Funcionarios y organizaciones sociales manifestaron su repudio y exigieron una pronta investigación.
Madres cuyos hijos están desaparecido participan en una marcha con motivo del Día de la Madre, Ciudad de México, 10 de mayo de 2021

Madres cuyos hijos están desaparecido participan en una marcha con motivo del Día de la Madre, Ciudad de México, 10 de mayo de 2021
El movimiento de derechos humanos en México vuelve a estar de luto, ahora por el asesinato de Javier Barajas Piña, un joven abogado de 27 años que trabajaba en el Comité Estatal de Búsqueda de Personas de Guanajuato y que fue ejecutado con al menos 15 disparos.

El crimen reavivó el duelo, la indignación y la angustia de diferentes colectivos de un país en el que, de acuerdo con cifras oficiales, hay más de 80.000 personas desaparecidas.


Una de ellas era Guadalupe Barajas Piña, una maestra de 32 años que desapareció el 29 de febrero de 2020. Al igual que decenas de miles de mexicanos, su hermano Javier se hizo activista a la fuerza. Se convirtió en "buscador", la nueva y triste categoría ciudadana que define a los familiares que buscan, como pueden, a sus desaparecidos.

La lucha rindió frutos. En febrero pasado, el cuerpo de Guadalupe fue encontrado en una fosa clandestina. Pero tres meses y medio después, mataron a su hermano. La tragedia familiar, que es también la del país, no cesa.

La Comisión Nacional de Búsqueda de Personas y sus filiales estatales repudiaron el crimen y recordaron que el trabajo de Barajas estaba centrado en buscar verdad y justicia no solo en el caso de su hermana, sino para todas las víctimas de desapariciones.

"Las Comisiones externamos nuestra más profunda consternación por el asesinato de nuestro compañero en el contexto de la búsqueda de personas desaparecidas. Exigimos a la Fiscalía Estatal una investigación pronta y eficaz para dar con el paradero de la o las personas responsables de dicho crimen", señaló el organismo en un comunicado.

Sin paz

Las y los "buscadores", que se arman de palas y picos para escarbar la tierra con la esperanza de encontrar los cuerpos de sus familiares, han adquirido un papel protagónico en las luchas por los derechos humanos en México.

Por eso, el crimen de Barajas fue repudiado no solo por organizaciones de la sociedad civil, colectivos de "buscadores" de todo el país y periodistas, sino también por Naciones Unidas e incluso por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

El reclamo conjunto es que la Fiscalía Estatal de Guanajuato realice una investigación profunda y expedita para descubrir y detener a los culpables, aunque la impunidad sigue siendo la norma en un estado en el que hay 2.554 personas desaparecidas y en donde se han encontrado más de 200 fosas clandestinas.

Mientras tanto, la familia Barajas Piña no tiene paz.

Su desgracia comenzó la mañana del sábado 29 de febrero del año pasado, cuando Guadalupe salió de su casa para comprar el almuerzo que compartiría con su familia. Dejó a su hija de seis años a cargo de su madre. Pero ya nunca más volvió.

El caso tuvo repercusión nacional. Se trataba de la desaparición de 'la maestra Lupita', como la llamaban, ya que daba clases en una comunidad rural de Irapuato, en Guanajuato. De inmediato, su hermano menor se puso al frente de la búsqueda.

A fines del año pasado, Javier asumió como funcionario en el Comité Estatal de Búsqueda de Personas. También empezó a estudiar criminalística. Quería especializarse, saber más sobre exhumaciones e identificación de cuerpos.

El 19 de febrero, casi un año después de su desaparición, los restos de Guadalupe fueron encontrados junto con otros 70 cuerpos en una fosa en el municipio de Salvatierra.

La familia tuvo el consuelo mínimo que siguen esperando decenas de miles de mexicanos: saber en dónde están sus hijos, parejas, padres o madres desaparecidos. Pero hoy acrecienta su duelo con el asesinato de Javier.