Traducido por el equipo de Sott.net en español

Desde que el Reino Unido entró en "bloqueo y cuarentena", aquellos que presionan para que termine han sido etiquetados como "insensibles" o "egoístas" o acusados de anteponer las ganancias a las personas. Mientras tanto, millones de personas están desempleadas y una hambruna mundial se vislumbra en el horizonte. El bloqueo matará a más personas que el virus, y debe ser terminado.
lockdown unemployment US
© John Locher/Associated Press
La gente espera en fila para inscribirse en el Centro de Carreras de Las Vegas, Nevada.
El bloqueo ha sido "relajado". Aparentemente. Algunas personas deberían volver a trabajar, las escuelas podrían abrirse un poco. Puedes ver una persona a la vez. Te perdonarían por no notar ninguna diferencia tangible. Se te perdonaría más si pensaras que es un lío artificial diseñado para confundir y distraer a la gente.

Esencialmente: Estamos todavía bajo encierro, y es probable que así sea en el futuro inmediato. Y sigue siendo, en gran medida, una política destructiva que arruinará muchas más vidas que el virus.

Sin embargo, los sospechosos comunes de los medios "liberales" se levantan en armas porque Boris "está poniendo las ganancias por encima de la gente". Y, como es habitual en estos días, incluso los medios alternativos (que deberían entender la situación) están comprando esa historia. Al igual que Jeremy Corbyn.

En lo que es quizás el mayor ejemplo de manipulación psicológica en la historia de la humanidad, tenemos "campeones de la clase obrera" que argumentan a favor del desempleo masivo, del cierre de las pequeñas empresas y los trabajadores autónomos, y de los poderes policiales draconianos.

OffGuardian: La reacción a Boris Johnson por elegir levantar el bloqueo aunque sea parcialmente es una demostración del grado de sometimiento del Reino Unido a la propaganda.

No sólo seguimos viviendo bajo reglas draconianas, sino que la clase intelectual se queja de que no son lo suficientemente duras.
Las mismas personas que claman por más y más estrictos bloqueos y cuarentenas están atacando a cualquiera que se oponga a las medidas, calificándolo de "psicópata" o "extrema derecha" o "libertario extremo".

La semana pasada Owen Jones usó esta frase para descalificar a cualquiera que protestara contra el encierro:
"...a la derecha política que le molesta el encierro no valora la vida humana por encima de las consideraciones económicas."
Es un argumento ad hominem perezoso con el que estamos familiarizados en OffGuardian. En las últimas semanas, mucha gente nos ha acusado de anteponer el dinero a las vidas porque hemos expresado nuestra preocupación por la decisión de hundir deliberadamente la economía, destruir los pequeños negocios y subir el desempleo por las nubes.

En su más reciente artículo de hoy, Owen se opone a la (así llamada) flexibilización del bloqueo, alegando que está protegiendo a las empresas pero no a las personas. Como siempre, está equivocado.

La idea de que destruir la economía sólo perjudicará a los ricos, mientras que de alguna manera se intenta liberar a las masas, es quizás la mentira más ridícula de todas las mentiras utilizadas para apoyar el despliegue en torno a Covid19.

No es necesario ser partidario del capitalismo para reconocer que una economía colapsada siempre perjudica más a los trabajadores que a los propietarios. ¿Dónde están todos los estudiantes de Marx? ¿La izquierda atrofiada piensa ahora que "la economía" es un concepto abstracto que sólo concierne a la gente que posee acciones y lee el Financial Times?

Aquí es necesario un chequeo de realidad para Owen y sus amigos socialistas de champán. Mientras ellos están disfrutando de su licencia de trabajar para beber Chablis sobre el césped, las pequeñas empresas están quebrando. Los autónomos están viendo cómo años de trabajo se destruyen en semanas. El desempleo se está disparando.

Más de dos millones de personas han solicitado ayudas por desempleo desde el comienzo del cierre. Y esto son sólo solicitudes, ni siquiera cerca del número total de empleos perdidos.

Eso es alrededor del 5% de toda la población en edad de trabajar.

Eso es al menos 2 millones de vidas potencialmente arruinadas, y es un estimado conservador. Si sólo el 2% de esas personas mueren por enfermedades relacionadas con el estrés, suicidio, abuso de sustancias o malnutrición, entonces el cierre habrá matado a más personas que el coronavirus simplemente por razones económicas.

Y eso es sólo en este país; en los EE.UU. más de 33 millones de personas han reclamado el desempleo en el último mes, eso es casi el 10% de toda la población. Las repercusiones de las políticas domésticas occidentales serán enormes. Ya se habla de la megacrisis económica que causará una hambruna en el tercer mundo que puede matar a millones.

Porque -y este es un concepto que la gente que escupe burlonamente la palabra no entiende- "la economía" se traduce en el precio del pan, el alquiler y el combustible. Es ropa de abrigo y agua limpia. Es gasolina, gas y electricidad. Es educación, infraestructura y oportunidad. Es ser capaz de conseguir un trabajo y alimentar a tus hijos.

Aquellos que sueñan que este accidente será la destrucción de las clases adineradas y el amanecer de la liberación de los trabajadores deben mirar hacia atrás a la Alemania de la era de Weimar, o a Rusia después de la caída de la Unión Soviética.

¿Cuánta liberación trajeron con ellos?

¿Se sintieron libres los que cargaban carretillas con moneda devaluada para comprar pan? ¿Los veteranos de guerra que vendían sus medallas en las esquinas de las calles sufrieron menos que los Jodorkovski que las robaban?

Los multimillonarios aman las crisis. Se pueden hacer fortunas con las opciones de venta y los derivados; comprando acciones baratas en empresas en quiebra; arrebatando propiedades embargadas por centavos de dólar; el estancamiento de los salarios significa no pagar nada a tus empleados mientras tus beneficios se disparan. Y la deuda. Montañas de deuda. Privada y corporativa, lo que le da un apalancamiento por años, incluso décadas.

Es en estas crisis donde nacen los oligarcas. Mientras muchos de nosotros estamos luchando, los principales multimillonarios de los EE.UU. han visto sus fortunas personales aumentar en más de 300 mil millones de dólares. Los bancos que manejan los rescates han cobrado más de 10 mil millones de dólares sólo en comisiones bancarias.

Lo que le está pasando a la economía es un desastre para todos... excepto para los multimillonarios.

Recuerden, todo esto es el resultado de un bloqueo y una cuarentena para los cuales, hasta ahora, no hay ninguna evidencia de que hayan salvado ninguna vida. De hecho, hay muy pocas pruebas de que los bloqueos funcionen.

Recuerden también que el virus es reconocido como inofensivo para más del 80% de las personas que infecta, y sólo leve en la gran mayoría de los que alguna vez muestran síntomas. No estamos eligiendo entre un Ébola y un bloqueo devastador, estamos eligiendo entre una enfermedad "leve a moderada" y un bloqueo devastador.

Las consecuencias económicas son catastróficas, pero ese no es el final del sufrimiento humano innecesario que se está causando.

Como parte del bloqueo, el NHS (Servicio de Salud Nacional de Reino Unido) ha cancelado todas las cirugías no esenciales y ha pospuesto los tratamientos contra el cáncer.

Luego están los ancianos, y los que tienen problemas cognitivos, quienes están siendo coaccionados a firmar cartas de No Resucitación.

O aquellas personas que sufren enfermedades graves y que se mantienen alejadas de los departamentos de A&E por miedo a contraer el virus y/o sobrecargar el sistema hospitalario.

Lejos de estar abrumado, el sistema hospitalario está operando con más del 40% de sus camas vacías. Para evitar que el sistema hospitalario sea "abrumado", esencialmente ha dejado de funcionar.

Cuando la sociedad se detiene de súbito, cuando la gente se ve privada de sus medios para ganarse la vida, cuando a los enfermos y vulnerables se les niega el contacto humano y se les obliga a firmar documentos que declaren que sus vidas no tienen valor, y cuando el servicio de salud deja de atender la salud de la gente... eso es lo opuesto a salvar vidas. Eso es matar a la gente.

El. Bloqueo. Está. Matando. Gente.

Desempleo. Deuda. Estrés. Bancarrota. Estas no son sólo "consideraciones económicas", son de vida o muerte. El encierro trae consigo una pobreza a gran escala.

La pobreza mata a la gente. Millones cada año.

Y gracias a las políticas promulgadas por los gobiernos mundiales -y aplaudidas por tantos en la "izquierda" [y en algunos países, en la "derecha" también]- esos números están a punto de aumentar. Mucho más. Para este año, y muchos años por venir.

A menos que lo detengamos.