Traducido por el equipo de Sott.net

Decenas de buques de carga anclados en las costas de Los Ángeles y Nueva York se enfrentan a tiempos de espera escandalosos de hasta cuatro semanas, y los astilleros y las rutas de camiones están irremediablemente atascados debido a la falta de mano de obra para descargar las mercancías; un experto advierte que el gobierno tiene que intervenir o enfrentarse a una espiral de inflación y desempleo.
shipping jam

Los atascos en los puertos de las costas californiana y atlántica han alcanzado cotas alarmantes en los últimos 18 meses, y la acumulación de carga a lo largo de las costas está obstaculizando el sistema de la cadena de suministro de EE.UU. de ferrocarriles y rutas de camiones
La acumulación de miles de millones de dólares en juguetes, ropa, productos electrónicos, vehículos y muebles se produce cuando la demanda de bienes de consumo alcanza su punto más alto de la historia, ya que los consumidores se quedan en casa en lugar de gastar dinero en viajes y entretenimiento.

Las cadenas de suministro se han quedado muy por detrás de la demanda de los consumidores debido a la falta de mano de obra en los puertos estadounidenses y a las restricciones que supuso el brote de Covid-19 a principios del año pasado. Estas restricciones, que incluyen distanciamiento social y cuarentenas obligatorias, han limitado gravemente el número y la capacidad de los trabajadores portuarios para realizar su trabajo.


Comentario: Al principio, los medios de comunicación achacaron la escasez y los retrasos a una repentina "falta de trabajadores" ("100.000 camioneros", "15.000 carniceros"), pero, como podemos ver más arriba, hay una serie de factores que confluyen, y los cierres gubernamentales son casi los únicos culpables. Los cierres han supuesto que durante unos 18 meses los puertos (al igual que los hospitales) sigan trabajando con una capacidad restringida. Mientras tanto, el levantamiento de algunas restricciones ha provocado un aumento de la demanda, además de un retraso que hay que saldar, lo que también está causando más trastornos en la cadena y, por último, debido a todo eso, se necesitan más trabajadores de lo habitual.

Sin embargo, parece que hay algo de verdad en la afirmación de que los cierres también han tenido un impacto en la disponibilidad de los empleados, ya que los permisos, los despidos, el trabajo en casa, las prestaciones por desempleo, etc., han provocado una reducción significativa del número de trabajadores disponibles: ¿Dónde ha ido toda la gente?


"La infraestructura mundial no se diseñó para manejar las mercancías a ese ritmo", dijo un experto en logística que pidió no ser nombrado a DailyMail.com.

"Las cadenas de suministro son la arteria que alimenta todo nuestro ecosistema. El gobierno tiene que intervenir para detener esta crisis inmediatamente, o enfrentarse a un aumento de la inflación y el desempleo, y a un colapso económico, o enfrentarse al fin del comercio mundial".

Los atascos en los puertos de las costas californiana y atlántica han alcanzado niveles de crisis en los últimos 18 meses, y sólo han empeorado desde julio.
shipping anchored

Los puertos de Los Ángeles (en la foto) y Long Beach, dos de los destinos marítimos más populares de EE.UU., albergan actualmente buques que llevan cuatro semanas anclados, a la espera de que los trabajadores desembarquen su carga, llena de miles de millones de dólares en juguetes, ropa, aparatos electrónicos, vehículos y muebles

En Chicago, uno de los mayores parques ferroviarios del país (del tamaño de 500 campos de fútbol) estuvo en un momento dado atascado durante 25 millas.


Unas imágenes obtenidas por DailyMail.com muestran la magnitud del problema en los mares, con más de una docena de cargueros y petroleros anclados en el puerto de Nueva York, a la espera de descargar sus mercancías.

Los puertos de Los Ángeles y Long Beach (dos de los destinos marítimos más populares de Estados Unidos) albergan actualmente buques que llevan cuatro semanas anclados.

Los puertos vieron hasta 73 buques esperando para descargar a principios de septiembre, y 66 portacontenedores esta semana, según datos de Marine Exchange of Southern California citados por The Wall Street Journal.

Imágenes aéreas para DailyMail.com, tomadas el miércoles, muestran filas de gigantescos cargueros esperando para descargar en el Atlántico.


Pero mientras las mercancías siguen sin llegar al mercado, los volúmenes de importación de Nueva York y Nueva Jersey siguen subiendo y han aumentado un sorprendente 28% desde el comienzo de 2021, según PIERS, el principal proveedor de datos de importación y exportación del mundo.

Al mismo tiempo, se espera que los puertos de LA procesen un récord de 10,8 millones de contenedores solo este año, lo que deja a los trabajadores esforzándose para llevarlos a los consumidores.

Veinte miembros del sindicato International Longshore and Warehouse Union murieron a causa dela Covid-19 durante la pandemia, y se ha visto obligado a contratar a un montón de nuevos trabajadores para ayudar a mantener el ritmo de la demanda.

"Nuestros miembros están cansados", dijo Mike Podue, presidente del Local 63 del ILWU, a The Washington Post. Nuestros miembros están sintiendo el dolor de estas muertes por Covid.

"Tenemos suerte de que no haya habido un accidente grave".

Los obstáculos y retrasos relacionados con la pandemia han provocado el consiguiente aumento de los precios de los productos enviados desde el extranjero y la subida de los precios de los contenedores de transporte marítimo, lo que ha dejado irremediablemente atascado el conducto comercial que lleva productos por valor de 1 billón de dólares desde Asia a Estados Unidos.


Comentario: El atraso por los confinamientos no es la única razón por la que los precios están subiendo, la inflación estaba aumentando mucho antes de eso, y los gobiernos han hecho poco para detenerla. El precio de los alimentos también ha estado subiendo, durante una década o más, debido a la creciente incidencia de las pérdidas de cosechas, los sacrificios, los brotes de enfermedades, pero también porque los cierres de la cadena de suministro provocan la quiebra de las granjas, la reducción de las existencias, mientras que toneladas de alimentos perfectamente buenos se desperdician: Ganaderos británicos se enfrentan al sacrificio de 150.000 cerdos después de que el cierre de las explotaciones creara un retraso de proporciones "desastrosas".


Con un aumento de la demanda a tal ritmo, los puertos no son capaces de manejar el flujo de mercancías que llegan, especialmente con la reducción de la mano de obra.

Los cuellos de botella en los puertos marítimos también han obstaculizado en gran medida a las industrias ferroviarias y de camiones conectadas que forman el sistema de la cadena de suministro de Estados Unidos, creando niveles de congestión sin precedentes.

En APM Terminals, una instalación de 484 acres que cuenta con 12 millas de vías férreas en Los Ángeles, y el mayor emplazamiento de contenedores del hemisferio occidental, Steven Trombley, director general de la instalación, se esfuerza por mantener el ritmo de la creciente afluencia de productos y la escasez de trabajadores.

"Es un dolor de cabeza. La carga se queda aquí más tiempo del previsto", declaró Trombley a The Washington Post. "Si no consigo que la carga se mueva, el siguiente barco no tendrá espacio".

En las instalaciones, los contenedores destinados a viajar por ferrocarril suelen permanecer en los muelles durante semanas, en contraste con los días anteriores a la pandemia.

Al otro lado del edificio de la sede, los camiones están aparcados sobre un montón de contenedores apilados a 15 metros de altura, a la espera de ser conducidos hacia el este.

Estados Unidos también se enfrenta a una escasez de chasis (los contenedores que se fijan a la parte trasera de los camiones utilizados para albergar y transportar estas mercancías) para cargar los camiones a un ritmo tan elevado.

Val Noel, director de operaciones de TRAC Intermodal, el mayor proveedor de chasis marítimos del país, también se enfrenta a la presión sin precedentes que sienten las cadenas de suministro para seguir el ritmo de las crecientes demandas de los consumidores durante la pandemia.

"En lugar de sacar 30 o 40 cajas de un bloque de vagones cada día, están llegando trenes llenos con 250 o 275 contenedores", dijo Noel. "Hace poco, llegó a Cleveland un tren procedente de un ferrocarril del oeste intercambiado con el CSX con unas 272 cajas. Eso es muy inusual y no estamos preparados para ello".

Ciudades como Chicago y San Antonio (la puerta terrestre internacional más transitada del país) se han visto especialmente afectadas por los cuellos de botella.

La demanda de estos productos se ha disparado de forma tan repentina que, unida a las limitaciones, los trabajadores no pueden procesar estos productos con la suficiente rapidez, y la demanda no hace más que aumentar.

Antes de la Covid, el coste de enviar un contenedor desde China a la costa oeste de Estados Unidos era de unos 1.300 dólares. Hoy en día, ese coste ha aumentado exponencialmente a unos 35.000 dólares.

Y el derecho a utilizar estos contenedores va a parar al mejor postor, lo que perjudica a un gran número de minoristas, especialmente a los pequeños.

Estos minoristas no pueden permitirse el aumento de los costes de transporte de sus existencias, y muchos han quebrado.

Debido a la reserva, muchos minoristas están recurriendo a cargueros aéreos para transportar su mercancía, lo que a su vez aumenta el coste que conlleva el transporte seguro de sus productos.

La cantidad de minoristas que han dejado de enviar sus productos por mar y se han conformado con el aumento de los costes del transporte aéreo ha creado una congestión en el mismo, ya que los aeropuertos no pueden seguir el ritmo del aumento del tráfico, lo que obliga a los minoristas a fletar aviones para transportar las mercancías.

El coste de fletar un avión de Asia a Estados Unidos es de aproximadamente 2,5 millones de dólares.

"Esto ha puesto la economía patas arriba", declaró un experto en logística a DailyMail.com.

Los expertos en consumo han advertido a los estadounidenses que empiecen a hacer sus compras navideñas ahora, para asegurarse de que los productos llegan a tiempo, y para que haya tiempo de intentar encontrar una alternativa si el regalo deseado es uno de los productos que actualmente escasean.

John Nardi, presidente de la Asociación de Navieros de Nueva York, dijo a The Journal of Commerce Online que se estaba discutiendo la posibilidad de ampliar el horario en el puerto para hacer frente al retraso.

Los retrasos ya están suscitando la preocupación de que, a sólo 85 días de Navidad, la escasez pueda empañar las festividades.

Una coalición de sindicatos que representan a los trabajadores del transporte marítimo de todo el mundo advirtió de un inminente "colapso de los sistemas de transporte mundial".

En una carta abierta el miércoles, los grupos de trabajadores advirtieron que las restricciones fragmentarias e inconsistentes de la pandemia en todo el mundo han sumido al transporte marítimo mundial en el caos.

La carta fue firmada por los jefes sindicales de IRU, la organización mundial de transporte por carretera; IATA, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo; ICS, la Cámara Naviera Internacional; e ITF, la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte.

"Estamos asistiendo a interrupciones sin precedentes y a retrasos y escasez mundiales de productos esenciales, como productos electrónicos, alimentos, combustible y suministros médicos", advirtieron los trabajadores del transporte marítimo.

"El impacto de casi dos años de presión, ejercida especialmente sobre los trabajadores del transporte marítimo y por carretera, pero que también afecta a las tripulaciones aéreas, se está viendo ahora", dijo el grupo. "Su continuo maltrato está añadiendo presión a una cadena de suministro mundial que ya se está desmoronando".

"En el punto álgido de la crisis de cambio de tripulación, 400.000 marinos no pudieron abandonar sus barcos, y algunos de ellos trabajaron hasta 18 meses por encima de sus contratos iniciales", dice la carta.

"Los vuelos han sido restringidos y los trabajadores de la aviación se han enfrentado a la inconsistencia de las fronteras, los viajes y las restricciones/requisitos de las vacunas", añadió.

"Las paradas adicionales y sistemáticas en las fronteras por carretera han obligado a los camioneros a esperar, a veces durante semanas, antes de poder completar sus viajes y regresar a casa", señalaron los trabajadores.

Los grupos hicieron un llamamiento a los gobiernos para que concedan libertad de movimiento a los trabajadores del transporte y les den prioridad a la hora de vacunarse.