Traducido por el equipo de Sott.net

La desventura de un pingüino de la Antártida le ha llevado a vadear hasta la orilla a casi 3.000 kilómetros de su hogar.
An Adélie penguin – native to Antarctica – has been found 3,000km from home on a New Zealand beach.
© Allanah Purdie/Department of Conservation
Un pingüino Adelia, originario de la Antártida, ha sido encontrado a 3.000 km de su casa en una playa de Nueva Zelanda.
El pingüino Adelia, originario de la Antártida, llegó a la costa de Nueva Zelanda el miércoles.

El extraño visitante fue visto por el residente Harry Singh, justo al sur de Christchurch, en Birdlings Flat, en la Isla Sur. Un vídeo grabado por Singh muestra al pingüino deambulando por la playa.


"No noté ninguna lesión física, pero estaba cansado y hambriento", dijo Singh a NBC News a través de Facebook Messenger el viernes.

El último avistamiento de un pingüino de Adelia fue en 1993 y ésta es sólo la tercera vez que uno de estos pájaros llega a las costas de Nueva Zelanda, según una enciclopedia en línea sobre las aves neozelandesas, que dice que uno fue encontrado muerto en 1962 y un pingüino de Adelia vivo se habría encontrado en 1993.

Lea la noticia completa en inglés aquí