Traducido por el equipo de Sott.net

Una mujer de 23 años "con un gran futuro por delante" murió desangrada tras ser atacada por una jauría de perros mientras salía a correr por la noche.
Florencia Ledesma, 23, bled to death after being mauled by half a dozen dogs while on a run

Florencia Ledesma, de 23 años, murió desangrada tras ser mutilada por media docena de perros mientras corría
Florencia Ledesma consiguió llamar por teléfono a su hermano policía, Enzo, después de ser atacada por al menos media docena de animales en un descampado cercano a su casa.

Corrió al lugar de los hechos en su moto y consiguió ahuyentar a los perros disparándoles con su pistola cuando se le echaron encima.

La estudiante universitaria Florencia estaba prácticamente inconsciente con heridas de mordedura en los brazos, las piernas y el pecho cuando llegó una ambulancia y fue declarada muerta poco después de llegar al hospital.

El horroroso incidente ocurrió alrededor de las 19:00 horas del lunes en Albardón, cerca de la ciudad occidental argentina de San Juan, próxima a la frontera del país con Chile.

Los perros seguían encima de ella cuando su hermano llegó al lugar y consiguió dispersarlos con disparos después de que intentaran atacarle.

La tía de Florencia, Rosa Ledesma, que logró ver a su pariente herida antes de que llegara la ambulancia para llevársela, declaró a un periódico local:
"Lo único que pedía era agua. Le puse agua en la boca pero al poco tiempo me di cuenta de que ya no se movía y ahí creo que ya estaba muerta. Descansa en paz Florencia Ledesma. La vida nos llevó por distintos lados pero hoy te recuerdo como la excelente persona que eras. No puedo creer que haya sucedido algo así cuando tenías un futuro tan grande por delante y objetivos por alcanzar. Mi más sincero pésame a tus seres queridos".
Anoche no estaba claro si los perros eran vagabundos o tenían un dueño que ha sido identificado.

La policía estaba utilizando drones en la zona donde se produjo el ataque para intentar localizar a los animales, que al parecer siguen sueltos.

La víctima hacía footing todas las tardes como parte de una rutina de mantenimiento de la forma física porque tenía la intención de unirse a su hermano en el cuerpo de policía y quería estar en plena forma para aprobar sus exámenes físicos.

Eligió el descampado en el que fue atacada porque se sentía más segura que en las calles cercanas a su casa, donde había habido un atraco reciente, según los informes locales.