La cantidad de dinero recibida por Argentina en esta ocasión es dos veces mayor que la cifra repartida en 2009 por la misma institución.
dfgddggdgd
© Twitter - @FMInoticias
Para el FMI la nueva asignación de DEG equivalente a 650.000 millones es la mayor de sus historia.
El Fondo Monetario Internacional repartirá entre todos sus países miembro el monto de Derechos Especiales de Giro (DEG) de los que, 4.355 millones de dólares serán recibidos por Argentina y que se prevé serán utilizados para afrontar los pagos de deudas heredadas del macrismo.

La asignación en derechos especiales de giro (DEG) de este año resulta histórica para el FMI y su implementación ha entrado en vigor este lunes, según ha confirmado la directora gerente de la institución, Kristalina Georgieva.

En total, el FMI emitirá 650.000 millones de dólares para respaldar a los países por la crisis económica generada por la pandemia de la covid-19.

Los 4.355 millones de dólares que llegan a la Argentina, equivalen a la cuota del 0,67 por ciento que el país tiene en el organismo.


Según los últimos datos aportados por el Banco Central, este domingo las reservas argentinas se ubican en un nivel apenas por encima de los 42.000 millones de dólares.

Con ese dinero, la Argentina incrementará las reservas del Banco Central, pero unos 3.600 millones volverán por el mismo camino y serán utilizados para afrontar dos vencimientos de la deuda contraída por el macrismo.

Por lo tanto, el dinero del Fondo supone un oxígeno a la economía además de facilitarle los pagos que la Argentina le tiene que comenzar a hacer al mismo FMI en septiembre por el crédito de 47.000 millones de dólares que recibió entre 2018 y 2019.


En detalle, el 22 del próximo mes, Argentina deberá pagar el primer vencimiento de 1870 millones de dólares en concepto de deuda de capital. En noviembre, está programado el pago por 640 millones en concepto de intereses y recargos. Y el 22 de diciembre, se debería cancelar otro vencimiento de capital por 1870 millones.

En 2009, en medio de la crisis financiera global, el FMI también aprobó un reparto de dinero. En esa ocasión Argentina recibió 293.000 millones de dólares, menos de la mitad que el actual.

Por la naturaleza de ayuda financiera que posee este fondo, algunos países como la misma Argentina están solicitando que, aquellos países ricos que no necesitan el dinero, lo rechacen para sí puedan prestar a otros de ingresos bajos.

A pesar de la ayuda que puede significar, el mecanismo vigente determina que el reparto de fondos sea desigual, en detrimento de los países que más recursos necesitan. El reclamo argentino fue respaldado por México, que acompañó el pedido ante en el G-20.