Comentario: Más confirmación de que los medios de comunicación, en coordinación con organismos internacionales corruptos, producen habitualmente noticias falsas para justificar los crímenes de guerra y alimentar la intriga geopolítica.


Traducido por el equipo de Sott.net en español

Un correo electrónico filtrado anoche indicaba dramáticamente que el organismo de control de gases venenosos de la ONU había editado fuertemente y censurado un informe crítico sobre un supuesto ataque químico en Siria. De ser corroboradas, las revelaciones serán muy embarazosas para Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos, que lanzaron un ataque militar masivo en represalia sin esperar a que se demostrara que realmente se habían utilizado armas químicas.
Douma faked attack

Niños de Duma que claramente no están sufriendo una especie de envenenamiento químico, sino que están siendo utilizados como actores en una escena montada.
Los informes y los videos no confirmados, que mostraban los cadáveres de adultos y niños espumando por la boca en Duma, un suburbio de Damasco, conmocionaron al mundo en abril de 2018 y llevaron a un ataque conjunto de Occidente contra el supuesto culpable, Siria, en el que se dispararon más de 100 misiles, incluidos casi 70 misiles de crucero Tomahawk.

Aunque los informes y los videos no pudieron ser verificados de forma independiente, ya que los presuntos acontecimientos tuvieron lugar en una zona de guerra que entonces estaba bajo el control de brutales militantes islamistas, los gobiernos occidentales y muchos medios de comunicación occidentales los tomaron en serio.

El Presidente Donald Trump tuiteó en ese momento: "Muchos muertos, incluyendo mujeres y niños, en un ataque químico sin sentido en Siria. La zona de atrocidades está cerrada y rodeada por el Ejército sirio, lo que la hace completamente inaccesible para el mundo exterior. El Presidente Putin, Rusia e Irán son responsables de apoyar al Animal Assad. Un gran precio se debe pagar. Abran el área inmediatamente para ayuda médica y verificación. Otro desastre humanitario sin motivo alguno. ¡DEMENTE!"


Comentario: En ese momento, cualquiera que tuviera algo de sentido común e incluso un mínimo de comprensión acerca de las tácticas de los gobiernos occidentales comprendió que las histéricas acusaciones de esos mismos gobiernos occidentales y sus medios de comunicación de que Assad había "bombardeado a su propio pueblo" eran completamente absurdas. Desafortunadamente, pocas personas en el mundo occidental parecen tener mucho sentido o comprensión de algo más que lo que reciben de sus gobiernos y medios de comunicación.

A estas alturas, la narrativa falsa de que "Assad es un dictador brutal" se ha incrustado con éxito en las mentes de gente de todo el mundo, y es muy poco probable que esta información filtrada cambie en algo esa narrativa. Después de todo, así es como funcionan las mentiras y la propaganda.


La entonces primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, estaba igualmente segura de los hechos, diciendo después del lanzamiento del misil: "El sábado pasado, hasta 75 personas, incluyendo niños pequeños, murieron en un despreciable y bárbaro ataque en Duma, con hasta 500 bajas más. Hemos trabajado con nuestros aliados para determinar lo que sucedió.

"Y todo indica que fue un ataque con armas químicas... También tenemos claro quién fue responsable de esta atrocidad. Una cantidad significativa de información, incluyendo de inteligencia, indica que el régimen sirio es responsable de este último ataque."

Pero un científico disidente, empleado por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), dice en un correo electrónico filtrado que las investigaciones sobre el terreno en Duma no produjeron pruebas concluyentes de que el supuesto ataque con gas haya tenido lugar.

Al parecer, estos hechos fueron deliberadamente suprimidos en los informes publicados por la OPAQ.

El correo electrónico no intenta sugerir lo que sucedió en Duma. Simplemente señala que las pruebas sólidas, reunidas y examinadas por científicos apolíticos, no apoyan la versión oficialmente aprobada. Y afirma que esto dio lugar a que la OPAQ redactara de nuevo el informe al grado de que sus conclusiones resultaron tergiversadas.

La revelación parece ser el peor ejemplo de "hacer más sexy" el apoyo a la guerra desde la invasión de Irak y los expedientes manipulados de Tony Blair. Un denunciante ha hecho público el asombroso correo electrónico de protesta que se envió a altos funcionarios de la OPAQ. Dice que el informe oficial de los científicos independientes sobre el incidente de Duma había sido cortado y censurado tan severamente que:
  • Tergiversó los hechos al omitir información clave;
  • Ocultó el hecho de que los rastros de cloro encontrados en el sitio eran simplemente pequeños oligoelementos, en partes por mil millones, y en formas que podrían haber sido encontradas en cualquier blanqueador doméstico;
  • Contenía importantes desviaciones del informe original presentado por expertos imparciales, de modo que se había "transformado en algo muy diferente";
  • Suprimió un desajuste total entre los síntomas supuestamente mostrados por las víctimas en el lugar de los hechos y los efectos de las sustancias químicas que realmente se encontraron. Los síntomas vistos en los horripilantes videos mostrados en el momento del incidente simplemente no coincidían con los síntomas que habrían sido causados por cualquier material encontrado en el lugar.
OPCW leaking bucket

OPAQ
El Mail on Sunday ha visto el correo de protesta que un científico de la OPAQ envió a sus superiores donde se hace referencia al informe pericial original de Duma que, según el correo electrónico, fue salvajemente censurado.

Este informe original, si se hubiera publicado como estaba escrito, no habría apoyado las afirmaciones generalizadas de que el gas venenoso fue utilizado en Duma el 7 de abril de 2018. Si se utilizó alguno de estos gases, no era un gas conocido o detectado por los científicos que visitaron el lugar, examinaron los edificios y el suelo y comprobaron cuidadosamente las muestras.

Una fuente me ha dicho que el informe de la OPAQ, que finalmente se publicó el 7 de julio de 2018, fue despojado de un hecho vital en el último minuto: los rastros de material clorado que se encontraron en el sitio eran tan pequeños, y tan fácilmente disponibles, que simplemente no se podía decir que mostraran que se había empleado gas cloro.

Al Mail on Sunday también se le ha dicho que, en los días previos a la publicación del documento original, se preparó un segundo informe que omitía muchos de sus hallazgos más importantes, a espaldas de la mayoría de los científicos de la OPAQ.

Una fuente dentro de la OPAQ dice que este movimiento fue descubierto en el último minuto. Se recibieron protestas de los científicos, incluido el correo electrónico enviado a dos altos funcionarios de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que Mail on Sunday ha visto. La fuente dice que se ofreció un acuerdo en el que se diría la verdad sobre los pequeños rastros de cloro, aunque el informe seguiría estando muy redactado.

Los científicos lo aceptaron. Pero incluso esta promesa se rompió, y se publicó una tercera versión del documento que omitió este hecho vital. La redacción de este informe era tan vaga que las organizaciones de noticias de todo el mundo llegaron a la incorrecta conclusión de que se había utilizado o podría haberse utilizado gas cloro. Si el material clave se hubiera dejado en el reporte, no podrían haberlo hecho.

Desde entonces, los científicos disidentes han buscado durante meses una forma de poner las cosas en su sitio, dentro de la OPAQ. Pero todos sus esfuerzos han fracasado, lo que ha llevado a la filtración del correo electrónico.


Comentario: Lo interesante es que los científicos de la OPAQ (al menos la mayoría de ellos) siguen siendo personas honestas que quieren hacer bien su trabajo. Sin embargo, parece que existe algún mecanismo por el cual los agentes gubernamentales occidentales tienen el poder de editar, redactar o falsificar por completo los informes oficiales de la ONU, y la ONU es incapaz de hacer nada al respecto.


Ha sido una larga lucha. El correo electrónico original de protesta fue enviado a los altos ejecutivos de la OPAQ (cuyos nombres conocemos pero se nos ha pedido que no publiquemos) el 22 de junio de 2018. El tercer informe (provisional) se publicó el 6 de julio de 2018. En marzo de este año surgió un cuarto informe, aún más evasivo, pero todavía muy censurado.

La filtración se produce tras otros acontecimientos alarmantes en relación con el informe de la OPAQ sobre Duma, que sugieren que se trata de una organización con una grave crisis. El pasado mes de mayo, otra filtración de las oficinas de la OPAQ en La Haya arrojó graves dudas sobre las afirmaciones de que los cilindros de gas encontrados en el sitio de Duma habían sido lanzados desde el aire, una parte vital del caso occidental contra Siria.

Un experto en ingeniería y balística de la OPAQ llamado Ian Henderson (que no fue quien hizo la filtración) había sugerido firmemente que dos botellas cilíndricas de gas encontradas en Duma y examinadas por la misión de investigación de la OPAQ habían sido "colocadas manualmente".

Este detalle esencial también se omitió del propio informe publicado por la OPAQ, que daba a entender en gran medida que habían sido lanzados desde el aire. Esto fue crucial, ya que los helicópteros del gobierno sirio eran las únicas aeronaves en la zona. En aquella ocasión, la OPAQ reveló que el documento de Henderson era auténtico, probablemente sin intención, al anunciar una investigación de filtraciones el 16 de mayo.

La OPAQ -cuyos países miembros se reunirán mañana en La Haya para celebrar una importante conferencia- también se encuentra en una situación de grave agitación tras los informes de nuevas denuncias en el sitio web radical de los Estados Unidos Counterpunch. Su relato fue escrito por el veterano periodista Jonathan Steele (anteriormente corresponsal extranjero de The Guardian, dos veces nombrado Reportero Internacional del Año), basado en el relato de un informante al que llamó "Alex".

"Alex" decía que los expertos disidentes, que protestaban contra la adulteración de su trabajo, fueron invitados a una reunión con tres funcionarios estadounidenses que fueron "presentados de manera somera sin aclarar a qué agencias estadounidenses representaban". Recordó que los tres "les dijeron enfáticamente que el régimen sirio había llevado a cabo un ataque con gas".


Comentario: Estos tres funcionarios estadounidenses eran, por supuesto, miembros de la CIA, involucrados conscientemente en la fabricación de mentiras sobre el gobierno de Assad.


El Mail on Sunday se dirigió a la OPAQ para pedir comentarios sobre el correo electrónico de protesta del miércoles 13 de noviembre, hace más de diez días. Les proporcionamos un texto completo. A pesar de varias solicitudes adicionales por teléfono y correo electrónico, la OPAQ no había respondido hasta ayer por la noche.

La OPAQ ha estado antes en un grave desorden, precisamente porque sus decisiones son muy delicadas.

En 2002, en el período previo a la guerra de Irak, el entonces director de la OPAQ, el diplomático brasileño José Bustani, se vio obligado a abandonar su cargo debido a la intensa presión estadounidense. El entonces embajador de Estados Unidos ante la ONU era el feroz halcón pro-guerra John Bolton, famoso por su manera brusca e intimidatoria hacia sus subordinados.

Se cree que se opuso a los planes de Bustani de conseguir que Irak aceptara que los inspectores de la OPAQ fueran allí en busca de armas de destrucción masiva. Estas inspecciones podrían haberse interpuesto en los planes de Estados Unidos de ir a la guerra contra Irak a toda costa, una decisión que ya había sido tomada por la Casa Blanca.

El mismo John Bolton era el Asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump en el momento de la supuesta indignación en Duma y los ataques con misiles contra Siria, que tuvieron lugar una semana después. Dejó el cargo en septiembre después de distanciarse del presidente Trump.

La OPAQ es nominalmente independiente, pero su presupuesto anual de aproximadamente 75 millones de libras esterlinas es suministrado por los Estados miembros, y gran parte del dinero procede de los Estados Unidos y de los miembros de la UE y de la OTAN, muchos de ellos muy comprometidos con el apoyo a los rebeldes en Siria.

El apoyo occidental a los rebeldes sirios contra el régimen de Assad en Damasco ha sido políticamente incómodo, ya que muchos de estos rebeldes son extremistas islamistas, en algunos casos vinculados a Al Qaeda. Las afirmaciones de que Assad ha utilizado gas venenoso contra su propio pueblo han sido importantes para persuadir a la opinión pública occidental de que respalde tal política.

Counterpunch pidió a la oficina de medios de comunicación de la OPAQ que explicara por qué se excluyeron los niveles de cloro de los informes provisionales y finales, pero no respondieron.

El correo electrónico filtrado en su totalidad
De:
Enviado: 22 de junio de 2018 08:27
A: Robert Fairweather
CC: Aamir Shouket

Asunto: Gran preocupación acerca de reporte de Duma "redactado"

Estimado Bob,

Como miembro del equipo FFM que condujo la investigación acerca del supuesto ataque químico en Duma el 7 de abril, es mi deseo expresar mi extrema preocupación ante la versión redactada del reporte FFM, que tengo entendido fue hecho ante el pedido de la ODG. Después de leer este reporte modificado, que incidentalmente ningún otro miembro del equipo que fue a Duma ha tenido la oportunidad de leer, me impactó cuánto tergiversa los hechos. Muchos de los hechos y las observaciones que se delinean en la versión completa están inextricablemente interconectados y, al omitir algunos de ellos, se introduce un sesgo no intencionado en el reporte, socavando su credibilidad. En otros casos, algunos hechos cruciales que han permanecido en la versión redactada se han transformado en algo bastante distinto a lo que originalmente se redactó. Si me lo permites, procedo a delinear algunos aspectos específicos del reporte redactado que resultan particularmente preocupantes.

La afirmación en el párrafo 8.3 de las conclusiones finales: "El equipo cuenta con la suficiente evidencia en este momento para determinar que el cloro, u otro químico reactivo que contiene cloro, fue muy probablemente liberado de los cilindros" es altamente engañosa y no está fundamentada en los hechos. La única evidencia disponible en este momento es que algunas de las muestras recolectadas en los Sitios 2 y 4 estuvieron en contacto con uno o más químicos que contienen un átomo de cloro reactivo. Tales químicos podrían incluir cloro molecular, fosgeno, cloruro cianógeno, ácido clorhídrico, cloruro de hidrógeno o hipoclorito de sodio (el principal ingrediente en blanqueador doméstico basado en cloro). Nombrar intencionalmente sólo al gas cloro como una de las posibilidades es insincero. Cabe también señalar que el término "químico reactivo que contiene cloro" que se usó en el reporte es, de hecho, falso. De hecho describe un químico reactivo que contiene cloro que en sí mismo (el cloro) no es necesariamente reactivo, por ejemplo el clorofenol. El reporte original utiliza el término más preciso "un químico que contiene cloro reactivo".

El reporte redactado afirma que el gas fue, lo más probablemente, liberado de cilindros (en los sitios 2 y 4). El reporte original a propósito enfatizó el hecho de que, aunque los cilindros pudieran haber sido la fuente de la sospechada liberación del químico, no había evidencia suficiente para afirmarlo. Es posible que el error haya sido simplemente tipográfico. Se trata de una gran desviación del reporte original.

El párrafo 8.2 señala que "con base en los altos niveles de diversos derivados orgánicos clorados... detectados en muestras del medio ambiente". Describir los niveles como "altos" muy probablemente es una exageración del grado de los niveles detectados de los derivados orgánicos hallados. Estuvieron, en la mayoría de los casos, presentes sólo en el rango de partes por mil millones, niveles tan bajos como de 1 o 2 partes por mil millones, lo que es básicamente cantidades en trazas.

El reporte original expone al detalle la inconsistencia entre los síntomas de las víctimas, según fueron reportados por testigos y se vieron en grabaciones de video. Omitir esta parte del reporte (incluyendo la epidemiología, que fue retirada en su totalidad) tiene un impacto negativo serio en el reporte, ya que esta sección está ligada inextricablemente al agente químico identificado. O apoya o detracta la confianza en la identidad de cualquier químico posible. En este caso, la confianza en la identidad del cloro o cualquier agente asfixiante queda en tela de juicio precisamente debido a la inconsistencia con los síntomas reportados y observados. La inconsistencia no sólo fue notada por el equipo FFM sino apoyada firmemente por tres toxicólogos expertos en agentes químicos de guerra.

El reporte original contiene extensas secciones relativas a la colocación de los cilindros en ambos sitios, así como el daño relativo ocasionado por los puntos de impacto, en comparación con aquel ocasionado sobre los cilindros que se sospecha fueron la fuente del químico tóxico. Estas secciones están básicamente ausentes del reporte redactado. Esta información era importante para evaluar la probabilidad de la "presencia" de químicos tóxicos contra el "uso" de químicos tóxicos.

Una característica de esta investigación y su reporte fue la extensa y robusta base científica para la planeación de muestras y el análisis de los datos recolectados. Una bibliografía comprensiva de la literatura científica revisada por colegas fue añadida para apoyar y aumentar la credibilidad del trabajo de nuestra misión. Desafortunadamente esta ha sido omitida del reporte redactado.

Al tomar únicamente al cloro por encima de otras sustancias igualmente posibles que contuvieran cloro reactivo y presentarlo como un hecho aislado crea, en mi opinión, un nivel de parcialidad que impactaría de manera negativa la credibilidad percibida del reporte, y por extensión aquella de la Organización. Solicito que el reporte de la búsqueda de los hechos sea publicado en su totalidad, ya que temo que esta versión redactada ya no refleja el trabajo del equipo. El hecho de que las inconsistencias se subrayen o que las observaciones no sean comprendidas completamente no justifica su omisión. Más información en el futuro podría ayudar a resolverlas, pero los hechos como se hallan en el presente no van a cambiar y necesitan reportarse.

Si la versión redactada ha de publicarse, respetuosamente solicito que se adjunten mis observaciones divergentes, de acuerdo con el espíritu del párrafo 62 de la Parte II del Anexo de Verificación de la Convención de las Armas Químicas.

Sinceramente,

Organización para la Prohibición de las Armas Químicas Johan de Wittlaan 32, 2517 JR La Haya, Países Bajos

Teléfono:

Correo electrónico:

Trabajando Juntos para un Mundo Libre de Armas Químicas

Este correo electrónico y cualquier documento anexo contienen información relacionada con la OPAQ y son exclusivamente para el uso del destinatario intencionado. Si usted no es el destinatario intencionado de este correo electrónico, se le notifica que cualquier uso, distribución o copia de este mensaje está estrictamente prohibida. Si recibió este mensaje por error, por favor notifique de inmediato al remitente y borre este mensaje y cualquier documento adjunto de su sistema. Este correo electrónico ha sido escaneado para virus al dejar los sistemas de correo electrónico de la OPAQ.
opcw email douma
opcw email douma
opcw email douma