Ómicron se difunde paulatinamente por el mundo y el Ministerio de Sanidad español ya ha confirmado once casos de la nueva variante en territorio nacional, dos no vinculados a viajes internacionales. Tras el pánico inicial desatado cuando Sudáfrica comunicó la detección de esta versión del coronavirus, los expertos ven ahora "indicios" de que esta puede ser "más contagiosa", pero creen que los síntomas causados son "menos graves".
omicron
© NIAID/CC POR 2.0
Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (verde) fuertemente infectada con partículas del virus SARS-COV-2 (amarillo), aislada de una muestra de un paciente. Imagen capturada en el Centro de Investigación Integrada (IRF) del NIAID en Fort Detrick, Maryland. 2 de abril de 2020
Así lo ha comunicado el director ejecutivo de la farmacéutica Pfizer, Albert Bourla, que ha asegurado este martes que los síntomas causados por la variante ómicron del coronavirus parecen más leves que los provocados por otras variantes. No obstante, ha advertido de que se transmite más rápido.


Comentario: Como es completamente normal en la evolución de cualquier virus que adquiere facilidad de transmisión entre sus huéspedes, pierde letalidad.


"No creo que sea una buena noticia tener algo que se contagie velozmente", ha afirmado Bourla en un foro organizado por el diario The Wall Street Journal, antes de subrayar: "Que se transmita rápido significa que estará en miles de millones de personas y que puede que venga otra mutación. Nadie quiere eso".

En la misma línea se ha manifestado el principal epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, que ha asegurado que hay "indicios" de que la variante ómicron podría causar una enfermedad "menos grave" de la COVID, según los datos preliminares de los que dispone.

Aun así, Fauci se ha mostrado cauto durante la rueda de prensa del grupo de trabajo contra la pandemia del Gobierno de EE UU y ha insistido en que no habrá datos más definitivos hasta, por lo menos, dentro de "un par de semanas".


Comentario: Esto suena sospechosamente igual al famoso "solo dos semanas para aplanar la curva"


"Parece que los casos que estamos viendo no tienen un perfil grave de la enfermedad. De hecho, podrían, y reitero ese 'podrían', indicar menor gravedad, como muestra la proporción de hospitalizaciones frente a los nuevos casos", ha explicado Fauci, que, además de apoyarse en los datos salidos de EE UU, ha hecho referencia a los de Sudáfrica.

Datos de Sudáfrica

Respecto a la gravedad de la enfermedad, investigadores sudafricanos ya publicaron hace unos días datos preliminares y urgentes al respecto. En su estudio detallaban cómo, en esta nueva ola, la detección de la infección por coronavirus se produjo cuando el paciente acudió al hospital por otros motivos y no por los síntomas de la COVID.


Además, registraron una disminución con respecto a olas anteriores en la cantidad de enfermos de COVID que necesitaron oxígeno: tan solo el 30% y algunos por causas diferentes al coronavirus. Asimismo, constataron la reducción de la duración de la estancia hospitalaria, que pasó de 8,5 días a 2,8.

A pesar de estos indicios esperanzadores, los expertos llaman a ser prudentes a la hora de extraer conclusiones sobre la gravedad en vista de esta experiencia y reclaman más tiempo.

Además, alertaron sobre la mayor transmisibilidad de esta variante. Esta detección "fortuita" de casos en pacientes adultos y el "aumento de los ingresos entre niños de 0 a 9 años" reflejan una "tasa de transmisión mayor" respecto a olas precedentes.


Comentario: También indica que la tasa de contagios es aún mayor, ya que los síntomas leves no podrían se suficientes como para acudir a un hospital.


Dudas sobre las reinfecciones

Además, algunos estudios han indicado que haber padecido anteriormente un contagio por otra variante del coronavirus podría no proteger frente a ómicron. "Hay un estudio de Sudáfrica, que ha mostrado que hay una mayor propensión a reinfectarse entre la gente que previamente se ha contagiado con beta o delta", ha señalado Fauci.
"Hay una mayor propensión a reinfectarse entre la gente que previamente se ha contagiado con beta o delta"
En este sentido ya se pronunció hace unos días la profesora Anne von Gottberg, vicepresidenta del Grupo Asesor Técnico sobre la Evolución del SARS-CoV-2 de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Apuntó que la infección previa por coronavirus podría no proteger contra la nueva variante ómicron, al contrario de lo que sí ocurría con delta.

"Creemos que esa infección previa no proporciona protección contra la infección debida a ómicron. Sin embargo, es de esperar que les proporcione protección contra el ingreso en el hospital y la muerte. Eso es bastante importante, porque la infección previa solía proteger contra delta y ahora con ómicron no parece ser el caso", ha comentado en rueda de prensa este martes.