Traducido por el equipo de Sott.net en español

Taiwán racionará a partir del próximo mes el agua para más de un millón de hogares en el centro de la isla debido a la sequía, pero el centro tecnológico de Hsinchu no se verá afectado, declaró el miércoles (24 de marzo) el ministro de Economía, Wang Mei-hua.
Tourists visit the Baoshan second reservoir amid low water levels during an islandwide drought, in Hsinchu, Taiwan
© Reuters/Ann Wang
Turistas visitan el segundo embalse de Baoshan en medio de los bajos niveles de agua durante una sequía en toda la isla, en Hsinchu, Taiwán, el 6 de marzo de 2021.
La zona subtropical de Taiwán está sufriendo la peor sequía en medio siglo, después de que los tifones que inundaron la isla no llegaran a tocar tierra el año pasado, y la escasez es más grave en una franja del oeste de Taiwán, donde vive la mayoría de la población.

Wang dijo a los periodistas que, a partir del 4 de abril, el suministro de agua en algunas partes de Taichung y Miaoli se cortaría durante dos días a la semana, y que se enviarían camiones cisterna para abastecer a los residentes según fuera necesario.

Hsinchu, sede de empresas como Taiwan Semiconductor Manufacturing Co Ltd (TSMC), el mayor fabricante de chips por contrato del mundo, con clientes como Apple y Qualcomm, no se verá afectada, añadió.

Los embalses de Hsinchu están bajos, pero sus suministros se completan con el agua que se transporta desde Taipei, donde los niveles de agua son abundantes, y también con la desalinización.

TSMC, en una declaración a Reuters, dijo que mantenía "planes de contingencia para cada etapa de las restricciones de agua del gobierno".

"Algunas fábricas de TSMC aumentarán ligeramente la proporción de agua procedente de camiones cisterna para mejorar la flexibilidad. La nueva exigencia de reducir el consumo de agua en un 15% a partir del 6 de abril no afectará a nuestras operaciones", dijo, sin dar más detalles.

Wang afirmó que las zonas de producción tecnológica de Taichung tampoco verán afectada su producción, ya que están excluidas del racionamiento de agua, aunque sí verán reducido su suministro.

El gobierno espera que la temporada de "lluvias de ciruela", que suele comenzar a partir del mes que viene, ayude a reponer los embalses, y que los tifones afecten a Taiwán este año.

Pero mientras tanto, ha estado sembrando nubes y cavando pozos.

Wang dijo que se esperaba que volvieran las lluvias y se pudieran levantar las restricciones.

"Pero en realidad, esto no es algo que podamos controlar", añadió.

Fuente: Reuters