Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los médiums espiritistas podrían ser más propensos a las actividades mentales inmersivas y a las experiencias auditivas inusuales en los primeros años de vida, según una nueva investigación.
Victorian spirit photography
© William Hope, c. 1920/National Media Museum Collection/Flickr
Ejemplo de fotografía de un espíritu victoriano.
Esto podría explicar por qué algunas personas y no otras acaban adoptando creencias espiritistas y se dedican a la práctica de "oír a los muertos", según el estudio dirigido por la Durham University.

Los médiums que "oyen" a los espíritus mencionan que experimentan comunicaciones clariaudientes, más que clarividentes ("ver") o clarisentidos ("sentir" o "percibir").

Los investigadores realizaron una encuesta a 65 médiums espiritistas clariaudientes de la Unión Nacional de Espiritistas y a 143 miembros de la población general en el mayor estudio científico sobre las experiencias de los médiums clariaudientes.

Descubrieron que estos espiritistas tienen una propensión a la absorción, un rasgo vinculado a la inmersión en actividades mentales o imaginativas o a la experiencia de estados alterados de conciencia.

Los médiums también son más propensos a relatar experiencias de fenómenos auditivos inusuales, como oír voces, a menudo ocurren en las primeras etapas de la vida.

Muchos de los que experimentan absorción o escuchan voces se encuentran con creencias espiritistas cuando buscan el sentido o el significado sobrenatural de sus experiencias inusuales, según los investigadores.

Los resultados se publican en la revista Mental Health, Religion and Culture. La investigación forma parte de Hearing the Voice, un estudio interdisciplinar sobre la audición de la voz con sede en la Durham University y financiado por el Wellcome Trust.

El espiritismo es un movimiento religioso basado en la idea de que las almas humanas siguen existiendo después de la muerte y se comunican con los vivos a través de un médium o vidente.

El interés por el espiritismo va en aumento en Gran Bretaña, con varias organizaciones que apoyan, forman y ofrecen los servicios de médiums practicantes. Una de las más importantes, la SNU (The Spiritualists' National Union), afirma que atiende a un mínimo de 11.000 miembros a través de su escuela de formación, iglesias y centros.

A través de su estudio, los investigadores recopilaron descripciones detalladas de la forma en que los médiums experimentan las "voces" de los espíritus, y compararon los niveles de absorción, la propensión a las alucinaciones, los aspectos de la identidad y la creencia en lo paranormal.

Descubrieron que el 44,6 por ciento de los participantes espiritistas afirmaban oír las voces de los fallecidos a diario, y el 33,8 por ciento declaraba haber tenido una experiencia de clariaudiencia en el último día.

Una gran mayoría (79%) afirmó que las experiencias de comunicación espiritual auditiva formaban parte de su vida cotidiana, teniendo lugar tanto cuando estaban solos como cuando trabajaban como médium o asistían a una iglesia espiritista.

Aunque los espíritus se oyen principalmente dentro de la cabeza (65,1%), el 31,7% de los participantes espiritistas dijeron que experimentaban voces de espíritus procedentes tanto del interior como del exterior de la cabeza.

Cuando se les calificó en escalas de absorción, así como la fuerza con la que ellos creen en lo paranormal, los espiritistas obtuvieron una puntuación mucho más alta que los miembros de la población general.

Los espiritistas eran menos propensos a preocuparse por lo que los demás pensaban de ellos que la gente en general, y también obtuvieron una puntuación más alta en cuanto a la propensión a las experiencias auditivas inusuales tipo alucinación.

Tanto los altos niveles de absorción como la propensión a estos fenómenos auditivos estaban vinculados a informes de una mayor frecuencia de comunicaciones clariaudientes, según los resultados.

Para la población general, la absorción se asoció con los niveles de creencia en lo paranormal, pero no hubo una relación significativa entre la creencia y la propensión a las alucinaciones.

Tampoco hubo diferencias en los niveles de creencia supersticiosa ni en la propensión a las alucinaciones visuales entre los participantes espiritistas y los no espiritistas.

Los espiritistas declararon haber experimentado por primera vez la clariaudiencia a una edad media de 21,7 años. Sin embargo, el 18% de los espiritistas declararon haber tenido experiencias clariaudientes "desde que tenían memoria" y el 71% no había conocido el espiritismo como movimiento religioso antes de sus primeras experiencias.

Los investigadores afirman que sus resultados sugieren que no se está cediendo a la presión social, aprender a tener expectativas específicas, o un nivel de creencia en lo paranormal lo que conduce a las experiencias de comunicación con espíritus.

En cambio, parece que algunas personas tienen una predisposición única a la absorción y son más propensas a presentar experiencias auditivas inusuales que ocurren en los primeros años de vida. Para muchas de estas personas, las creencias espiritistas son aceptadas porque ellos se alinean significativamente con esas experiencias personales únicas.

El investigador principal, el Dr. Adam Powell, del proyecto Hearing the Voice de la Durham University y del Departamento de Teología y Religión, dijo: "
Nuestros resultados dicen mucho sobre el 'aprendizaje y el anhelo'. Para nuestros participantes, los principios del espiritismo parecen dar sentido tanto a las experiencias extraordinarias de la infancia como a los frecuentes fenómenos auditivos que experimentan como médiums practicantes.

Pero todas esas experiencias pueden resultar más de tener ciertas tendencias o habilidades tempranas que de simplemente creer en la posibilidad de contactar con los muertos si uno se esfuerza lo suficiente".
El Dr. Peter Moseley, coautor del estudio en la Northumbria University, comentó: "Los espiritistas tienden a relatar experiencias auditivas inusuales que son positivas, comienzan a una edad temprana y a menudo son capaces de controlarlas. Entender cómo se desarrollan es importante porque podría ayudarnos a comprender mejor las experiencias angustiosas o no controlables de oír voces también."

Los investigadores de Durham se dedican ahora a seguir investigando la clariaudiencia y la mediumnidad, trabajando con los profesionales para obtener una imagen más completa de lo que supone estar en el extremo receptor de estas experiencias tan inusuales y significativas.