Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El Ministerio del Interior de Nepal ha pedido a las agencias de expedición y a los responsables de turismo que hagan regresar a los alpinistas inmediatamente de las montañas. Para los que están en lo alto del Everest y el Baruntse, el regreso es más fácil de decir que de hacer.
Everest, Lhotse and Nuptse
© Everest Weather Station
El Everest, el Lhotse y el Nuptse están en algún lugar detrás de estas densas nubes hoy, 27 de mayo.
Aunque los permisos de escalada son válidos hasta finales de mes, el impacto del ciclón Yaas ha llevado a las autoridades a convocar a los escaladores para que bajen, según informó el blog Everest News a ExplorersWeb. De hecho, puede que no sea necesario el comunicado oficial. En el Everest, la mayoría de los equipos de los campamentos más altos han pasado a centrarse en bajar con seguridad, en condiciones muy duras.

Seguimos esperando noticias del Baruntse, donde Marek Holecek y Radoslav Groh han quedado atrapados tras completar una nueva ruta. Esta pareja exhausta, posiblemente sin comida ni siquiera combustible para fundir el agua, se encuentra en su octavo día en la montaña. Ayer, sólo consiguieron descender 100 metros. En el último mensaje de Holecek, dijo que intentarían descender durante la noche.


En la tormenta

Las fuertes nevadas continuarán hasta el sábado. Son malas noticias para Holecek y Groh, así como para los que están en el Everest. Muchos alpinistas están capeando el temporal en el campo 2 o intentando bajar la montaña.
Nirmal Purja keeps morale high in Camp 2.
© Nirmal Purja/Elite Exped
Nirmal Purja mantiene la moral alta en el campo 2.
Nirmal Purja había planeado llegar al campo 3 hoy. En cambio, debido al mal tiempo, detuvo a su equipo en el campo 2. "Nuestro plan de cumbre es el 30 de mayo para el Everest y el 31 de mayo para el Lhotse", escribió.

No está claro qué tiempo hará para entonces, y si su equipo conseguirá convencer a los médicos de las cataratas de que mantengan la ruta abierta, a pesar de las órdenes del gobierno que hacen retroceder a todo el mundo. Purja añadió que el viento ha disminuido pero que hay algunos "chubascos de nieve".

Todos en la montaña dependen en gran medida del O2. Los equipos del campo 2 sospechan que otros equipos han agotado sus suministros de oxígeno en el campo 4. "Necesitamos que el tiempo sea lo suficientemente bueno mañana para que los sherpas lo comprueben", explicó Jenn Drummond, miembro del equipo de Purja.

"Los equipos que hicieron cumbre el 23 de mayo estuvieron atrapados en la montaña durante cuatro días más en los campamentos altos, por lo que el oxígeno que no pertenecía a esos equipos era potencialmente necesario, y se utilizó".

El equipo Summit Climb de Dan Mazur, que tuvo un duro descenso desde la cumbre, mencionó que el equipo había utilizado oxígeno sin parar durante su descenso, incluso durante una noche no prevista en el campo 3.

Si el tiempo lo permite, los equipos que están presionando para hacer cumbre podrían intentar subir más oxígeno y esperar un día más en el campo 4. Pero las inclemencias del tiempo y el anuncio del gobierno hacen que esto sea cada vez más improbable.

Sin embargo, es posible que haya algunas botellas de O2 de repuesto dejadas por expediciones que recientemente abortaron sus ascensos, como Climbing The Seven Summits (CTSS). Los miembros de CTSS declararon que tuvieron que abandonar porque no tenían suficiente apoyo de sherpas en la montaña. El COVID ha golpeado fuertemente a los sherpas de esa empresa.

No hay helicópteros

De vuelta en el Campo Base, Dan Mazur señala un problema potencialmente crítico: Los helicópteros no pueden volar con este tiempo. Su equipo está cansado después de un descenso muy duro y quiere volar de vuelta a la ciudad, pero eso no es posible. Ha dicho a sus sherpas, que tienen que subir a recuperar el equipo, la basura y las tiendas de los campamentos más altos, que se queden aquí hasta que mejore el tiempo.

Las condiciones son especialmente malas por encima del Campo Base. Mazur describió la escena: "Hoy, gruesas nubes ahogan nuestro campamento en una niebla difusa de grandes copos de nieve. Una nueva alfombra blanca de nieve pegajosa de finales de mayo cubre el suelo y todas las superficies. Por encima de nosotros, un techo gris plomizo oculta las cumbres. El tiempo debe de estar desgarrándose allí dentro".

Ni que decir tiene que no hay helicópteros disponibles, ni para sacar a los escaladores enfermos ni para realizar rescates en altura. Por ahora, los escaladores tendrán que cuidarse solos. Al fin y al cabo, a pesar de la tecnología, el O2 y las cuerdas fijas, esto sigue siendo el Everest.