Traducido por el equipo de Sott.net

RT habla con Ross Coulthart, autor de un nuevo libro, "In Plain Sight" (A plena vista), que registra una serie de misteriosos avistamientos de ovnis en todo el mundo, y detalla los extraordinarios esfuerzos de las autoridades para negarlos o encubrirlos.
Ross Coulthar In Plain Sight UFOs aliens
© HarperCollins; Getty Images / KTSDESIGN / SCIENCE PHOTO LIBRARY
"In Plain Sight: Una investigación sobre los ovnis y la ciencia imposible" de Ross Coulthar

En los últimos 12 meses se ha producido una explosión de iniciativas relacionadas con los ovnis
, como la formación de la Coalición Internacional para la Investigación Extraterrestre y el lanzamiento del Proyecto Galileo. Y también el informe pionero del Pentágono, en el que admitía que había incidentes de fenómenos aéreos no identificados (FANI) que no se podían explicar.

Sin embargo, un nuevo libro, "In Plain Sight", del galardonado periodista de investigación Ross Coulthart podría ser uno de los avances más interesantes hasta la fecha. Coulthart no tiene ninguna reputación que mantener en la comunidad ovni, pero desde hace tiempo tiene el deseo de abordar la gran pregunta: ¿estamos realmente solos?

"Siempre me ha intrigado el tema, sobre todo porque es un tabú. En el periodismo, hay un verdadero estigma", dice.
"Recuerdo que los editores me decían: 'Ross, no hacemos historias de ovnis'. Hice muchas historias relacionadas con la seguridad nacional y la inteligencia de defensa. He pasado gran parte de los últimos treinta y tantos años cubriendo guerras, actos terroristas y todas las miserias del mundo. Y muchos de esos contactos [que hice]... cuando les pregunté por los ovnis, no lo descartaron [es decir, la idea de que existieran]".
Nacido en Nueva Zelanda, Coulthart quedó fascinado por el incidente de 1978 en el que un cámara captó imágenes de un objeto que volaba junto a un avión sobre la ciudad de Kaikoura, en la Isla Sur del país. Semanas después, las autoridades lo atribuyeron al planeta Venus o a un reflejo de los barcos de pesca.

"Como era un chico de 16 años, me pareció plausible, así que no le di mucha importancia", admitió. Pero, en la universidad, Coulthart consiguió su primera primicia al localizar a los implicados, que le aseguraron que lo que vieron era un objeto sólido.


En la década de los 90, ya se había establecido como periodista y trabajaba en el programa de investigación de la televisión australiana "Four Corners". Tras un día de rodaje en una base aérea, el equipo fue invitado por su anfitrión a tomar una copa en el bar del lugar. Recordó Coulthart: "Después de un rato, se inclinó hacia delante y dijo, '¿puedo hacerle una pregunta? ¿Por qué los medios de comunicación no hacen nunca reportajes sobre ovnis?'".

"Admito libremente que me reí, y le dije: 'Porque son patrañas'. Y él dijo: 'No, no lo son'. Me gustaría poder decir quién era este tipo; era un oficial muy, muy alto, una de las personas más altas en nuestro ejército en ese momento".

Limitado por los parámetros de los medios de comunicación convencionales, aún consiguió convencer a sus jefes de que hicieran un reportaje sobre el FANI en 2011, pero solo fue porque le habían enviado a Londres para entrevistar a una estrella del rock que canceló y se quedaron con un hueco que llenar.

Coulthart indagó en los informes de un avistamiento en 1980 cerca de la base de la fuerza aérea RAF Bentwaters y localizó al coronel Charles Halt, que afirmaba haber visto un objeto volador. Recordó: "Le dimos media hora de emisión y se volvió loco. El público estaba muy interesado y, lo que es más importante, lo que nos dejó boquiabiertos fue la cantidad de personas que llamaron y ofrecieron información".

"Se pusieron en contacto conmigo desde toda Australia, diciendo que habían visto un objeto similar. Estaban asombrados de que los medios de comunicación informaran por fin de esta historia. Lo bueno para ellos era que no lo ridiculizábamos: estábamos tratando el tema con respeto".

"In Plain Sight" contiene un análisis detallado de muchos avistamientos, incluido el favorito de Coulthart, el de un hombre sentado en una tumbona en un cine al aire libre en el desierto del sur de Australia cuando apareció una nave cilíndrica. El sujeto afirmó que podía ver la luz dentro de las ventanas.

Coulthart se embarcó en el libro después de hacerse autónomo y liberarse de los grilletes de los editores despectivos, y dice que la reciente admisión del Pentágono de que hay algo ahí fuera ha sido un acontecimiento realmente positivo.

Lo explica: "Hay una sola línea que se repite como un loro por cualquier nación de los Cinco Ojos [Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia]. Si se pregunta si los ovnis son reales, no responden a la pregunta. Dicen que no hay ningún problema de seguridad nacional con los FANI y que no suponen una amenaza para la seguridad de los vuelos. Pero, en julio de este año, todo eso cambió radicalmente".

"Cualquiera puede leer ese informe. Dice muy, muy claramente que los ovnis son una amenaza para la seguridad de los vuelos y que son una posible amenaza para la seguridad nacional. Es un cambio completo. Nadie en el Pentágono explica por qué han hecho esto, pero creo (y me lo han dicho) que es porque se dan cuenta de que el juego ha terminado. Al final tienen que confesar lo que saben".

En su libro, Coulthart profundiza en la relación entre los ovnis y las instalaciones nucleares. "In Plain Sight" comienza con la historia de 1991 de una mujer llamada Annie Farinaccio, que había estado en una fiesta en una base estadounidense en el remoto Cabo Noroeste de Australia. Dos policías se ofrecieron a llevarla de vuelta a la ciudad y nunca ha olvidado lo que vio mientras conducían.

Según Coulthart, "Annie estaba sentada petrificada. Miró a través del parabrisas y gritó, ya que había una gigantesca nave triangular con luces flotando justo encima mientras conducían a 100 km/h por esta carretera".

"En un abrir y cerrar de ojos, se puso a 300 metros y luego bajó al lado izquierdo del coche. En ese momento, ella estaba suplicando [a la policía] que la dejara en la ciudad, y entonces salta a 300 metros instantáneamente de nuevo y baja al lado derecho del coche".

La base albergaba transmisores de muy baja frecuencia que, en caso de guerra, enviarían señales a los submarinos nucleares estadounidenses. Annie recibió la visita de funcionarios estadounidenses, que la llevaron a la base y le dijeron que había visto un globo meteorológico, aunque la nave no se parecía en nada a uno.

El libro recoge otro incidente, en Rusia, en el que las armas de un silo nuclear se armaron misteriosamente, listas para ser lanzadas, sin que los oficiales hicieran nada al respecto.

Según Coulthart, "el pánico se apoderó de ellos. La inteligencia parecía estar demostrando que, sean cuales sean sus sistemas de seguridad, pueden ser vulnerados. Si se trata de algún tipo de inteligencia, parece estar enviando un mensaje, parece estar expresando algo sobre el uso o el potencial mal uso de las armas nucleares".

En el libro también aparece la historia del profesor Andrew Greenwood, de Clayton South, un suburbio de Melbourne. Junto con sus alumnos de secundaria, vio aparecer un disco metálico en un cielo sin nubes.

Greenwood habló con los medios de comunicación locales antes de ser silenciado. Según Coulthart, "aquí es donde las cosas se ponen muy siniestras". Dos semanas después del incidente, le llaman a la puerta de su domicilio particular. Ahí, en el umbral, hay un hombre vestido de uniforme, un oficial de alto rango, y el otro caballero es un funcionario de algún tipo, quizás un oficial de policía o de inteligencia, más probablemente".

"Andrew sigue enfadado por lo que hicieron. Le amenazaron rotundamente y le dijeron: 'Si hablas más de lo que viste, nos aseguraremos de que pierdas tu trabajo; diremos que bebías mientras eras profesor'. Andrew no tiene ninguna razón para mentir sobre esto y, lo que es más importante, lo que dice que vio está respaldado por 167 testigos, todos en el registro, en el último recuento. Es realmente el caso más extraordinario".

Coulthart ha extraído más revelaciones, incluyendo sugerencias de naves no humanas recuperadas. Las fuentes afirman que EE.UU. y Rusia tienen cada uno instalaciones en las que se almacenan, pero Coulthart dice que es generalmente escéptico sobre tales afirmaciones sin haber visto pruebas. "Ese es el mayor problema que tengo. Los gobiernos no tienen la más mínima esperanza a la hora de guardar secretos y yo habría pensado que si el gobierno de Estados Unidos estuviera guardando esos secretos, ya se habrían filtrado, y no ha sido así", dijo. "Pero, cuando miras en los archivos del gobierno de Estados Unidos... por eso llamé a mi libro 'In Plain Sight', las pruebas están ahí, a la vista. Hay archivos de la CIA que muestran que estaba trabajando con el Departamento de Defensa de EE.UU. para recuperar lo que los documentos denominan "platillos volantes" de Nepal y Afganistán".

Junto con el libro, Coulthart ha producido un documental sobre ovnis, y ha recibido un alentador nivel de apoyo por sus colegas de los medios de comunicación y el público. "La respuesta ha sido alucinante. Nunca en mi carrera había tenido una respuesta como la que he tenido con este tema", explicó Coulthart. "Ha sido abrumador. Estoy agotado todos los días: me levanto y hay literalmente entre 300 y 500 correos electrónicos, gente contándome sus avistamientos, gente ofreciéndome información. Es como si hubiéramos abierto una herida y toda la realidad se estuviera derramando".


El objetivo principal del libro, sin embargo, es disipar la niebla. Según Coulthart, es casi como si algunos sectores de los medios de comunicación no quisieran admitir que se han dormido al volante.

Y continúa: "Los medios de comunicación están fallando aquí. Están encerrados en el paradigma que, absurdamente, la CIA y la Fuerza Aérea de EE.UU. les animaron a seguir en la década de 1960".

"La CIA decidió suprimir las historias de ovnis, no sé por qué, pero se afirma que fue porque les preocupaba que la gente que informaba sobre ovnis se interpusiera en el camino de la gente que proporcionaba la alerta temprana de un ICBM [misil balístico intercontinental] ruso que cayera en Estados Unidos. Es un argumento absurdo que querían evitar que la gente saturara los teléfonos del NORAD [el Mando de Defensa Aeroespacial de América del Norte] con avistamientos. Es simplemente ridículo".

Para ser un hombre hábil con las palabras, Coulthart concluye describiendo este complejo tema de forma adecuadamente sucinta. Aunque hasta ahora no ha podido averiguar todo lo que saben los gobiernos y las agencias de seguridad sobre los ovnis, tiene claro por qué el tema ha sido juzgado como un pasatiempo de tontos. "Nos han manipulado", dijo. "Nos han engañado".
Sobre el autor

Chris Sweeney es un autor y columnista que ha escrito para periódicos como The Times, Daily Express, The Sun y Daily Record, además de varias revistas de venta internacional. Sígalo en Twitter @Writes_Sweeney