Traducido por el equipo de Sott.net

Sun Ng, contratista jubilado de Hong Kong, viajó a Illinois para celebrar el primer cumpleaños de su única nieta. Se contagió de covid y estuvo a punto de morir en un hospital del área de Chicago. Se agotaron todas las demás opciones, pero el hospital se negó a dar al Sr. Ng un medicamento genérico aprobado por la FDA con un extraordinario historial de seguridad que un médico creía que podía salvarle la vida.
Sun Ng
© Man Kwan Ng
Sun Ng en el Hospital Edward de Napierville (Illinois), donde los funcionarios se negaron, hasta que lo ordenó un tribunal, a administrar ivermectina para salvar la vida de covid.
Finalmente, un juez hizo la pregunta correcta sobre la ivermectina.

"¿Cuál es el inconveniente?"

Dicho de otro modo: Si un hombre se está muriendo de covid en una UCI y se ha probado todo lo demás, ¿por qué no ordenar al hospital que le dé un medicamento seguro y en última instancia?

El Hospital Edward, situado cerca de Chicago, ofreció tres argumentos por los que Sun Ng, de setenta y un años, no debía recibir ivermectina:
  • Podría tener efectos secundarios.
  • Ordenar la ivermectina violaría sus políticas.
  • Forzar la cuestión sería una extralimitación judicial "extraordinaria".
En cada uno de los argumentos, el juez del Tribunal de Circuito del Condado de DuPage, Paul Fullerton, discrepó firmemente. El 5 de noviembre, en una decisión que es un modelo de toma de decisiones racional en una era irracional, dijo en una audiencia de Zoom:
"No puedo pensar en una situación más extraordinaria que cuando estamos hablando de la vida de un hombre. No estoy obligando a este hospital a hacer nada más que a apartarse. Sólo estoy pidiendo o, no pidiendo, estoy ordenando a través del poder del Tribunal que se permita al Dr. Bain tener los privilegios de emergencia y administrar esta medicina".
Sun Ng, granddaughter
© Man Kwan Ng
Sun Ng, de 63 años, viajó desde Hong Kong para la celebración del primer cumpleaños de su nieta Kaylie el 17 de septiembre.
El hospital finalmente se hizo a un lado. El Dr. Alan Bain, internista, administró un tratamiento de cinco días de 24 miligramos de ivermectina, del 8 al 12 de noviembre. Ng, que había venido desde Hong Kong con su mujer, Ying, para celebrar el cumpleaños de su nieta, pudo respirar sin respirador en cinco días; de hecho, él mismo se quitó la endotraqueal. Salió de la UCI el martes 16 de noviembre y, aunque confuso y débil, el domingo respiró sin oxígeno suplementario en una planta normal del hospital.

El Dr. Bain, que administró el fármaco en dos casos judiciales anteriores después de que los hospitales se negaran a ello, dijo:
"Cada día después de la ivermectina, hubo una mejora acelerada y estable. Tres veces hemos demostrado algo. Hay una señal de beneficio para los pacientes ventilados".
Los notables progresos de Ng contrastan con los repetidos intentos de Edward-Elmhurst Health, el sistema de gestión del hospital, de frustrar el uso de la ivermectina. Consiguió que se desestimara la orden inicial del tribunal del 1 de noviembre alegando que Ng estaba mejor de salud de lo que afirmaba su demanda (no lo estaba). Luego desafió la orden del 5 de noviembre, diciendo que el Dr. Bain no estaba vacunado (una prueba negativa resolvió la cuestión).

Además, una vez finalizado el tratamiento de Ng, el sistema hospitalario notificó que recurriría la orden ya ejecutada. Lo hizo a pesar de que Sun Ng parecía haberse beneficiado enormemente.

La mejora del paciente, o su estado en general, no parecía importar.

Al principio, el hospital argumentó en contra de la intervención del tribunal, diciendo que "el Sr. Ng no está en fase terminal en este momento". Pero se vio obligado a admitir que durante días había estado al borde de la muerte después de que la única hija de Ng, Man Kwan Ng, hablara con un médico del hospital el 3 de noviembre, y tomara copiosas notas que fueron presentadas al tribunal.

El médico le dijo a la Dra. Ng, doctorada en ingeniería mecánica, que "llevaba muchos, muchos días en el mismo estado... gravemente enfermo", según una declaración jurada del tribunal. Una enfermera, entretanto, sugirió a la Dra. Ng que "dejara todos estos cuidados agresivos y dejara que [su padre] muriera de forma natural".

El médico del hospital estimó que "alguien en su estado que esté conectado a un respirador de esa manera tiene un 10 o 15 por ciento de posibilidades de sobrevivir", relató el juez en su decisión.

Esa sombría predicción no era una opción para la esposa de Ng, de cuarenta años, ni para la hija que lucha en su nombre. "Le queremos mucho", dijo la Dra. Ng en los documentos judiciales. "Él es nuestro mundo... No puedo renunciar a él, aunque los demandados lo hayan hecho".

El mejor momento del juez puede haber sido cuando echó por tierra el mito más evidente sobre la ivermectina: que no es segura, a pesar de que décadas de uso demuestran lo contrario. Señalando que todos los medicamentos tienen efectos secundarios, el juez Fullerton enumeró los efectos de la ivermectina en un sitio web del gobierno. Dijo:
"(N)úmero uno, generalmente bien tolerada; número dos, mareos; número tres, prurito; número cuatro, náuseas/diarrea. Estos son los efectos secundarios para la dosis que se pide que se administre. Los riesgos de estos efectos secundarios son tan mínimos que la situación actual del Sr. Ng supera ese riesgo por cien".
El Dr. Alan Bain, habiendo prestado el debido juramento, declara y dice lo siguiente:
List my name..
Por si aún no había dejado clara su postura, el juez abordó entonces la declaración de un médico del hospital que, según el juez, "testificó que el riesgo es que no hay ningún beneficio".

Por el contrario, el juez dijo: "El posible beneficio que ve este Tribunal es ayudar a salvar la vida del Sr. Ng con este medicamento".

Ralph Lorigo es un abogado de Buffalo, Nueva York, que representó a Ng y ha recibido consultas en nombre de otros cincuenta pacientes desde septiembre. Dijo que el caso de Ng ha sido, con mucho, el más costoso hasta ahora, con tres decisiones, cuatro comparecencias ante el tribunal y ahora una apelación que es ciertamente discutible. Dijo:
"Es una serie de circunstancias terribles que la gente tenga que contratar a un abogado para salvar la vida de un ser querido. Eso es un crimen".
La primavera pasada, Lorigo se enfrentó a otro hospital del sistema de salud Edward-Elmhurst en un caso igualmente largo para conseguir ivermectina para Nurije Fype, de sesenta y ocho años. Su caso inspiró a la Dra. Ng a presentar la demanda, y con razón.

Desareda Fype, que fue una firme defensora de su madre, me envió un mensaje de texto la semana pasada:
"¡Mamá está taaaan bien, gracias a Dios! Han pasado cuatro meses y medio. Mamá está en casa desde el hospital y cada día está más fuerte".
En una entrevista realizada el domingo, la Dra. Ng dijo que su padre aún no está fuera de peligro. Pero la ivermectina marcó una clara diferencia, dijo. Antes de que le dieran la medicación, todos los intentos de desconectar a su padre, aunque fuera brevemente, del respirador, fracasaron. Al cabo de ocho horas con la medicación, pudo someterse a una prueba de respiración de una hora. "Soy positiva", me dijo cuando le pregunté si acreditaba la ivermectina.

Aunque el Dr. Bain conocía bien la capacidad de la ivermectina para combatir el virus de la covid en las primeras fases de la infección, incluso él se sorprendió al descubrir su eficacia en las últimas fases.
"Apaga el fuego de la tormenta inflamatoria y también ayuda a reducir la progresión de la rigidez pulmonar, también conocida como fibrosis pulmonar. Esa es la belleza de este fármaco. No digo que sea una cura. Simplemente es increíble".
Sobre la autora:

Los reportajes de Mary Beth Pfeiffer y su libro más reciente, LYME: The First Epidemic of Climate Change, la llevaron a la Covid-19. Ambas enfermedades han sido negadas y mal gestionadas en un sistema sanitario corrupto. LYME acaba de salir a la venta en edición de bolsillo.