Traducido por el equipo de Sott.net

Asesinato por desnutrición: La madre vegana es declarada culpable cuando el niño murió tras ser alimentado con una dieta de sólo frutas y verduras crudas.
Sheila O'Leary vegan murder child malnutrition
© WINK
Sheila O'Leary, de 39 años, fue condenada el martes por un jurado de Cape Coral (Florida) tras un juicio de una semana de duración
Una madre vegana ha sido declarada culpable de asesinato por la muerte de su hijo de 18 meses, que pesaba sólo 17 libras cuando murió en 2019 después de una corta vida alimentado sólo con frutas, verduras y leche materna.

Sheila O'Leary, de 39 años, fue declarada culpable por un jurado de Cape Coral (Florida) el martes tras un juicio de una semana de duración. Ahora se enfrenta a una vida entre rejas y será sentenciada el 25 de julio. Su hijo Ezra murió en 2019 por complicaciones causadas por la desnutrición.

Los médicos descubrieron que no se había alimentado durante una semana cuando murió en septiembre de 2019.

Ryan and Sheila O'Leary vegan manslaughter
Sheila y su marido, que también ha sido acusado de asesinato y está a la espera de juicio, llamaron al 911 después de que Ezra dejara de respirar.

Los paramédicos declararon muerto al niño en el lugar de los hechos. También examinaron a los tres hijos mayores de la pareja.

La pareja fue acusada en diciembre de 2019 después de que se revelara la causa de la muerte de Ezra.

Nunca se han publicado fotografías que muestren en qué estado se encontraba el niño cuando murió. Pero los fiscales en el juicio de Sheila describieron a un niño demacrado que lloraba constantemente.

"Ella eligió ignorar sus gritos. Ella no necesitaba una báscula para ver sus huesos".

"No necesitaba una báscula para oír su grito", dijo la ayudante del fiscal del Estado, Sara Miller.

La pareja también tenía un niño de tres y otro de cinco años que estaban gravemente desnutridos. Tenían la piel amarilla y uno de ellos sufría una higiene dental tan deficiente que sus dientes estaban negros.

Sheila también tiene una hija de 11 años de una relación anterior y su salud era considerablemente mejor que la de los otros niños.

La policía cree que se debe al hecho de que la niña visitaba a su padre en otro estado con regularidad, y allí recibía una dieta adecuada.

Los tres niños fueron alimentados con una dieta que consistía principalmente en mangos, plátanos, aguacates y rambutanes. No está claro si alguna vez vieron a un médico. Ezra nació en casa y nunca había ido al médico.

Según la policía, el día que murió, el niño había sido amamantando cuando empezó a luchar por respirar.

En lugar de pedir ayuda, sus padres dicen que se fueron a dormir. Cuando se despertaron, había dejado de respirar por completo.