Traducido por el equipo de SOTT.net en español.

El creciente papel de Facebook en el siempre creciente aparato de vigilancia y "pre-crimen" del estado de seguridad nacional exige un nuevo escrutinio de los orígenes de la compañía y de sus productos, ya que se relacionan con un antiguo y controvertido programa de vigilancia dirigido por DARPA que era esencialmente análogo a la que es actualmente la mayor red social del mundo.
Mark Zuckerberg camina entre los asistentes a una conferencia sobre RV en Barcelona (España) en 2016
© Página de Facebook de Mark Zuckerberg https://www.facebook.com/zuck/posts/10102665126861201
Mark Zuckerberg camina entre los asistentes a una conferencia sobre RV en Barcelona (España) en 2016
A mediados de febrero, Daniel Baker, un veterano estadounidense descrito por los medios de comunicación como "antiTrump, antigubernamental, antisupremacista blanco y antipolicial", fue acusado por un gran jurado de Florida de dos cargos de "transmisión de una comunicación en el comercio interestatal que contenía una amenaza de secuestro o lesión".

La comunicación en cuestión había sido publicada por Baker en Facebook, donde había creado una página de eventos para organizar una contramanifestación armada a una planeada por los partidarios de Donald Trump en la capital de Florida, Tallahassee, el 6 de enero. "Si tienes miedo de morir luchando contra el enemigo, entonces quédate en la cama y vive. Llama a todos tus amigos y levántate", había escrito Baker en su página de eventos de Facebook.

El caso de Baker es notable, ya que es una de las primeras detenciones de "pre-crimen" basadas enteramente en las publicaciones en las redes sociales, la conclusión lógica del impulso de la administración de Trump, y ahora de la administración de Biden, para normalizar la detención de individuos por publicaciones en línea para prevenir actos violentos antes de que puedan ocurrir. Desde la creciente sofisticación de los programas policiales predictivos del contratista militar/de inteligencia estadounidense Palantir hasta el anuncio formal del Programa de Interrupción y Compromiso Temprano del Departamento de Justicia en 2019, pasando por el primer presupuesto de Biden, que contiene 111 millones de dólares para perseguir y gestionar "el aumento de casos de terrorismo doméstico", el avance constante hacia una "guerra contra el terrorismo doméstico" centrada en la precriminalidad ha sido notable bajo todas las administraciones presidenciales posteriores al 11-S.

Esta nueva llamada guerra contra el terrorismo doméstico ha dado lugar a muchos de estos tipos de publicaciones en Facebook. Y, aunque Facebook ha intentado durante mucho tiempo presentarse como una "plaza del pueblo" que permite conectar a personas de todo el mundo, una mirada más profunda a sus orígenes aparentemente militares y a sus continuas conexiones militares revela que la mayor red social del mundo siempre estuvo destinada a actuar como herramienta de vigilancia para identificar y atacar a la disidencia doméstica.

La primera parte de esta serie de dos partes sobre Facebook y el estado de seguridad nacional de EE.UU. explora los orígenes de la red social y el momento y la naturaleza de su ascenso en relación con un controvertido programa militar que se cerró el mismo día en que se lanzó Facebook. El programa, conocido como LifeLog, fue uno de los varios programas de vigilancia controvertidos posteriores al 11 de septiembre llevados a cabo por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) del Pentágono, que amenazaba con destruir la privacidad y las libertades civiles en Estados Unidos, al tiempo que pretendía recopilar datos para producir inteligencia artificial (IA) "humanizada".

Como mostrará este informe, Facebook no es el único gigante de Silicon Valley cuyos orígenes coinciden estrechamente con esta misma serie de iniciativas de DARPA y cuyas actividades actuales están proporcionando tanto el motor como el combustible para una guerra de alta tecnología contra la disidencia doméstica.

La minería de datos de DARPA para la "seguridad nacional" y para "humanizar" la IA

Tras los atentados del 11 de septiembre, DARPA, en estrecha colaboración con la comunidad de inteligencia estadounidense (concretamente la CIA), comenzó a desarrollar un enfoque de "pre-crimen" para combatir el terrorismo conocido como Conciencia Total de la Información o TIA. El objetivo de la TIA era desarrollar un aparato de vigilancia militar que lo viera todo. La lógica oficial detrás de la TIA era que la vigilancia invasiva de toda la población estadounidense era necesaria para prevenir ataques terroristas, eventos de bioterrorismo e incluso brotes de enfermedades de origen natural.

El arquitecto de la TIA, y el hombre que la dirigió durante su relativamente breve existencia, fue John Poindexter, más conocido por haber sido asesor de seguridad nacional de Ronald Reagan durante el asunto Irán-Contra y por haber sido condenado por cinco delitos graves en relación con ese escándalo. Una actividad menos conocida de figuras de Irán-Contra como Poindexter y Oliver North fue su desarrollo de la base de datos Main Core para ser utilizada en los protocolos de "continuidad del gobierno". Main Core se utilizó para compilar una lista de disidentes estadounidenses y de "alborotadores potenciales" a los que había que hacer frente en caso de que se invocaran los protocolos de COG. Estos protocolos podían ser invocados por una variedad de razones, incluyendo la oposición pública generalizada a una intervención militar de EE.UU. en el extranjero, la disidencia interna generalizada, o un momento vagamente definido de "crisis nacional" o "tiempo de pánico." Los estadounidenses no eran informados de si su nombre era incluido en la lista, y una persona podía ser añadida a la lista por el mero hecho de haber asistido a una protesta en el pasado, por no pagar los impuestos o por otros comportamientos, "a menudo triviales", considerados "antipáticos" por sus arquitectos en la administración Reagan.

En vista de ello, no fue exagerado que el columnista del New York Times William Safire comentara que, con la TIA, "Poindexter está haciendo realidad su sueño de veinte años: conseguir el poder de "minería de datos" para husmear en cada acto público y privado de cada estadounidense".

El programa TIA suscitó una considerable indignación entre los ciudadanos después de ser revelado al público a principios de 2003. Entre los críticos del TIA se encontraba la Unión Americana de Libertades Civiles, que afirmaba que el esfuerzo de vigilancia "acabaría con la privacidad en Estados Unidos" porque "se catalogarían todos los aspectos de nuestras vidas", mientras que varios medios de comunicación convencionales advertían de que el TIA estaba "luchando contra el terror aterrorizando a los ciudadanos estadounidenses". Como resultado de la presión, DARPA cambió el nombre del programa por el de Terrorist Information Awareness para que sonara menos como un panóptico de seguridad nacional y más como un programa dirigido específicamente a los terroristas en la era posterior al 11-S.

El logotipo de la Oficina de Conciencia de la Información de DARPA, que supervisó la Conciencia Total de la Información durante su breve existencia

El logotipo de la Oficina de Conciencia de la Información de DARPA, que supervisó la Conciencia Total de la Información durante su breve existencia
Sin embargo, los proyectos de la TIA no se cerraron realmente, y la mayoría se trasladaron a las carteras clasificadas del Pentágono y de la comunidad de inteligencia estadounidense. Algunos pasaron a ser financiados por los servicios de inteligencia y orientados a empresas del sector privado, como Palantir, de Peter Thiel, mientras que otros resurgieron años más tarde con el pretexto de combatir la crisis del COVID-19.

Poco después de que se iniciara la TIA, un programa similar de DARPA estaba tomando forma bajo la dirección de un amigo cercano de Poindexter, el director del programa de DARPA Douglas Gage. El proyecto de Gage, LifeLog, pretendía "construir una base de datos que rastreara toda la existencia de una persona" y que incluyera las relaciones y comunicaciones de un individuo (llamadas telefónicas, correo, etc.), sus hábitos de consumo de medios de comunicación, sus compras y mucho más, con el fin de construir un registro digital de "todo lo que un individuo dice, ve o hace". A continuación, LifeLog tomaría estos datos no estructurados y los organizaría en "episodios discretos" o instantáneas, a la vez que "trazaría un mapa de relaciones, recuerdos, eventos y experiencias".

LifeLog, según Gage y los partidarios del programa, crearía un diario electrónico permanente y consultable de toda la vida de una persona, que según DARPA podría utilizarse para crear "asistentes digitales" de próxima generación y ofrecer a los usuarios una "memoria digital casi perfecta". Gage insistió, incluso después de que se cerrara el programa, en que los individuos habrían tenido "un control total de sus propios esfuerzos de recopilación de datos", ya que podrían "decidir cuándo encender o apagar los sensores y decidir quién compartirá los datos". En los años transcurridos desde entonces, los gigantes tecnológicos de Silicon Valley han hecho promesas análogas de control por parte de los usuarios, que se han incumplido repetidamente para obtener beneficios y alimentar el aparato de vigilancia nacional del gobierno.

La información que LifeLog obtenía de cada interacción de un individuo con la tecnología se combinaba con la información obtenida de un transmisor GPS que rastreaba y documentaba la ubicación de la persona, sensores audiovisuales que registraban lo que la persona veía y decía, así como monitores biomédicos que medían la salud de la persona. Al igual que el TIA, LifeLog fue promocionado por DARPA como posible apoyo a la "investigación médica y la detección temprana de una epidemia emergente".

Los críticos de los principales medios de comunicación y de otros lugares se apresuraron a señalar que el programa se utilizaría inevitablemente para crear perfiles de disidentes, así como de sospechosos de terrorismo. Combinado con la vigilancia de los individuos por parte de la TIA en múltiples niveles, LifeLog iba más allá al "añadir información física (como lo que sentimos) y datos de los medios de comunicación (como lo que leemos) a estos datos transaccionales". Un crítico, Lee Tien, de la Electronic Frontier Foundation, advirtió en su momento que los programas que DARPA estaba llevando a cabo, incluido LifeLog, "tienen caminos obvios y fáciles para el despliegue de la Seguridad Nacional".

En aquel momento, DARPA insistió públicamente en que LifeLog y TIA no estaban conectados, a pesar de sus evidentes paralelismos, y que LifeLog no se utilizaría para la "vigilancia clandestina". Sin embargo, la propia documentación de DARPA sobre LifeLog señalaba que el proyecto "podrá... inferir las rutinas, hábitos y relaciones del usuario con otras personas, organizaciones, lugares y objetos, y explotar estos patrones para facilitar su tarea", lo que reconocía su potencial uso como herramienta de vigilancia masiva.

Además de la capacidad de elaborar perfiles de potenciales enemigos del Estado, LifeLog tenía otro objetivo que era posiblemente más importante para el Estado de seguridad nacional y sus socios académicos: la "humanización" y el avance de la inteligencia artificial. A finales de 2002, apenas unos meses antes de anunciar la existencia de LifeLog, DARPA publicó un documento de estrategia en el que se detallaba el desarrollo de la inteligencia artificial alimentándola con flujos masivos de datos procedentes de diversas fuentes.

Los proyectos de vigilancia militar posteriores al 11-S -LifeLog y TIA son sólo dos de ellos- ofrecían cantidades de datos que antes eran impensables de obtener y que podrían ser la clave para alcanzar la hipotética "singularidad tecnológica". El documento de DARPA de 2002 habla incluso del esfuerzo de DARPA por crear una interfaz cerebro-máquina que alimentaría los pensamientos humanos directamente a las máquinas para hacer avanzar la IA manteniéndola constantemente inundada de datos recién extraídos.

Uno de los proyectos esbozados por DARPA, la Iniciativa de Computación Cognitiva, pretendía desarrollar una inteligencia artificial sofisticada a través de la creación de un "asistente cognitivo personalizado duradero", más tarde denominado Asistente Perceptivo que Aprende, o PAL. PAL, desde el principio, estuvo vinculado a LifeLog, que originalmente pretendía otorgar a un "asistente" de IA capacidades de toma de decisiones y comprensión similares a las del ser humano, hilando masas de datos no estructurados en formato narrativo.

Los posibles investigadores principales del proyecto LifeLog también reflejan el objetivo final del programa de crear una IA humanizada. Por ejemplo, Howard Shrobe, del Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT, y su equipo de entonces, iban a estar íntimamente involucrados en LifeLog. Shrobe había trabajado previamente para DARPA en el "diseño evolutivo de software complejo" antes de convertirse en director asociado del Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT y ha dedicado su larga carrera a la construcción de "IA de estilo cognitivo". En los años posteriores a la cancelación de LifeLog, volvió a trabajar para DARPA, así como en proyectos de investigación sobre IA relacionados con la comunidad de inteligencia. Además, el Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT estaba íntimamente relacionado con la corporación de los años 80 y contratista de DARPA llamada Thinking Machines, que fue fundada y/o empleó a muchas de las luminarias del laboratorio -incluyendo a Danny Hillis, Marvin Minsky y Eric Lander- y pretendía construir supercomputadoras de IA capaces de pensar como los humanos. Más tarde se reveló que estos tres individuos estaban estrechamente asociados y/o patrocinados por el pedófilo vinculado a la inteligencia Jeffrey Epstein, quien también donó generosamente al MIT como institución y fue uno de los principales financiadores y defensores de la investigación científica relacionada con el transhumanismo.

Poco después de que se cerrara el programa LifeLog, los críticos temían que, al igual que el TIA, continuara con otro nombre. Por ejemplo, Lee Tien, de la Electronic Frontier Foundation, dijo a VICE en el momento de la cancelación de LifeLog: "No me sorprendería saber que el gobierno siguió financiando la investigación que impulsó esta área sin llamarla LifeLog".

Al igual que sus críticos, uno de los supuestos investigadores que trabajaban en LifeLog, David Karger, del MIT, también estaba seguro de que el proyecto de DARPA continuaría en una forma reenvasada. En palabras a Wired dijo, "estoy seguro de que este tipo de investigación seguirá siendo financiada bajo algún otro título...". No me imagino a DARPA 'abandonando' un área de investigación tan importante".

La respuesta a estas especulaciones parece estar en la empresa que se lanzó el mismo día que LifeLog fue cerrada por el Pentágono: Facebook.

Conciencia de la información de Thiel

Tras considerables controversias y críticas, a finales de 2003, la TIA fue cerrada y desfinanciada por el Congreso, apenas unos meses después de su puesta en marcha. Más tarde se supo que la TIA nunca se cerró realmente, ya que sus diversos programas se dividieron de forma encubierta entre la red de agencias militares y de inteligencia que conforman el estado de seguridad nacional de Estados Unidos. Una parte fue privatizada.

El mismo mes en que se presionó a la TIA para que cambiara su nombre tras una creciente reacción, Peter Thiel incorporó Palantir, que, por cierto, estaba desarrollando el software central del panóptico que la TIA había esperado esgrimir. Poco después de la incorporación de Palantir en 2003, Richard Perle, un notorio neoconservador de las administraciones de Reagan y Bush y arquitecto de la guerra de Irak, llamó a Poindexter de TIA y le dijo que quería presentarle a Thiel y a su socio Alex Karp, ahora director general de Palantir. Según un informe de la revista New York, Poindexter "era precisamente la persona" con la que Thiel y Karp querían reunirse, sobre todo porque "su nueva empresa tenía una ambición similar a la que Poindexter había intentado crear en el Pentágono", es decir, TIA. Durante esa reunión, Thiel y Karp trataron de "conocer el cerebro del hombre que ahora se considera el padrino de la vigilancia moderna."

Peter Thiel habla en el Foro Económico Mundial en 2013
© Mirko Ries / Foro Económico Mundial
Peter Thiel habla en el Foro Económico Mundial en 2013
Poco después de la constitución de Palantir, aunque el momento exacto y los detalles de la inversión permanecen ocultos al público, In-Q-Tel, de la CIA, se convirtió en el primer patrocinador de la empresa, aparte del propio Thiel, aportando unos 2 millones de dólares. La participación de In-Q-Tel en Palantir no se haría pública hasta mediados de 2006.

El dinero fue ciertamente útil. Además, Alex Karp declaró al New York Times en octubre de 2020 que "el verdadero valor de la inversión de In-Q-Tel era que daba a Palantir acceso a los analistas de la CIA que eran sus clientes previstos". Una figura clave en la realización de las inversiones de In-Q-Tel durante este periodo, incluida la inversión en Palantir, fue el jefe de información de la CIA, Alan Wade, que había sido el hombre clave de la comunidad de inteligencia para la Conciencia Total de la Información. Anteriormente, Wade había cofundado el contratista de software de Seguridad Nacional Chiliad después del 11-S, junto con Christine Maxwell, hermana de Ghislaine Maxwell e hija de Robert Maxwell, figura de Irán-Contra, agente de inteligencia y barón de los medios de comunicación.

Tras la inversión en In-Q-Tel, la CIA sería el único cliente de Palantir hasta 2008. Durante ese período, los dos principales ingenieros de Palantir -Aki Jain y Stephen Cohen- viajaron a la sede de la CIA en Langley, Virginia, cada dos semanas. Jain recuerda haber realizado al menos doscientos viajes a la sede de la CIA entre 2005 y 2009. Durante esas visitas regulares, los analistas de la CIA "probaban [el software de Palantir] y ofrecían comentarios, y luego Cohen y Jain volaban de vuelta a California para ajustarlo". Al igual que con la decisión de In-Q-Tel de invertir en Palantir, el director de información de la CIA durante este tiempo siguió siendo uno de los arquitectos de la TIA. Alan Wade desempeñó un papel fundamental en muchas de estas reuniones y, posteriormente, en los "retoques" de los productos de Palantir.

En la actualidad, los productos de Palantir se utilizan para la vigilancia masiva, el control policial predictivo y otras políticas desconcertantes del estado de seguridad nacional estadounidense. Un ejemplo elocuente es la considerable participación de Palantir en el nuevo programa de vigilancia de las aguas residuales dirigido por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, que se está extendiendo silenciosamente por todo Estados Unidos. Como se señaló en un informe anterior de Unlimited Hangout, ese sistema es la resurrección de un programa de la TIA llamado Biosurveillance. Está introduciendo todos sus datos en la plataforma de datos Protect del HHS, gestionada por Palantir y de carácter secreto. Sin embargo, la decisión de convertir los controvertidos programas dirigidos por DARPA en empresas privadas no se limitó a Palantir de Thiel.

El auge de Facebook

El cierre de la TIA en DARPA repercutió en varios programas relacionados, que también fueron desmantelados a raíz de la indignación pública por los programas de DARPA posteriores al 11-S. Uno de estos programas era LifeLog. A medida que la noticia del programa se extendía por los medios de comunicación, muchos de los mismos críticos que habían atacado el TIA fueron a por LifeLog con un celo similar, y Steven Aftergood, de la Federación de Científicos Americanos, dijo a Wired en aquel momento que "LifeLog tiene el potencial de convertirse en algo así como el 'TIA al cubo'". El hecho de que LifeLog fuera visto como algo que resultaría incluso peor que el recientemente cancelado TIA tuvo un claro efecto en DARPA, que acababa de ver cómo se cancelaban tanto el TIA como otro programa relacionado tras una considerable reacción del público y la prensa.

La tormenta de críticas a LifeLog cogió por sorpresa a su director de programa, Doug Gage, quien ha seguido afirmando que los críticos del programa "caracterizaron de forma completamente errónea" los objetivos y ambiciones del proyecto. A pesar de las protestas de Gage y de los posibles investigadores y otros partidarios de LifeLog, el proyecto se canceló públicamente el 4 de febrero de 2004. DARPA nunca dio explicaciones sobre su discreta decisión de cerrar LifeLog, y un portavoz declaró únicamente que estaba relacionada con "un cambio de prioridades" de la agencia. Sobre la decisión del director de DARPA, Tony Tether, de acabar con LifeLog, Gage declaró posteriormente a VICE: "Creo que se había quemado tanto con TIA que no quería enfrentarse a ninguna otra controversia con LifeLog. La muerte de LifeLog fue un daño colateral ligado a la muerte de TIA".

Por suerte para los que apoyan los objetivos y ambiciones de LifeLog, el mismo día en que se anunció la cancelación de LifeLog nació una empresa que resultó ser su análoga en el sector privado. El 4 de febrero de 2004, la que ahora es la mayor red social del mundo, Facebook, lanzó su sitio web y se alzó rápidamente a la cima de las redes sociales, dejando atrás a otras empresas de medios sociales de la época.

Sean Parker de Founders Fund habla durante la conferencia LeWeb en 2011
© @Kmeron para LeWeb11 @ Les Docks de Paris
Sean Parker de Founders Fund habla durante la conferencia LeWeb en 2011
A los pocos meses del lanzamiento de Facebook, en junio de 2004, los cofundadores Mark Zuckerberg y Dustin Moskovitz incorporaron a Sean Parker al equipo ejecutivo de Facebook. Parker, conocido anteriormente por haber cofundado Napster, conectó más tarde a Facebook con su primer inversor externo, Peter Thiel. Como se ha comentado, Thiel, en ese momento, en coordinación con la CIA, estaba intentando activamente resucitar los controvertidos programas de DARPA que habían sido desmantelados el año anterior. En particular, Sean Parker, que se convirtió en el primer presidente de Facebook, también tenía un historial con la CIA, que lo reclutó a la edad de dieciséis años, poco después de haber sido atrapado por el FBI por hackear bases de datos corporativas y militares. Gracias a Parker, en septiembre de 2004, Thiel adquirió formalmente acciones de Facebook por valor de 500.000 dólares y se incorporó a su consejo de administración. Parker mantuvo estrechos lazos con Facebook, así como con Thiel, y en 2006 fue contratado como socio gestor del Founders Fund de Thiel.

Thiel y el cofundador de Facebook, Mosokvitz, se involucraron fuera de la red social mucho después del ascenso de Facebook a la prominencia, con el Founders Fund de Thiel convirtiéndose en un importante inversor en la empresa de Moskovitz, Asana, en 2012. La larga relación simbiótica de Thiel con los cofundadores de Facebook se extiende a su empresa Palantir, ya que los datos que los usuarios de Facebook hacen públicos terminan invariablemente en las bases de datos de Palantir y ayudan a impulsar el motor de vigilancia que Palantir dirige para un puñado de departamentos de policía de Estados Unidos, el ejército y la comunidad de inteligencia. En el caso del escándalo de los datos de Facebook-Cambridge Analytica, Palantir también participó en la utilización de los datos de Facebook en beneficio de la campaña presidencial de Donald Trump en 2016.

Hoy en día, como han indicado recientes detenciones como la de Daniel Baker, los datos de Facebook están destinados a ayudar a impulsar la próxima "guerra contra el terrorismo doméstico", dado que la información compartida en la plataforma se está utilizando en la captura "previa al crimen" de ciudadanos estadounidenses, a nivel nacional. A la luz de esto, vale la pena insistir en el hecho de que los esfuerzos de Thiel por resucitar los principales aspectos de TIA como su propia empresa privada coincidieron con su conversión en el primer inversor externo en lo que era esencialmente el análogo de otro programa de DARPA profundamente entrelazado con TIA.

Facebook, una fachada

Debido a la coincidencia de que Facebook se lanzó el mismo día que LifeLog se cerró, se ha especulado recientemente que Zuckerberg comenzó y lanzó el proyecto con Moskovitz, Saverin y otros a través de algún tipo de coordinación entre bastidores con DARPA u otro órgano del estado de seguridad nacional. Aunque no hay pruebas directas de esta afirmación precisa, la temprana participación de Parker y Thiel en el proyecto, sobre todo teniendo en cuenta el calendario de otras actividades de Thiel, revela que el estado de seguridad nacional estuvo involucrado en el ascenso de Facebook. Es discutible si Facebook tenía la intención de ser un análogo de LifeLog desde su creación o si resultó ser el proyecto de medios sociales que encajaba en el proyecto después de su lanzamiento. Esto último parece más probable, sobre todo teniendo en cuenta que Thiel también invirtió en otra de las primeras plataformas de medios sociales, Friendster.

Un punto importante que vincula a Facebook y LifeLog es la posterior identificación de Facebook con LifeLog por el propio arquitecto de DARPA de esta última. En 2015, Gage dijo a VICE que "Facebook es la verdadera cara de pseudo-LifeLog en este momento". Y añadió de forma reveladora: "Hemos acabado proporcionando el mismo tipo de información personal detallada a los anunciantes y a los corredores de datos y sin despertar el tipo de oposición que provocó LifeLog."

Los usuarios de Facebook y de otras grandes plataformas de redes sociales se han conformado hasta ahora con permitir que estas plataformas vendan sus datos privados mientras funcionen públicamente como empresas privadas. La reacción sólo surgió cuando estas actividades se vincularon públicamente con el gobierno de Estados Unidos, y especialmente con el ejército, aunque Facebook y otros gigantes tecnológicos comparten habitualmente los datos de sus usuarios con el estado de seguridad nacional. En la práctica, hay poca diferencia entre las entidades públicas y las privadas.

Edward Snowden, el denunciante de la NSA, advirtió notablemente en 2019 que Facebook es tan poco fiable como la inteligencia estadounidense, afirmando que "el propósito interno de Facebook, lo declaren públicamente o no, es compilar registros perfectos de vidas privadas hasta el máximo de su capacidad, y luego explotarlo para su propio enriquecimiento corporativo. Y malditas sean las consecuencias".

Snowden también declaró en la misma entrevista que "cuanto más sabe Google sobre ti, cuanto más sabe Facebook sobre ti, cuanto más son capaces... de crear registros permanentes de vidas privadas, más influencia y poder tienen sobre nosotros". Esto subraya cómo tanto Facebook como Google, vinculado a la inteligencia, han logrado mucho de lo que LifeLog pretendía hacer, pero a una escala mucho mayor de lo que DARPA había previsto originalmente.

La realidad es que la mayoría de las grandes empresas de Silicon Valley de hoy en día han estado estrechamente vinculadas al establecimiento estatal de seguridad nacional de Estados Unidos desde su creación. Ejemplos notables, aparte de Facebook y Palantir, son Google y Oracle. Hoy en día, estas empresas colaboran más abiertamente con las agencias de inteligencia militar que guiaron su desarrollo y/o proporcionaron la financiación inicial, ya que se utilizan para proporcionar los datos necesarios para alimentar la recién anunciada guerra contra el terrorismo nacional y los algoritmos que la acompañan.

No es una coincidencia que alguien como Peter Thiel, que construyó Palantir con la CIA y ayudó a asegurar el ascenso de Facebook, esté también muy involucrado en enfoques de "policía predictiva" impulsados por Big Data para la vigilancia y la aplicación de la ley, tanto a través de Palantir como de sus otras inversiones. La TIA, LifeLog, y los programas e instituciones gubernamentales y privados relacionados que se pusieron en marcha después del 11 de septiembre, siempre estuvieron destinados a ser utilizados contra el público estadounidense en una guerra contra la disidencia. Esto fue señalado por sus críticos en 2003-4 y por aquellos que han examinado los orígenes del pivote de la "seguridad nacional" en los EE.UU. y su conexión con los pasados programas "antiterroristas" de la CIA en Vietnam y América Latina.

En última instancia, la ilusión de que Facebook y las empresas relacionadas son independientes del estado de seguridad nacional de Estados Unidos ha impedido que se reconozca la realidad de las plataformas de medios sociales y sus usos, largamente intencionados pero encubiertos, que estamos empezando a ver salir a la luz tras los acontecimientos del 6 de enero. Ahora, con miles de millones de personas condicionadas a utilizar Facebook y las redes sociales como parte de su vida cotidiana, la cuestión es: Si esa ilusión se rompiera irremediablemente hoy, ¿haría alguna diferencia para los usuarios de Facebook? ¿O es que la población está tan condicionada a ceder sus datos privados a cambio de bucles de validación social llenos de dopamina que ya no importa quién acabe teniendo esos datos?

La segunda parte de esta serie sobre Facebook explorará cómo la plataforma de medios sociales se ha convertido en un gigante mucho más extenso de lo que los gestores del programa LifeLog habían previsto originalmente. En colaboración con contratistas militares y antiguos responsables de DARPA, Facebook ha pasado los últimos años haciendo dos cosas fundamentales: (1) prepararse para desempeñar un papel mucho más importante en la vigilancia y la extracción de datos de lo que hace actualmente; y (2) avanzar en el desarrollo de una IA "humanizada", uno de los principales objetivos de LifeLog.