Esta especie, que se hizo popular con la saga de Harry Potter, ha sido avistada por primera vez en España. "Es algo insólito", aseguran los expertos.
Arctic owl that has arrived in Asturias, on November 14 in Gozón.
© .Juan Villar Sordo/SEO Birdlife
Búho ártico que ha llegado a Asturias, el 14 de noviembre en Gozón.
En los últimos días, la costa asturiana, acostumbrada a recibir turistas de todo el mundo, ha tenido unos visitantes de lo más pecualiares. Dos búhos nivales, una especie que nunca había pisado España, se han podido ver desde el sábado en varias localidades de la costa asturiana. El miércoles pudo verse una hembra volando en las localidades de Luanco y Moniello, mientras que el sábado llegó otro ejemplar a Cabo de Peñas, el punto situado más al norte de Asturias. El domingo, este ejemplar, en esta ocasión un macho, se desplazó hasta la playa de Verdicio, situada en el concejo de Gozón, donde permaneció todo el día.


Precisamente a este municipio asturiano han llegado decenas de aficionados españoles a la ornitología para poder estar cerca de este extraño fenómeno zoológico. Los turistas se amontonaban en el lugar del avistamiento con sus cámaras al hombro para tratar de captar un momento histórico: la llegada a Asturias de un animal propio del Círculo Polar Ártico que nunca antes había pisado suelo español.

Eso sí, la semana pasada pudo verse otro ejemplar, este sí el primero de España, en la localidad cántabra de La Virgen del Mar. Fue encontrado en una playa y, aunque una persona lo capturó para que fuera atendido por profesionales, terminó muriendo al día siguiente al estar desnutrido y deshidratado en extremo. Los de Gozón, sin embargo, parecen estar más sanos que su congénere.

"Algo insólito"

Los ornitólogos españoles se encuentran asombrados por este avistamiento. "Es algo insólito", aseguraba uno de ellos a La Nueva España. Estos expertos trabajan con dos hipótesis, que estos búhos procedan de la costa canadiense y se hayan visto desviados a la Península por las inclemencias meteorológicas que hayan podido padecer en un vuelo migratorio por el océano Atlántico o que permanecieran en un barco procedente del mismo océano y que desembarcara en Asturias. Esta es la forma en la que han llegado a otros países europeos como Islandia, Irlanda o Escocia.

"Es rarísimo que vengan por aquí, su hábitat natural está en la tundra ártica", confesaba otro ornitólogo a El Comercio. "Se paran a descansar y prosiguen su viaje. Es lo que se llama un viaje asistido", explica. "Mucha gente esperó a que regresase (al lugar donde le habían visto), aunque los que estudiamos sus comportamientos, sabemos que es imprevisible saber su ruta actual. Hay gente rastreando la zona de Peñas y Verdicio. Se mira en los tejados, especialmente, porque durante el día es posible que esté descansando", concluye.

En el municipio asturiano no se ha puesto en marcha ningún dispositivo para tratar de capturarlo, ya que según los expertos "no es recomendable". A pesar de que este tipo de aves rapaces no son animales "asustadizos", lo cierto es que se encuentran alejados de su hábitat natural, que es la tundra ártica, por lo que en cualquier momento podría huir y no volver nunca.

El búho de Harry Potter

Los búhos nivales son conocidos mundialmente gracias a la gran popularidad que les dio su aparición a lo largo de toda la saga del mago: Hedwig, la lechuza compañera de Harry Potter, realmente era un ejemplar de esta especie. Este búho es un animal inofensivo, cuya esperanza de vida está entorno a los diez años. Se trata de animales silenciosos y por ello suelen pasar desapercibidos.

Sin embargo, su llegada a España ha armado mucho revuelo en la comunidad ornitóloga. Jorge Suárez, alcalde del municipio de Gozón, lo avistó durante su corta estancia en Cabo de Peñas: "Estaba paseando con mi mujer y vimos un ave posada muy tranquila. Estábamos lejos, pero nos pareció de una gran belleza y le hicimos una foto". Al no ser un entendido del tema, el alcalde no era consciente de lo que estaba viendo ni tampoco de la expectación que iba a desatar.