Un estudio aporta la primera prueba objetiva de que el entrenamiento mental reduce los signos físicos de los largos periodos de estrés.
Meditation
© Shutterstock
Después de seis meses de entrenamiento de meditación, la cantidad de cortisol en el cabello de los sujetos había disminuido significativamente, de media un 25 por ciento.
El entrenamiento mental que fomenta habilidades como la atención plena, la gratitud o la compasión reduce la concentración de la hormona del estrés, el cortisol, en el cabello. Esto es lo que han descubierto científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales de Leipzig y del Grupo de Investigación de Neurociencia Social de la Sociedad Max Planck de Berlín. La cantidad de cortisol en el pelo proporciona información sobre el grado de carga de estrés persistente de una persona. Anteriormente, los efectos positivos del entrenamiento se habían demostrado en situaciones de estrés agudo o en días aislados, o se basaban en los autoinformes de los participantes en el estudio.

Según un estudio de la Techniker Krankenkasse, el 23% de las personas en Alemania sufren frecuentemente de estrés. Este trastorno no solo supone una carga para el bienestar de los afectados, sino que también está relacionado con una serie de enfermedades fisiológicas, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y los trastornos psicológicos como la depresión, una de las principales causas de carga de enfermedad en el mundo (Global Burden of Disease Study, 2017).

Por ello, se buscan métodos eficaces para reducir el estrés cotidiano a largo plazo. Una opción prometedora es el entrenamiento de la atención plena, en el que los participantes entrenan sus habilidades cognitivas y sociales, como la atención, la gratitud y la compasión, mediante diversos ejercicios de meditación y comportamiento. Varios estudios ya han demostrado que incluso las personas sanas se sienten menos estresadas tras un programa de entrenamiento típico de ocho semanas. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro en qué medida el entrenamiento contribuye realmente a reducir la carga constante del estrés cotidiano. El problema de muchos estudios anteriores sobre el estrés crónico es que normalmente se pedía a los participantes en el estudio que autoevaluaran sus niveles de estrés después del entrenamiento. Sin embargo, esta autoevaluación mediante cuestionarios podría haber distorsionado los efectos y hacer que los resultados parecieran más positivos de lo que realmente eran.

La razón de este sesgo: Los participantes sabían que estaban entrenando su atención plena, y que una reducción de los niveles de estrés era un efecto deseado de este entrenamiento. Esta conciencia por sí sola tiene un impacto en la información posterior. "Si te preguntan si estás estresado después de una sesión de entrenamiento que se declara como reductora del estrés, incluso abordar esta pregunta puede distorsionar las declaraciones", explica Lara Puhlmann, estudiante de doctorado en el Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas y primera autora de la publicación subyacente, que ha aparecido ahora en la revista Psychosomatic Medicine. Factores como la deseabilidad social y el efecto placebo influyeron en este caso. A diferencia de los estudios farmacológicos, por ejemplo, en los que los participantes en el estudio no saben si han recibido realmente la sustancia activa o no, los llamados estudios ciegos no son posibles en el entrenamiento mental. "Los participantes saben que están ingiriendo el 'antídoto'", dice Puhlmann. "Por eso, en la investigación de mindfulness utilizamos cada vez más métodos objetivos, es decir, fisiológicos, para medir con mayor precisión el efecto reductor del estrés".

La concentración de cortisol en el cabello se considera una medida adecuada de la exposición al estrés prolongado. El cortisol es una hormona que se libera cuando nos enfrentamos a un reto abrumador, por ejemplo. En esa situación concreta, ayuda a poner a nuestro cuerpo en alerta y a movilizar energía para superar el reto. Cuanto más dure el estrés, más tiempo circulará por nuestro cuerpo una mayor concentración de cortisol, y más se acumulará en nuestro cabello. Por término medio, el pelo crece un centímetro al mes. Para medir los niveles de estrés de los participantes en el estudio durante los 9 meses de entrenamiento, los investigadores, en colaboración con el grupo de trabajo de Clemens Kirschbaum de la Universidad de Dresde, analizaron la cantidad de cortisol cada tres meses en los tres primeros centímetros de cabello, empezando por el cuero cabelludo.

El propio entrenamiento mental se desarrolló como parte de un estudio longitudinal a gran escala sobre los efectos del entrenamiento mental, el proyecto ReSource, dirigido por Tania Singer, directora científica del Grupo de Investigación en Neurociencia Social. Este programa de entrenamiento mental, de 9 meses de duración, constaba de tres sesiones de 3 meses, cada una de ellas diseñada para entrenar un área de habilidad específica mediante ejercicios mentales occidentales y del Lejano Oriente. Se centraba en los factores de atención y conciencia plena, en habilidades socioafectivas como la compasión y la gratitud, o en las llamadas habilidades sociocognitivas, en particular la capacidad de tomar perspectiva sobre los pensamientos propios y ajenos. Tres grupos de unos 80 participantes completaron cada uno los módulos de formación en distinto orden. La formación duró hasta nueve meses, 30 minutos al día, seis días a la semana.

Menos estrés, menos cortisol

Y realmente se notó: Después de seis meses de entrenamiento, la cantidad de cortisol en el cabello de los sujetos había disminuido significativamente, de media un 25 por ciento. En los tres primeros meses, se observaron ligeros efectos al principio, que aumentaron en los tres meses siguientes. En el último tercio, la concentración se mantuvo en un nivel bajo. Los investigadores suponen, por tanto, que sólo un entrenamiento suficientemente prolongado produce los efectos deseados de reducción del estrés. El efecto no parecía depender del contenido del entrenamiento. Por lo tanto, es posible que varios de los enfoques mentales estudiados sean igualmente eficaces para mejorar la forma en que las personas afrontan el estrés cotidiano crónico.

En un estudio anterior del proyecto ReSource con la misma muestra, los investigadores habían investigado los efectos del entrenamiento para afrontar situaciones de estrés agudo. En este estudio, se colocó a los participantes en una entrevista de trabajo estresante y tuvieron que resolver problemas matemáticos difíciles bajo observación. Los resultados mostraron que las personas que habían recibido formación sociocognitiva o socioafectiva liberaban hasta un 51 por ciento menos de cortisol en situaciones de estrés que las que no habían recibido formación. En este caso, no midieron la cantidad de cortisol en el pelo de los sujetos, sino las oleadas agudas de cortisol en su saliva. En general, los investigadores concluyen que el entrenamiento puede mejorar el manejo de situaciones sociales agudas especialmente estresantes, así como el estrés cotidiano crónico. "Partimos de la base de que los distintos aspectos del entrenamiento son especialmente útiles para estas diferentes formas de estrés", afirma Veronika Engert, directora del grupo de investigación "Estrés social y salud familiar" del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas.

"Hay muchas enfermedades en todo el mundo, incluida la depresión, que están directa o indirectamente relacionadas con el estrés a largo plazo", explica Puhlmann. "Tenemos que trabajar para contrarrestar los efectos del estrés crónico de forma preventiva. Nuestro estudio utiliza mediciones fisiológicas para demostrar que las intervenciones de entrenamiento basadas en la meditación pueden aliviar los niveles generales de estrés incluso en individuos sanos."