Traducido por el equipo de Sott.net en español

Un tigre de Bengala raptó a un hombre de un barco pesquero en el este de la India, arrastrándolo a un manglar mientras sus hijos miraban con horror, dijo el hijo del hombre el 19 de junio.
In this photograph taken on Dec. 21, 2014,
© STR/AFP
En esta fotografía tomada el 21 de diciembre de 2014, un Tigre Real de Bengala se detiene mientras camina a través de un claro de la selva en el Parque Nacional de Kaziranga, a unos 280 kms al este de Guwahati.
El ataque ocurrió el 18 de junio cuando Sushil Manjhi y su hijo e hija estaban pescando cangrejos en un arroyo del Parque Nacional Sunderbans. El tigre saltó a bordo del barco y sujetó sus mandíbulas en el cuello de Manjhi, dijo el hijo de Sushil, Jyotish.

El tigre "rápidamente se arrojó a mi padre sobre su espalda y dio un salto gigante antes de desaparecer en el bosque", dijo Jyotish por teléfono desde su aldea de Lahiripur en el estado de Bengala Occidental. Dijo que él y su hermana trataron de golpear al animal con palos y un cuchillo, pero la paliza no tuvo efecto. Su padre fue arrastrado y se le dio por muerto.

El ataque subraya la difícil existencia de millones de pobres indios que se ganan la vida escarbando en bosques y ríos, a menudo en peligro por los depredadores salvajes. Muchos aldeanos pescan cangrejos en el Sunderbans - aunque es ilegal en la reserva protegida - porque obtienen un buen precio en los mercados de los pueblos cercanos.

El parque nacional es una de las mayores reservas del tigre real de Bengala. El ataque del jueves fue el cuarto asalto mortal de un tigre este año en el Sunderbans, dijeron los funcionarios de vida silvestre.

La India tiene más de la mitad de los 3.200 tigres que se cree que quedan en estado salvaje en el mundo. Pero a medida que el país experimenta un desarrollo vertiginoso para acomodar el crecimiento de sus 1.200 millones de personas, los hábitats del tigre se han ido reduciendo.

El número de felinos también ha disminuido debido a la caza furtiva desenfrenada para alimentar un floreciente mercado de órganos y huesos de tigre en China.

Fuente: AP