Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los Homo sapiens no solíamos estar solos. Hace mucho tiempo, había mucha más diversidad humana; se calcula que el Homo sapiens convivía con unas ocho especies humanas ahora extintas hace unos 300.000 años. Hace tan sólo 15.000 años, compartíamos cuevas con otra especie humana conocida como los denisovanos. Y los restos fósiles indican que un número aún mayor de especies humanas primitivas poblaron la Tierra antes de que llegara nuestra especie.
The skulls of various human species
© Shutterstock
Los cráneos de varias especies humanas.
"Ahora mismo tenemos una sola especie humana, e históricamente, eso es muy raro", afirma Nick Longrich, biólogo evolutivo de la Universidad de Bath en Reino Unido. "No hace tanto tiempo no éramos tan especiales, pero ahora somos los únicos que quedan".

Entonces, ¿cuántas especies humanas primitivas había?

Cuando se trata de averiguar exactamente cuántas especies distintas de humanos existieron, la cosa se complica bastante rápido, especialmente porque los investigadores siguen desenterrando nuevos fósiles que acaban siendo especies totalmente separadas y previamente desconocidas.

"El número es creciente y varía según con quién se hable", afirma John Stewart, paleoecólogo evolutivo de la Universidad de Bournemouth en Reino Unido. Algunos investigadores sostienen que la especie conocida como Homo erectus se compone en realidad de varias especies diferentes, como el Homo georgicus y el Homo ergaster.

"Todo depende de la definición de especie y del grado de aceptación de la variación dentro de una especie", dijo Stewart a Live Science. "Puede convertirse en una discusión ligeramente irritante y pedante porque todo el mundo quiere una respuesta. Pero la verdad es que sí que depende".

Acompáñenos en un viaje por la historia de la humanidad y explore cómo la evolución y el ingenio nos dieron forma. Desde las primeras ramas del árbol genealógico del Homo hasta los asombrosos logros de los que es capaz nuestra especie en la actualidad, "La historia de los humanos" revelará cómo el aprovechamiento del fuego y la fabricación de herramientas moldearon nuestro futuro, cómo triunfamos sobre nuestros parientes neandertales, cómo la invención de la agricultura cambió la historia y cómo se desarrolló el cerebro humano.

An Australopithecus skull
© Jose A. Bernat Bacete via Getty Images
Una calavera de Australopithecus.
¿Qué es una especie?

La definición de especie solía ser bonita y sencilla: Si dos individuos podían producir descendencia fértil, eran de la misma especie. Por ejemplo, un caballo y un burro pueden aparearse para producir una mula, pero las mulas no pueden reproducirse con éxito entre sí. Por lo tanto, los caballos y los burros, aunque biológicamente similares, no son la misma especie. Sin embargo, en las últimas décadas esa simplicidad ha dado paso a un debate científico más complejo sobre cómo definir una especie. Los críticos de la definición del mestizaje señalan que no toda la vida se reproduce sexualmente; algunas plantas y bacterias pueden reproducirse asexualmente.

Otros han argumentado que deberíamos definir las especies agrupando organismos con características anatómicas similares, pero ese método también tiene puntos débiles. Puede haber una importante variación morfológica entre los sexos e incluso entre individuos de la misma especie en diferentes partes del mundo, lo que hace que sea una forma muy subjetiva de clasificar la vida.

Algunos biólogos prefieren utilizar el ADN para trazar las líneas entre las especies y, con los avances tecnológicos, pueden hacerlo con una precisión cada vez mayor. Pero no tenemos el ADN de todos los humanos antiguos: el genoma del Homo erectus, por ejemplo, nunca ha sido secuenciado, según informó anteriormente Live Science.

La cosa se complica aún más si se tiene en cuenta que hasta el 2% del ADN de un europeo medio procede de los neandertales y que hasta el 6% del ADN de algunos melanesios (indígenas de las islas situadas directamente al noreste de Australia, en Oceanía) procede de los denisovanos. Entonces, ¿somos una especie separada de estos ancestros?

"Algunas personas te dirán que los neandertales son la misma especie que nosotros", dijo Stewart. "Sólo son un tipo ligeramente diferente de los humanos modernos y el mestizaje es la prueba, pero, de nuevo, la definición de especie ha avanzado desde el mero mestizaje".

Después de tener en cuenta todo esto, algunos expertos han argumentado que el concepto de especie realmente no existe. Pero otros afirman que, aunque es casi imposible lograr una definición irrefutable, merece la pena el esfuerzo para que podamos hablar de la evolución (incluida la de nuestra propia especie) de una manera significativa.

Así que seguimos adelante, sabiendo que una especie significa cosas diferentes para cada persona, lo que significa, por supuesto, que la gente no estará de acuerdo en cuántas especies humanas han existido. También hay que preguntarse qué es un ser humano. Para responder a esta pregunta, ayuda entender la palabra hominino, un gran grupo que incluye a los humanos y a los chimpancés que se remontan a su ancestro compartido.

"El chimpancé y nosotros hemos evolucionado a partir de un ancestro común", dijo Stewart. Si decidimos que los humanos son todo lo que llegó después de nuestra separación de los antiguos chimpancés, hace entre 6 y 7 millones de años, es probable que sea un grupo diverso". El Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian ha enumerado al menos 21 especies humanas reconocidas por la mayoría de los científicos. Es cierto que no es una lista totalmente completa; por ejemplo, faltan los denisovanos.

Entre los que figuran en la lista están el Homo sapiens, los neandertales, los indonesios del tamaño de un hobbit, el Homo erectus y el Homo naledi. La lista también incluye otras especies que existieron más cerca en el tiempo del ancestro común de los humanos y los chimpancés, por lo que se parecen más a los chimpancés que a los humanos actuales. A pesar de su aspecto, estas especies siguen siendo conocidas como humanos primitivos. "No puedes retroceder 5 millones de años y esperar que se parezcan a nosotros", dijo Stewart.

Si el Smithsonian dice que hay 21, puedes estar seguro de que la diversidad es mucho mayor, dijo Stewart. Esto se debe a que la lista peca de precavida y elige las especies que están cerca de ser reconocidas universalmente. Por ejemplo, la especie humana enana Homo luzonensis, descubierta recientemente y conocida por unos pocos huesos de una cueva de Filipinas, no está incluida en la lista del Smithsonian.

Los investigadores también sospechan que hay muchas otras especies fósiles aún por excavar. "La lista no ha hecho más que crecer y no veo por qué va a cambiar eso", dijo Stewart.