Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los trabajos arqueológicos previos a la construcción de un controvertido túnel de carretera junto a Stonehenge han permitido descubrir antiguas tumbas, incluida una con los restos de un bebé de hace más de 4.500 años; un extraño recinto de tierra y cerámica prehistórica, entre otros tesoros enterrados.
woman grave at stonhenge
© Wessex Archaeology
La tumba de una mujer de unos 20 años, agachada alrededor de una olla o vaso, fue encontrada por los arqueólogos a poca distancia del círculo de piedras neolítico de Stonehenge. Se cree que data de hace unos 4.500 años.
Algunos de los hallazgos pueden haber sido utilizados por las personas que construyeron el misterioso monumento neolítico, y todos los descubrimientos demuestran que la región estuvo habitada por diferentes pueblos antiguos durante miles de años.

"En conjunto, [los hallazgos] nos permiten construir una imagen cada vez más detallada de lo que la gente hacía y cómo vivía en los alrededores de Stonehenge", dijo Matt Leivers, arqueólogo consultor de Wessex Archaeology, a Live Science.

Antes de poner la primera piedra del proyecto de 2.400 millones de dólares para soterrar una autopista cercana, las autoridades británicas han encargado a Wessex Archaeology que realice una investigación exhaustiva de los terrenos situados encima. Para ello, los arqueólogos recorrieron los campos y crearon zanjas y pozos para comprobar la existencia de restos y artefactos arqueológicos a lo largo de la franja de 3 kilómetros de longitud en la que está previsto construir el túnel de la carretera, según explicó Leivers en un correo electrónico. El equipo se guió por prospecciones desde el aire y utilizó equipos de prospección geofísica para buscar terrenos alterados por excavaciones y estructuras en un pasado lejano.

Aunque el gobierno del Reino Unido aprobó el controvertido túnel de Stonehenge en 2020, el proyecto aún se enfrenta a desafíos legales; los opositores dicen que dañará uno de los paisajes antiguos más preciados del mundo. Los últimos hallazgos se hicieron durante los estudios preliminares de la zona, antes de que se espere que comiencen 18 meses de excavaciones arqueológicas completas a finales de este año, dijo Leivers.

Tumbas de vasos

Entre los últimos hallazgos destacan varias tumbas, desenterradas justo al suroeste del círculo de Stonehenge, que se cree que pertenecen a la cultura Beaker, cuyo nombre se debe a su práctica de enterrar a los muertos con recipientes para beber de cerámica en forma de campana. El pueblo Beaker vivió en Europa occidental hace entre 4.800 y 3.800 años atrás, a partir del Calcolítico, cuando se empezaron a utilizar las primeras herramientas de cobre. En una de las fosas, los investigadores encontraron una simple vasija junto a los restos de un bebé, aunque sólo quedan los huesos de las orejas. Otra fosa cercana contiene los restos de una mujer que murió a los 20 años, con el cuerpo agachado alrededor de una olla o vaso relativamente adornado. El equipo de investigación también encontró en su tumba un fragmento de punzón o aguja de cobre y un misterioso objeto cilíndrico de pizarra, quizá parte de un bastón o garrote.

Se cree que ambas tumbas tienen una antigüedad de unos 4.500 años, por lo que tendrían la misma edad que las "piedras azules" alrededor y dentro del círculo principal de grandes piedras de arenisca "sarsens" en Stonehenge, dijo Leivers.

Escondrijos enterrados de otros artefactos antiguos, incluidas las vasijas de cerámica, pedernales, y cuernos de ciervo que pueden haber sido utilizados para cavar también se han encontrado a lo largo del trazado del túnel previsto.

shale object at Stonehenge
© Wessex Archaeology
Este extraño objeto cilíndrico, hecho de pizarra, fue descubierto en una de las antiguas tumbas. Es posible que forme parte de un bastón o garrote ceremonial.
"Stonehenge se construyó durante un periodo de tiempo muy largo; incluso las fases individuales de su construcción podrían haber tardado años o décadas en completarse", dijo. "Es totalmente concebible que las personas que dejaron esas cosas o que fueron enterradas cerca tuvieran algún papel en la construcción de Stonehenge".

Las investigaciones preliminares también han desenterrado zanjas al sureste del monumento que podrían formar parte de un fuerte de la Edad de Hierro conocido localmente como "Vespasian's Camp", llamado así por el general romano, posteriormente emperador, que dirigió una fuerza militar en la zona durante la invasión romana de Gran Bretaña después del año 43 d.C. Aun así, no hay pruebas de que el fuerte tuviera nada que ver con él.

Los arqueólogos también encontraron un patrón de zanjas enterradas al sur de las tumbas que parece formar un recinto. Parece datar de un periodo de la Edad de Bronce media o tardía, después de hace unos 3.500 años, cuando había un asentamiento en las cercanías, dijo Leivers. Añadió que el equipo encontró grandes cantidades de sílex quemado en el suelo que lo rodea, lo que tal vez indique que allí tuvieron lugar algunas actividades sucias o malolientes.
archaeologist  at Stonehenge
© Wessex Archaeology
Un arqueólogo de Wessex Archaeology excava una vasija de la Edad de Bronce descubierta durante los trabajos preliminares en el emplazamiento del proyecto de túnel cerca de Stonehenge.
Highways England -una empresa gubernamental encargada de operar el mantenimiento y la mejora de las autopistas y carreteras principales de Inglaterra- contrató a Wessex Archaeology para que estudiara el emplazamiento del proyecto de túnel de Stonehenge, que pretende librar por fin al famoso yacimiento neolítico del tráfico por carretera reconstruyendo parte de una autopista cercana bajo tierra.

Stonehenge se asienta en un terreno que, por lo demás, está vacío, pero la carretera discurre desde el siglo XIX sólo unos cientos de metros hacia el sur; los coches y camiones que circulan por la carretera pueden verse y oírse fácilmente desde el interior del círculo de piedras.

Los opositores afirman que el proyecto causará daños irreparables al antiguo paisaje y provocará la pérdida de miles de artefactos prehistóricos y restos arqueológicos. Entre las alternativas propuestas están las circunvalaciones al sur del emplazamiento de Stonehenge, que eliminarían la mayor parte del tráfico rodado de la zona.

Leivers dijo que el túnel que pasa por Stonehenge es la parte menos interesante del proyecto desde el punto de vista arqueológico, ya que el método propuesto de perforación del túnel a gran profundidad no afectará a los artefactos o restos cercanos a la superficie. "La arqueología sólo se verá afectada en las bocas del túnel y a lo largo de la carretera hacia el este y el oeste", dijo.

En cambio, las excavaciones completas que se iniciarán a finales de este año permitirán a los arqueólogos estudiar un largo transecto paisajístico a ambos lados del monumento neolítico. "Estas son las partes que la gente no mira tan a menudo, lejos de las propias piedras, por lo que es una oportunidad muy valiosa para situar Stonehenge en su contexto paisajístico más amplio", dijo.