Destinaría un paquete de ayuda de €9.000 millones a la aerolínea para evitar el quiebre de la empresa, seriamente afectada por a causa del coronavirus.
El Estado alemán se quedaría con el 25% de Lufthansa a cambio del salvataje de la crisis
© Pixabay
La dirección de Lufthansa rechaza ser influenciada por los poderes políticos.
El grupo de aviación alemán Lufthansa anunció que está negociando la entrada en su capital del Estado alemán, a la altura del 25%, como parte de un paquete de ayuda de €9.000 millones para evitar el quiebre de la empresa, seriamente afectada por a causa del coronavirus.

Ese "paquete de estabilización" está siendo discutido con el Fondo de Estabilización Económica Federal, una iniciativa lanzada en marzo, detalló la compañía aérea en un comunicado, añadiendo que el Estado busca "obtener un puesto en el consejo de supervisión" del grupo.

"Una participación silenciosa y un crédito garantizado" también se discuten, precisa Lufthansa, que actualmente pierde un millón de euros por hora, ya que el coronavirus ha detenido prácticamente la totalidad de sus operaciones de pasajeros.

Aunque la cuestión política ya no es salvar o no al grupo, las negociaciones, que duran desde marzo, se han complicado por las contrapartidas.

La dirección de Lufthansa rechaza ser influenciada por los poderes políticos de los países en las cuales opera, es decir, además de Alemania, Austria, Suiza y Bélgica.

"Necesitamos ayuda pública, pero no una dirección nacionalizada", reiteró esta semana el jefe de Lufthansa, Carsten Spohr, durante la asamblea general de accionistas.

Spohr explicó que el grupo todavía tiene alrededor de €4.000 millones en efectivo, y agregó que las negociaciones tienen como objetivo "evitar la quiebra" en momentos en que el número de pasajeros disminuyó en un 99%.

De los 760 aparatos, unos 700 se encuentran actualmente en tierra y más de 80.000 de sus 130.000 asalariados están en desempleo temporario.

En el primer trimestre, el grupo alemán registró una pérdida de explotación de 1.200 millones y espera un resultado aún peor en los tres meses siguientes.