurar su frontera compartida, entonces esto podría revolucionar los asuntos políticos y económicos en la región, e incluso a nivel mundial.

Si estos acontecimientos se produjeran, sería una derrota total para décadas de esfuerzos dirigidos por Washington en la región. Junto con sus aliados, Estados Unidos ha trabajado mucho y muy duro para mantener esta parte de Medio Oriente inestable y dividida. Fue en este entorno de desestabilización dirigido por Estados Unidos y diseñado por Arabia Saudí e Israel, donde tanto los terroristas de Al Qaeda como los de ISIS pudieron emerger y prosperar durante tanto tiempo. Sus adversarios deben permanecer vigilantes, aunque, como demuestra la historia, tanto Washington como Israel no son ajenos a provocar inestabilidad para lograr sus objetivos comunes a corto y largo plazo para la región.

A pesar de todo, el tablero se ha volteado en Siria. Incapaces de retener territorio o de mantener a miles de prisioneros de ISIS bajo custodia, las milicias de las Fuerzas Democráticas Sirias respaldadas por Estados Unidos han sido descubiertas como los últimos de una larga lista de desventurados peones de Washington en el Gran Juego. Una vez que las fuerzas del EAS aseguren nuevos emplazamientos terrestres, Damasco podría invitar al apoyo aéreo ruso a asegurar este espacio aéreo, un resultado que sólo puede significar que los días de los terroristas estarán contados a partir de ese momento. Cualquier brigada terrorista de ISIS o Al Qaeda que permanezca activa en el norte del Éufrates tendrá pocas rutas de escape restantes, aparte de las del norte, para buscar refugio en los diversos enclaves terroristas sancionados por el AKP que se encuentran al otro lado de la frontera en el sur de Turquía.

Como dijo este autor a principios de 2018, el baile kurdo-estadounidense en el noreste de Siria era siempre un juego de sillas musicales, y tarde o temprano, alguien tenía que irse. Y ese alguien es los EE.UU., e inmediatamente seguido por ISIS.

Como ya dijo el presidente Bashar al-Assad, Siria está decidida a reclamar "cada centímetro" de su territorio. Por lo tanto, sería conveniente que las potencias occidentales no subestimaran la voluntad y la determinación de un país y un ejército que han resistido ocho años de una guerra de cambio de régimen totalmente internacionalizada contra ellos.
El autor Patrick Henningsen es un escritor estadounidense y analista de asuntos globales y fundador del sitio independiente de noticias y análisis 21st Century Wire, y es el anfitrión del programa de radio semanal SUNDAY WIRE que se transmite a nivel mundial a través de la Red de Radio de Corriente Alternativa (ACR). Ha escrito para varias publicaciones internacionales y ha realizado extensos reportajes sobre el terreno en Medio Oriente, incluyendo trabajos en Siria e Irak.