Stephen Travers

"Éramos una banda de músicos católicos y protestantes del norte y el sur y derrotábamos el sectarianismo dondequiera que tocábamos."

Stephen Travers,
bajista y sobreviviente de la Masacre de Miami Showband

Los "problemas" de Irlanda del Norte son de fabricación británica


En la noche del 31 de julio de 1975, a unas 7 millas de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, un minibús que transportaba a los miembros de una banda de música, The Miami Showband, fue detenido por lo que parecía ser un grupo de soldados británicos. A los cinco miembros de la banda -el cantante Fran O'Toole, el trompetista Brian McCoy, el guitarrista Tony Geraghty, el bajista Stephen Travers y el saxofonista Des McAlea- se les ordenó que salieran del autobús y se quedaran al lado de la carretera mientras dos de los soldados registraban su autobús. Al menos algunos de los soldados eran miembros del Regimiento de Defensa del Ulster (UDR) -un regimiento de infantería del Ejército Británico reclutado en Irlanda del Norte- pero también eran miembros del UVF, un grupo paramilitar "lealista" ["loyalist" en el original; irlandeses leales a la corona británica.- NdT] responsable de muchos asesinatos indiscriminados de inocentes católicos norirlandeses en el creciente conflicto sectario de Irlanda del Norte.

Mientras un soldado preguntaba a cada uno de los miembros de la banda sus nombres y direcciones, un coche se detuvo y otro hombre uniformado apareció. Llevaba una boina notablemente diferente de las que llevaban los demás y, según dos de los miembros de la banda, hablaba con un "acento inglés nítido y claro". Inmediatamente se hizo cargo de los procedimientos, instruyendo a los otros soldados a preguntar los nombres y fechas de nacimiento de los miembros de la banda en lugar de sus direcciones.

damien Lindsay: No es de sorprender que el capitán del Ejército británico Robert Nirac estuviera involucrado en los asesinatos de la Miami Showband. Los testigos hablaron a los policías y al HET acerca de él, y lo encubrieron. Bien hecho, Steven Travers de @MiamiShowband por su digna campaña para obtener justicia para sus amigos.
Mientras este procedimiento aparentemente rutinario estaba en marcha, dos de los soldados que supuestamente estaban "registrando el minibús" intentaban de hecho colocar una bomba en una maleta bajo el asiento delantero. El plan era que se permitiera a los miembros de la banda continuar su viaje hacia el sur, hacia Dublín y, una vez que hubieran cruzado la frontera cercana con la República Irlandesa, la bomba detonaría, matando a todos los que iban a bordo. El relato plausible de que los miembros de la banda eran miembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA), o que llevaban una bomba para el IRA, se desarrollaría entonces de forma "natural", manchando sus nombres y presionando al gobierno irlandés para que aumentara los controles sobre los movimientos del IRA a través de la frontera.
One of the cars used by the loyalist gunmen in the Miami Showband killings

Uno de los autos utilizados por los pistoleros lealistas en los asesinatos del grupo Miami Showband.
Sin embargo, mientras se colocaba la bomba, una torpe soldadura en el reloj utilizado como temporizador hizo que la bomba explotara prematuramente. Los dos soldados y miembros del UVF murieron instantáneamente. Para eliminar a los testigos del falso puesto de control y del posterior bombardeo, los pistoleros abrieron fuego contra los miembros de la banda, que habían caído sobre el campo por debajo del nivel de la carretera debido a la fuerza de la explosión.
Miami showband killings

Los restos del minibús de la banda.
Brian McCoy fue alcanzado en la espalda y el cuello por nueve balas de una pistola Luger de 9 mm en la ráfaga inicial de disparos. Stephen Travers fue gravemente herido por una bala dum-dum pero sobrevivió haciéndose el muerto. Tony Geraghty y Fran O'Toole intentaron huir pero fueron rápidamente perseguidos por los pistoleros. O'Toole fue ametrallado 22 veces, la mayoría en la cara, mientras que Geraghty recibió dos tiros en la parte posterior de su cabeza y varios en la espalda. Des McAlea, que había estado de pie cerca del minibús, fue golpeado por la puerta del mismo cuando explotó en la explosión, pero no resultó gravemente herido. Estaba escondido en la espesa maleza, boca abajo, sin ser detectado por los pistoleros. Travers recordó más tarde haber oído a uno de los pistoleros que se marchaba contar a su camarada que había pateado el cuerpo de McCoy para asegurarse de que no estaba vivo: "Vámonos, esos bastardos están muertos. Los alcancé con los dum-dum".
Miami showband members

Los seis miembros del grupo Miami showband.
Documentos recientemente publicados por el ministerio de Defensa británico han revelado que el hombre con el "acento inglés nítido y recortado" era el Capitán Robert Nairac de la Unidad Especial de Reconocimiento, una división del Cuerpo de Inteligencia del Ejército Británico que participó en operaciones en Irlanda del Norte portando ropa de civil a partir de los años 70. Los documentos redactados también muestran que Nairac fue responsable de la planificación y ejecución del ataque a la Miami Showband.

Menos de 6 meses después, el 5 de enero de 1976, otro tiroteo masivo tuvo lugar cerca del pueblo de Whitecross a unas 10 millas de donde tuvo lugar el ataque a la Miami Showband. Los tiradores detuvieron un minibús que transportaba a once obreros protestantes, los pusieron en fila a su lado y les dispararon. Sólo una víctima sobrevivió, a pesar de haber recibido 18 disparos. El superviviente, Alan Black, testificó que escuchó a uno de los implicados hablando con acento inglés, lo que ha alimentado las especulaciones de que Nairac o uno de los suyos estaba de nuevo involucrado. El hombre que llegó primero a la escena, Gerald Byrne, dijo que un amigo cercano que tuvo contacto directo con Nairac dijo que Nairac fue quien detuvo el minibús.
Kingsmill massacre bus

El minibús tiroteado que llevaba a los trabajadores.
Se sospecha que Nairac y sus cohortes de la Unidad Especial de Reconocimiento dirigían la "Pandilla Glenanne", un grupo compuesto por miembros de escuadrones de la muerte paramilitares lealistas, la UDR y miembros en servicio de la fuerza policial de Irlanda del Norte (RUC - Royal Ulster Constabulary). En 2007, se reveló que este grupo había planeado un ataque en "represalia" por la masacre de Whitecross que implicaba el asesinato de 30 niños en una escuela primaria en el pequeño pueblo de Belleeks. El plan se canceló porque los miembros del grupo sospechaban que el hombre que sugirió que se llevara a cabo el ataque trabajaba para la inteligencia militar británica y que su intención era provocar una guerra civil.

La Banda de Glenanne ha sido directamente relacionada con el asesinato de al menos 120 católicos inocentes en Irlanda del Norte en el transcurso de "Los Problemas". También fueron responsables de una serie de ataques bomba en Dublín y Monaghan en la República de Irlanda el 17 de mayo de 1974 que mataron a 33 civiles e hirieron a 500. El Informe Cassel investigó 76 asesinatos atribuidos al grupo y encontró pruebas de que soldados y policías británicos participaron en 74 de ellos.

El 7 de julio de 1993, la televisión de Yorkshire emitió el documental Hidden Hand: The Forgotten Massacre (Mano oculta: La masacre olvidada), que investigaba los atentados y nombraba a los paramilitares lealistas que los llevaron a cabo. Los realizadores del documental presentaron pruebas de que, en ese momento, los paramilitares trabajaban para la Inteligencia británica. También se presentaron pruebas de que Nairac estaba involucrado en los ataques, dijo el narrador:
"Tenemos pruebas de fuentes policiales, militares y lealistas que confirman [...] que en mayo de 1974, Nairac se reunía con estos terroristas, les suministraba armas y les ayudaba a planear actos de terrorismo".
Captain Robert Nairac of the Grenadier Guards, later a British Army death squad commander in Ireland during the 1970s

El Capitán Robert Nairac de la Guardia de Granaderos, más tarde comandante del escuadrón de la muerte del Ejército británico en Irlanda durante la década de 1970.
Según el periodista de investigación escocés Eamonn O'Neill, las autoridades gubernamentales de Dublín tienen documentos secretos que apuntan a la participación militar británica en los bombardeos. Un abogado de Dublín le dijo a O'Neill que la correspondencia británica de la época sugería que "los atentados de Dublín y Monaghan habían sido conectados a un grupo conocido como la 'Fuerza de Reacción Protestante' (alias Glenanne Gang) que estaba controlado por un equipo de 'tareas especiales' del cuartel general del Ejército británico en Lisburn. Se sabe desde hace tiempo que una unidad especial del Ejército británico operó en Armagh en 1974 bajo el título de 'Grupo de 4 tareas especiales'." Nairac estaba en ese grupo.

El oficial retirado de la inteligencia militar británica Fred Holroyd es uno de los varios exmiembros de las fuerzas británicas que expusieron una política de asesinatos y connivencia entre el Cuerpo de Inteligencia del Ejército británico y los paramilitares lealistas en Irlanda del Norte. Entrevistado por O'Neill, Holroyd dijo que conoció a Nairac en 1974 y sabía que trabajaba para una unidad especial. Holroyd relacionó a Nairac con el grupo paramilitar lealista de Portadown, la UDA, y afirma que Nairac estaba "con ellos en sesiones de planificación de atentados terroristas". Holroyd alega que Nairac seguía órdenes, posiblemente del MI5 o de otra sección de la comunidad de inteligencia británica. "Creo que había intenciones ocultas en su despliegue en Irlanda", dijo. Holroyd cree que Nairac estaba siendo dirigido directamente por alguien en Inglaterra, alguien con suficiente poder para controlar también el SAS (Servicio Aéreo Especial - Fuerzas Especiales Militares Británicas) de Irlanda del Norte, si sentían demasiada curiosidad por las misiones secretas y la agenda general de Nairac.

Holroyd también afirmó que Nairac se asoció con otro hombre del SAS adscrito al 14 Int., Julian "Tony" Ball.
"Sé por la información y las pruebas que he recibido que Robert Nairac y Tony Ball trabajaban juntos y que ciertos oficiales del Ejército británico se quejaron a un comandante de que él [Nairac] salía con Ball por las tardes, disparando a católicos una noche y a protestantes la siguiente. Usaban un auto sin marcas y estaban vestidos de civil, pero llevaban ametralladoras y pistolas."
Nairac

El Capitán Robert Nairac hace amigos entre los locales en el área de Ardoyne en Belfast, unos meses antes de su muerte.
De día, Nairac caminaba por las calles en uniforme de patrulla, añadiendo ocasionalmente un sombrero de vaquero, zapatillas deportivas o piezas extra de equipo no problemático como una funda de pistola de hombro o una escopeta de acción de bombeo. Por la noche iba "de incógnito" a bares locales conocidos por ser frecuentados por miembros del IRA. La noche del 14 de mayo de 1977, Nairac condujo, por tercera vez, a Tree Steps, un bar en el pequeño pueblo de Dromintee en South Armagh. Al parecer, dijo a los lugareños que se llamaba Danny McErlaine, un mecánico de automóviles y miembro del IRA oficial. El verdadero McErlaine había estado huyendo desde 1974 y fue asesinado por el IRA provisional en junio de 1978 por robar armas a la organización. Los testigos dicen que Nairac se levantó y cantó una canción rebelde, The Broad Black Brimmer, con la banda que estaba tocando esa noche. Alrededor de las 23:45 horas, fue secuestrado, tras una pelea en el aparcamiento del pub, y llevado al otro lado de la frontera, a la República de Irlanda, a un campo en el bosque de Ravensdale, donde fue asesinado a tiros. La ubicación de su cuerpo nunca ha sido revelada.
Nairac irishman

Nairac disfrazado de "Patrick el irlandés"
En 1979, Nairac fue galardonado póstumamente con la Cruz de San Jorge, el segundo reconocimiento más importante del sistema de honores del Reino Unido, otorgado "por los actos de mayor heroísmo o por el valor más conspicuo en circunstancias de peligro extremo".

Lo anterior no es más que una pequeña muestra de un gran volumen de pruebas que han salido a la luz en los últimos años y que demuestran, más allá de toda duda razonable, que lejos de actuar como "guardián de la paz" durante el conflicto de Irlanda del Norte, el Estado británico siguió una estrategia militar que buscaba activamente inflamar las divisiones sectarias mediante el asesinato encubierto de civiles de ambos lados de la divisoria religiosa. Sin embargo, esa estrategia no se limitó en modo alguno a Irlanda del Norte ni al alto mando militar británico.

El problema de la "guerra civil" de Irak

En marzo de 2013, el periódico británico Guardian publicó los resultados de una investigación de 15 meses por el Guardian y la BBC en árabe. Eufemísticamente titulada "James Steele: El hombre misterioso de Estados Unidos en Irak", la investigación presenta evidencia condenatoria de que, inmediatamente después de la invasión de EE.UU. a Irak, el gobierno y el Ejército de EE.UU. comenzaron a formar una "milicia chiita" de 10.000 personas que, bajo el mando de EE.UU., se utilizaría para hacer tres cosas:
  1. Secuestrar, torturar, asesinar y mutilar a los miembros de la resistencia iraquí y a los miembros de la población iraquí que los apoyaban.
  2. Plantar bombas que alternativamente apuntaran a las zonas sunitas y chiitas en un esfuerzo por dividir a la población y por lo tanto a cualquier resistencia unificada contra la ocupación de EE.UU.
  3. Crear la impresión de una "guerra civil" en Irak que podría ser utilizada por los EE.UU., los gobiernos aliados y los militares para justificar la continuación de la ocupación de Irak con fines de "mantenimiento de la paz".
Mientras que el documental de 50 minutos es prueba suficiente de que Rumsfeld, Cheney, el General Petraeus, y todos los otros halcones de guerra neoconservadores y monstruos de la CIA, emplearon conscientemente los servicios del excoronel del Ejército estadounidense James Steele en la organización de escuadrones de la muerte contra la resistencia de base iraquí (una táctica que él, Steele, había usado contra los movimientos de resistencia en Sudamérica en los años 70 y 90), se sigue con la narrativa oficial de que el "sectarismo" en Irak fue la causa principal de la carnicería que ocurrió.
Cheney and Rumsfeld's Mr Deathsquad: Col. James Steele

El Sr. Escuadrón De La Muerte de Cheney y Rumsfeld: El coronel James Steele.
La llamada "milicia chiita" utilizada por el gobierno estadounidense (con la ayuda y el asesoramiento de "expertos" británicos e israelíes de contrainsurgencia) fue reclutada directamente por personas como James Steele para llevar a cabo asesinatos extrajudiciales de cualquiera que pudieran identificar vagamente como "resistencia". Para encubrir esta estrategia, se llevaron a cabo ataques indiscriminados contra civiles iraquíes, tanto chiitas como suníes, a escala masiva. Algunos de estos individuos, en otro escenario, serían llamados "al-Qaeda" o "ISIS". Su utilidad como empleados de los halcones de guerra de EE.UU. en el Pentágono fue doblemente valiosa porque justificaron la continua ocupación de EE.UU. y proporcionaron "pruebas" para la mitología de la Guerra contra el Terrorismo, expost facto, de que EE.UU. estaba en guerra contra los autores del 11-S.

La investigación del Guardian sobre las actividades de Steele y su compañero James H. Coffman en Irak deja pocas dudas sobre la naturaleza de estos hombres que eran los confidentes personales de Rumsfeld y Cheney:
Los comandos de Steele usaban los métodos más brutales para hacer hablar a los detenidos. No hay pruebas de que Steele o Coffman participaran en estas sesiones de tortura, pero el general Muntadher al Samari, exgeneral del Ejército iraquí, que trabajó después de la invasión con EE.UU. para reconstruir la fuerza policial, afirma que sabían exactamente lo que estaba pasando y que suministraban a los comandos listas de personas que querían traer. Dice que trató de detener la tortura, pero fracasó y huyó del país.

"Estábamos almorzando. El coronel Steele, el coronel Coffman, y la puerta se abrió y el capitán Jabr estaba allí torturando a un prisionero. Él [la víctima] estaba colgado boca abajo y Steele se levantó y cerró la puerta, no dijo nada, era normal para él".
En un artículo de Deutche Presse de marzo de 2013, el general Muntadher al-Samari, comandante del ministerio del Interior iraquí de 2003 a 2005, reveló el papel de EE.UU. en la tortura llevada a cabo por las unidades de interrogatorio de los Comandos Especiales, al afirmar que Steele y su colega, el coronel Coffman, sabían exactamente lo que se estaba haciendo. Al-Samari describió "los tipos de tortura más horribles" que había visto nunca, que incluían las severas palizas y el ahorcamiento de los detenidos, así como el arrancamiento de uñas. El informe del Guardian también afirmaba que el apoyo de los EE.UU. a las unidades paramilitares sectarias ayudó a crear las condiciones que condujeron a la guerra civil sectaria.

Con su experiencia en Irlanda del Norte, las fuerzas británicas también estuvieron al frente del abuso, la tortura y el asesinato de civiles iraquíes durante la ocupación del país. Por ejemplo, el civil iraquí Baha Mousa fue golpeado hasta la muerte en un centro de interrogatorio militar británico en Basora en septiembre de 2003. Tenía 93 puntos de lesiones por todo el cuerpo. En una investigación sobre su muerte se supo que sus interrogadores militares [británicos] estaban utilizando las denominadas "cinco técnicas" que los británicos desarrollaron y utilizaron por primera vez con civiles católicos en los campos de internamiento de Irlanda del Norte. Los interrogadores dijeron que "respondían a Londres" (el Ministerio de Defensa) y no a la cadena de mando habitual. Siete soldados británicos fueron finalmente acusados en relación con el caso. Seis fueron declarados no culpables. El cabo Donald Payne se declaró culpable del trato inhumano a un prisionero y fue encarcelado por un año y expulsado del Ejército.

El 19 de septiembre de 2005, dos soldados británicos encubiertos del SAS, disfrazados de civiles árabes y con turbantes, abrieron fuego contra agentes de policía iraquíes después de que estos fueran detenidos en un control de carretera. La policía iraquí encontró explosivos en el vehículo de los soldados británicos. Dos oficiales iraquíes fueron disparados, al menos uno de ellos murió. Los dos británicos fueron arrestados y llevados a la comisaría de Al Jameat y luego trasladados a una casa cercana. Más tarde ese día, la comisaría y la casa fueron atacadas por las fuerzas británicas con tanques y helicópteros y los dos soldados fueron recuperados.
SAS terrorists

Los dos soldados del SAS capturados en Basora en 2005 vestidos con ropas árabes en un coche lleno de explosivos.
En un informe de la agencia de noticias iraní del 14 de octubre de 2005, un oficial del ejército iraquí dijo que el personal militar y las fuerzas de seguridad británicas estaban involucrados en actos de terrorismo en Irak. El oficial iraquí, que se presentó a IRNA como Fayyadh Mas'ud, dijo:
"Las pruebas que tenemos a nuestra disposición no pueden negarse. Las investigaciones muestran que los explosivos y el equipo del Ejército británico se utilizaron en varios casos de explosiones de bombas en Bagdad".
"Proyectando" el terror a nivel global

Tras el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 que puso fin definitivamente a los "Problemas" de Irlanda del Norte, los investigadores del Centro de Programas Irlandeses del Boston College iniciaron un "Proyecto de Historia Oral" que llevó a cabo y archivó entrevistas con antiguos miembros del IRA y la UVF con la condición de que las transcripciones no fueran publicadas hasta después de la muerte de los entrevistados.

Las transcripciones de las entrevistas con el exmiembro de alto rango de la UVF, David Ervine, fueron liberadas después de su muerte en 2007 y han sido compiladas en un libro por el periodista irlandés Ed Moloney. Una declaración particular hecha por Ervine en esas entrevistas (con comentarios de Moloney) es relevante aquí.

En la transcripción, Ervine habla de su primer viaje a los Estados Unidos en 1994 como parte del floreciente proceso de paz de Irlanda del Norte que estaba siendo facilitado por la administración Clinton.
Moloney: "La expedición fue una revelación para David Ervine, sobre todo por la comprensión que obtuvo de cómo el interés propio de Estados Unidos dio forma a la política exterior. El interés de Bill Clinton en el proceso de paz puede haber sido moldeado por la perspectiva de los votos irlandeses-estadounidenses, pero en lo que respecta a los mandarines de Washington, se trataba de luchar sus propias guerras. La paz en Irlanda del Norte liberaría recursos militares británicos para usarlos contra el nuevo enemigo emergente de los Estados Unidos: el Islam militante."
Ervine: "[...] el cese al fuego lealista fue declarado el 14 de octubre de 1994, y menos de un mes después fuimos invitados a hablar con gente de los Estados Unidos, en tres ciudades -Nueva York, Boston y Washington- y eso fue interesante; ciertamente, como uno de los delegados, fue extremadamente interesante y muy placentero. Nunca antes había estado en Estados Unidos, nunca había estado en un vuelo tanto tiempo, nunca me habían recogido en una limusina y me habían llevado en coche, y no tengo ninguna duda de que la gente creía que nos estaban seduciendo, pero dejando de lado ese elemento, era vital.

Pudimos hablar con el Departamento de Estado, con el funcionario del Reino Unido y cuando acusamos de manera simplista al gobierno de los Estados Unidos de estar a favor de Provo [pro-IRA], él [el funcionario del Reino Unido] dijo: 'Bueno, ya sabes que el IRA Provisional no tiene bombarderos Buccaneer, no tienen portaaviones, y tenemos que ayudar a coser el tesoro público británico para poder enfrentar la próxima gran batalla del mundo'. Y todos lo miramos y dijo: 'Fundamentalismo islámico'. Eso fue en noviembre de 1994, y no estaba solo, hay testigos."

Ed Moloney - Voices from the Grave (Voces de la tumba), pág. 450
Hay varias cosas a tener en cuenta aquí.

1) Ya en 1994, elementos de los gobiernos de EE.UU. y Gran Bretaña tenían un plan para una "guerra global contra el terrorismo islámico".

2) Ese plan ya estaba desarrollado en la medida en que los gobiernos británico y estadounidense habían tomado efectivamente la decisión de poner fin al conflicto en Irlanda del Norte con el propósito expreso de redirigir los recursos militares británicos que habían sido utilizados en Irlanda del Norte hacia el Oriente Medio.

3) El hecho de que el gobierno británico pudiera esencialmente "desenchufar" el conflicto en Irlanda del Norte valida el argumento de que desempeñó un papel importante en su perpetuación durante los 30 años anteriores, principalmente, como hemos visto, mediante el uso de sus propias fuerzas regulares y fuerzas paramilitares subsidiarias para fomentar una "guerra civil" de lenta combustión en su provincia irlandesa.

4) Por lo tanto, el plan de invadir Oriente Medio y Asia Central para "luchar contra el terrorismo islámico" no fue forzado por los gobiernos de EE.UU. y Gran Bretaña como resultado de los ataques del 11 de septiembre. Se había planificado al menos siete años antes, a pocos años del colapso de la Unión Soviética que puso fin a la "Guerra Fría" que había justificado las conquistas imperiales estadounidenses y británicas (o la "gestión" de las colonias y dependencias existentes) durante la segunda mitad del siglo XX. Por lo tanto, los ataques del 11 de septiembre fueron simplemente la justificación necesaria para un plan que llevaba mucho tiempo preparándose.