Traducido por el equipo de SOTT.net en español

¿Cómo de anticuado es su gusto musical? Investigadores han recreado las notas de una caracola de 17.000 años de antigüedad, encontrada en una cueva del sur de Francia.
Drawing of Ancient Conch
© Carole Fritz et al. 2021 / drawing: Gilles Tosello
Reconstrucción del instrumento siendo tocado. En el fondo, un búfalo rojo punteado decora las paredes de la cueva de Marsoulas; motivos similares decoran el instrumento.
Descubierta en la cueva de Marsoulas, al norte de los Pirineos, en 1931, se pensó inicialmente que la caracola era un vaso para beber. Pero un análisis más detallado, publicado hoy en la revista Science Advances, demostró que la caracola había sido sutilmente modificada por humanos para acoplarle una boquilla y utilizarla como instrumento musical.

Los investigadores contaron con la ayuda de un musicólogo especializado en instrumentos de viento, que tocó el instrumento en un estudio de grabación. Con la boquilla de la caracola protegida para evitar que se dañara el artefacto, el musicólogo sopló a través de la caracola de forma similar a como se toca la trompeta o el trombón, lo que permitió que la caracola vibrara en su resonancia natural y produjera notas. Se registraron tres tonos distintos, similares a las notas modernas Do, Re y Do sostenido.

Ancient Conch
© Carole Fritz et al. 2021
La caracola tiene 31 cm de altura, 18 cm de diámetro (en el punto más ancho) y hasta 0,8 cm de grosor.
Los investigadores utilizaron fotogrametría y espectrometría de fluorescencia de rayos X para examinar el exterior de la caracola, y tomografía computarizada para inspeccionar su interior.

Descubrieron que el labio exterior de la caracola (el labrum) había sido eliminado, y que dos agujeros habían sido perforados en su interior -podrían haber sido hechos para sostener un tubo que se utilizase como boquilla, para que los intérpretes pudieran protegerse los labios. La caracola también había sido pintada con pigmentos similares a los utilizados en el arte mural encontrado en la misma cueva de Marsoulas.

Hay muchos ejemplos de instrumentos de viento fabricados con hueso, pero una caracola musical es un hallazgo inusual de esta época.

"En todo el mundo, las caracolas han servido como instrumentos musicales, dispositivos de llamada o señalización, y objetos sagrados o mágicos según las culturas", escriben los autores del estudio. "Hasta donde sabemos, la caracola de Marsoulas es única en el contexto prehistórico, no sólo en Francia, sino a escala de la Europa paleolítica y quizás del mundo".

Se puede encontrar un modelo interactivo en 3D de la caracola aquí.