Traducido por el equipo de Sott.net

Un gran pensador. Un verdadero creyente. Un intrépido explorador de los rincones más oscuros de la mente humana. El hombre que concibió la ecuación literaria más famosa del mundo: Crimen y castigo. Ciento cuarenta años después de su muerte, Fiódor Dostoievski sigue siendo una fuente de gran orgullo nacional en Rusia y un imán para los bibliófilos de todo el mundo.
Fyodor Dostoyevsky
© Unknown
Fyodor Dostoyevsky
Vasili Rozanov, uno de los filósofos rusos más influyentes del siglo XX, escribió en 1912:
"Dostoievski es un jinete en el desierto con un carcaj de flechas. La sangre gotea donde su flecha impacta. Dostoievski vive en nosotros. Su música nunca morirá".
He aquí los cinco rasgos principales de la personalidad de Fiódor Dostoievski que lo hicieron tan grande.

1. Psicólogo

Dostoievski (1821-1881) exploró la psique humana tan a fondo como Cristóbal Colón exploró las Américas. Se le considera el primero que consiguió llegar a lo más profundo de la atribulada alma rusa.

Las novelas de Dostoievski están pobladas de personajes llenos de angustia y miseria. El funcionamiento de la mente humana intrigó a Dostoievski durante toda su vida. Cada una de sus obras maestras, como Los hermanos Karamazov, Crimen y castigo, El idiota, Los endemoniados y El jugador, es básicamente un curso de introducción a la psicología.

Sus personajes, en general, están emocionalmente rotos y mentalmente magullados. Sufren de culpa (Rodion Raskolnikov) y de ansiedad (Dmitri Karamazov), de celos (Parfyon Rogozhin) y de codicia (Ganya Ivolgin), de bondad y de baja autoestima (Príncipe Myshkin), y de falta de amor (Sonechka Marmeladova). Y sin embargo, están dispuestos a atravesar un infierno emocional en su búsqueda de la libertad moral y la justicia cósmica.

"¿Qué es el infierno? Yo sostengo que es el sufrimiento de no poder amar", escribió Dostoievski en Los hermanos Karamazov, su última novela. El escritor más importante utilizó las debilidades de sus personajes para explicar la naturaleza metafísica del mundo, al igual que Isaac Newton utilizó las matemáticas para explicar el movimiento y la gravedad.

"Si quieres conquistar el mundo entero, conquístate a ti mismo", afirmaba Dostoievski en 'Los endemoniados'. Definitivamente, lo hizo.

2. Profeta

En su ensayo escrito en 1906, el poeta y pensador ruso Dimitri Merezhkovsky aclamó a Dostoievski como "profeta de la revolución rusa". El problema es que las novelas de Dostoievski están impregnadas de capas y capas de significado, por lo que los lectores a veces necesitan distanciarse de sus obras para que las profecías se revelen.

Las personas con imaginación a menudo pueden prever el futuro y, sin embargo, nadie es profeta en su propia tierra, según la Biblia. Aunque Dostoievski nunca se tomó a sí mismo por un profeta, consiguió encapsular los problemas cruciales de su tiempo y trazar la trayectoria de la vida de las personas y su evolución.

Alexander Solzhenitsyn, tras releer Crimen y Castigo en 1947, concluyó:
"Su capacidad es sorprendente. Sin buscar la escala cósmica y las masas humanas de Guerra y Paz [de Tolstoi], Dostoievski toma sólo una cantidad minúscula de un material vital (la vida de varias personas en un lapso de varios días) y crea un libro de gran importancia y poder".
El protagonista de Crimen y castigo es un nuevo tipo de persona, poseída por ideas nihilistas. Rodion Raskolnikov se permite derramar "sangre según la conciencia". Más tarde, un grupo de revolucionarios rusos responderá al escandaloso lema de Raskolnikov, cometiendo actos de terror "según su conciencia".

Con una clarividencia digna de Sigmund Freud, Dostoievski se adentró en los entresijos de los códigos morales, las costumbres sociales y las tradiciones culturales que atraviesan las generaciones. Su poema "El Gran Inquisidor" (incluido en Los hermanos Karamazov) es una anticipación de cómo un estado ideológico se apropia de todos los derechos morales, privando a la persona de libertad y justicia. Este sistema político se puso en práctica en el siglo XX, con un gran coste y en varios estados totalitarios.

En Los endemoniados (una novela sobre la tentación diabólica de renovar el mundo, sobre la posesión demoníaca por parte de las fuerzas del mal y la destrucción), Dostoievski predijo la propagación del nihilismo, el caos y el odio. Dostoievski predijo:
"Cada miembro de la sociedad comprueba e informa sobre los demás... Todos pertenecen a todos y todo a todos. Todos son esclavos, y son iguales en su esclavitud. En casos extremos, la calumnia y el asesinato y, sobre todo, la igualdad".

"Sólo lo necesario es necesario", en adelante ese es el lema de todo el mundo... Los esclavos deben tener gobernantes. Obediencia completa, impersonalidad completa".

"El entusiasmo de la juventud actual es tan puro y brillante como en nuestra época. Sólo ha ocurrido una cosa: ¡un cambio de objetivos, la sustitución de una belleza por otra! Todo el malentendido radica simplemente en la cuestión de qué es más bello: ¿Shakespeare o un par de botas, Rafael o el petróleo?".
3. Influyente

La lista es larga y sigue creciendo. Dostoievski fue influyente en el verdadero sentido de la palabra. Sus palabras llegan directamente al corazón de la gente a través de los siglos y de las fronteras culturales. Su poderosa voz mezclaba la miseria y la pasión, el suicidio y el amor, la tragedia y el sacrificio.

D.H. Lawrence, Virginia Woolf y William Faulkner estaban asombrados de la capacidad de Dostoievski para cautivar, hipnotizar y leer las mentes. Según James Joyce, Dostoievski "creó la prosa moderna y la intensificó hasta el punto actual". Franz Kafka, admirador de Los hermanos Karamazov, llamó a Dostoievski su "pariente de sangre". Ernest Hemingway citó al autor de El idiota como una de sus principales influencias:
"En Dostoievski había cosas increíbles y no creíbles, pero algunas tan ciertas que te cambiaban al leerlas".
Tras leer Memorias del subsuelo y Recuerdos de la casa de los muertos, Friedrich Nietzsche describió a Dostoievski como el "único psicólogo del que tengo algo que aprender". El aclamado pensador y filósofo ruso Lev Shestov llegó a la conclusión de que Dostoievski y Nietzsche comparten una peculiar similitud de espíritu y, por tanto, Dostoievski y Nietzsche "pueden, sin exagerar, ser llamados hermanos, incluso gemelos".

Dostoievski, que luchaba a diario contra sus demonios interiores, estaba condenado al diván del psiquiatra y nada menos que Sigmund Freud psicoanalizó al escritor ruso en su famoso ensayo "Dostoievski y el parricidio", publicado en 1928 como introducción a una colección alemana de materiales sobre Los hermanos Karamazov. Freud no sería Freud si no se hubiera centrado en el complejo de Edipo de Dostoievski y sus relaciones con su padre, sus ataques epilépticos, sus opiniones religiosas y una adicción al juego de 10 años.

4. Existencialista

Haciéndose eco de las ideas del pionero filósofo danés Soren Kierkegaard, que situaba a la persona sola y solitaria en el centro de su filosofía, Dostoievski descubrió la verdadera persona interior. "Las desgracias dejan una cierta huella de orgullo en el carácter, a menos que este sea finalmente roto por ellas", creía Kierkegaard. "El hombre es infeliz porque no sabe que es feliz, sólo por eso", replicó Dostoievski. Dostoievski y Kierkegaard nunca se encontraron y no se conocían.

En 1863, Dostoievski escribió la que parecía ser la primera novela existencialista, Memorias del subsuelo, cuyo narrador estableció su tono sorprendentemente nervioso en el párrafo inicial. "Soy una persona enferma... Soy una persona malvada. Soy una persona poco atractiva". El principal filólogo ruso del siglo XX, Mijaíl Bajtín, llamó a esta forma de discurso dostoievskiana "palabra con vacío".

Es una milhoja literaria: una confesión de un antiguo funcionario de San Petersburgo y un relato filosófico sobre la esencia de la vida humana; un cuento trágico sobre la naturaleza de nuestros deseos y un drama sobre la relación enfermiza entre la razón y la inacción. El "hombre del subsuelo", sin nombre ni apellido, discute con sus adversarios imaginarios y reales y reflexiona sobre las razones de las acciones humanas, el progreso y la civilización. Paranoico, patológico, patético, pobre, es un solitario que teme ser descubierto.

El núcleo ideológico de Memorias del subsuelo es la disputa del protagonista con las teorías científicas más famosas de mediados del siglo XIX y la idea fundamental de Dostoievski sobre la necesidad de la fe cristiana y la abnegación.

La novela corta de Dostoievski no obtuvo el reconocimiento mundial hasta mediados del siglo XX: resultó ser una obertura del existencialismo, mientras que su hombre del subterráneo se convirtió en el padrino literario de personajes emblemáticos de Sartre, Camus y otros autores europeos, así como de cineastas.

5. Creyente

Dostoievski fue un hombre de contrastes, cuyas ideas se adelantaron evidentemente a los acontecimientos. Era un hombre profundamente religioso, cristiano ortodoxo, que invocaba el nombre de Dios en sus obras con la misma frecuencia que otros mencionan su apellido. El escritor describió a Jesús como "el ideal del hombre en la carne", pero su actitud ante la religión y la fe experimentó un notable cambio.

Algunos historiadores afirman que en su juventud, Dostoievski estaba más interesado en las ideas socialistas que en la religión, mientras que otros afirman que fue fervientemente religioso desde la infancia. Una cosa es cierta: Dostoievski estuvo profundamente conmovido por su experiencia en la cárcel.

En 1849, el escritor fue arrestado por su participación en el Círculo Petrashevsky, un grupo de intelectuales radicales de San Petersburgo que criticaban el sistema sociopolítico del Imperio ruso y discutían formas de cambiarlo. En 1850, Dostoyevski, de 28 años (que para entonces ya había publicado dos novelas, Pobres gentes y El doble), fue condenado a muerte junto con otros 20 miembros del movimiento juvenil. En un extraño giro del destino, la sentencia fue conmutada en el último momento. La mitigación de la pena supuso una gran conmoción y se convirtió en un recuerdo para toda la vida que Dostoievski nunca olvidaría.

El escritor pasó cuatro años de trabajos forzados en una prisión siberiana, tras los cuales fue enviado como soldado raso al 7º batallón de línea del Cuerpo de Ejército de Siberia. Esta dramática experiencia ayudó a Dostoievski a comprender el verdadero valor de la vida humana. Le quedó claro que toda persona, en cualquier momento, tiembla en realidad al borde de la eternidad.

Resumiendo en Los endemoniados, escribió en una de sus cartas:
"La inmortalidad del alma y Dios son una misma idea. Ya necesito a Dios porque es el único ser que puede ser amado para siempre".