La acusada vertió nitrito de sodio en el desayuno de los menores para vengarse de uno de sus colegas.
Condenan a muerte a una maestra en China que asesinó a un niño e intoxicó a 25 tras echar veneno en su comida
© Kim Kyung Hoon / Reuters
Imagen ilustrativa / Una mujer pasa junto a mochilas escolares colocadas en sillas en un jardín de infancia en un pueblo en las afueras de Pekín
La Justicia china ha condenado este lunes a pena de muerte a una maestra de guardería de la ciudad de Jiaozuo, en la provincia de Henan, que añadió nitrito de sodio a la comida de los niños, causando la muerte a uno e intoxicando a otros 25, informa el diario local Global Times.

Wang Yun, que fue descrita por la corte como "despreciable y cruel", fue arrestada el año pasado, después de que más de 20 alumnos de entre cuatro y cinco años de edad sufrieran síntomas de intoxicación tras haber comido la avena matutina que preparó para ellos el 27 de marzo de 2019.

Los menores empezaron a vomitar e incluso a desmayarse en algunos casos, por lo que tuvieron que ser trasladados de urgencia al hospital. La mayoría de los niños fueron dados de alta al cabo de una semana, pero uno de los estudiantes sufrió síntomas severos.

Según reveló la investigación, la acusada contaminó la comida de los estudiantes de uno de sus colegas para vengarse por una discusión que habían tenido sobre alguna cuestión organizativa. El tribunal también dictaminó que el acto fue deliberado y que Wang no solo sabía que el nitrito es un veneno letal, sino que también trató de ocultar el crimen.

Además, se descubrió que dos años antes Wang ya compró nitrito en línea para envenenar a su esposo después de que la pareja tuviera una discusión. En esa ocasión el hombre resultó herido leve.