Miles de israelíes se concentraron nuevamente para protestar contra la gestión del primer ministro, Benjamin Netanyahu, exigen su renuncia tras la agudización de la crisis sanitaria que pasa el país a causa de un segundo y más grave brote de la Covid-19.
israel protests netanyahu
© Reuters
Los manifestantes instaron a Netanyahu a respetar los valores democráticos y la separación de poderes.
Las protestas de este sábado tuvieron como principal epicentro los alrededores de la residencia del jefe de Gobierno. La policía multó a varios manifestantes por desobedecer las reglas de distanciamiento social o permanecer en el sitio sin mascarillas.

Con tales marchas y plantones, que comenzaron meses atrás, personas de distintas edades y estratos sociales insisten en la renuncia de Netanyahu, a quien acusan de "corrupto e inepto", debido a lo que consideran un deficiente manejo de la crisis desatada por pandemia.

Jóvenes y adultos culpan también al primer ministro por la debacle económica asociada a la Covid-19 y exigen su dimisión, en momentos cuando las autoridades del sector reportan más de 68.700 casos activos del virus.

La policía permitió ampliar el área de protesta frente a la residencia del primer ministro, a fin de facilitar distancias seguras para la salud entre un participante y otro. No se permitirá ningún desorden público y cualquier violación de las normas de sanidad será enfrentada, dijo un portavoz de la fuerza pública.


Netanyahu, líder del partido Likud quien deberá comparecer ante un juicio por corrupción en su contra en enero próximo, intenta guiar el timón de su polémica alianza gubernamental con su rival Benny Gantz (de Azul y Blanco), y actual ministro de Defensa de Israel.

Ambos mantienen posturas divergentes en asuntos claves como la crisis de la Covid-19 y tienen derecho al veto con respecto a las decisiones del otro. Gantz reemplazará a Netanyahu en su cargo en noviembre de 2021, en virtud del pacto vigente.