La iniciativa "debe concienciar sobre el momento delicado que vivimos y la necesidad de que todos los ciudadanos contribuyan con su acción individual".
Calle España
© Isabel Infantes / www.globallookpress.com
Una calle de Madrid el 2 de agosto de 2022 tras aprobarse el plan de ahorro energético por el Gobierno de España.
El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) del Ministerio para la Transición Ecológica de España, prepara una campaña de concienciación de ahorro energético inspirada en una iniciativa similar lanzada durante la crisis petrolera de la década de 1970, informa el Diario.

"Ayudándote a ahorrar energía, nos ayudamos todos. Tu energía es la de todos", son algunos de los mensajes de la nueva campaña, que se lanzará en medio de la crisis energética que atraviesa la Unión Europea. Una agencia de publicidad se encargará del diseño, estrategia, asesoría, creatividad y estudio de resultados para la iniciativa.

La campaña está destinada a sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de ahorrar energía e introducir medidas de eficiencia energética en todos los ámbitos y rutinas del día a día. "Debe concienciar sobre el momento delicado que vivimos y la necesidad de que todos los ciudadanos contribuyan con su acción individual".


¿Cuándo comenzará a difundirse?

El objetivo de la iniciativa es reducir en lo posible el consumo de hidrocarburos. Entre sus premisas está la de acelerar la transición energética para fortalecer la autonomía estratégica del país y fomentar la reducción del consumo de energía, dando prioridad a mensajes que induzcan a un cambio de comportamiento.

Se prevé que la campaña empiece a difundirse en los medios de comunicación a finales de año o el primer trimestre de 2023. El proyecto se puso en marcha a finales de junio y es previo al acuerdo de la Unión Europea por el que España se comprometió a reducir un 7 % su consumo de gas entre agosto y marzo de 2023, frente al 15 % que pretendía Bruselas.


Según elDiario, la actual crisis energética por la que atraviesa el bloque comunitario tiene sus raíces en la operación militar de Rusia en Ucrania. Aunque en otra parte 'escondida' de su artículo, señala que la campaña de concientización de ahorro energético fue aprobada por el Consejo de Ministros español en febrero, "ya antes del inicio" del operativo militar ruso.
  • Los políticos y la prensa occidental culpan a Moscú de utilizar la energía "como un arma" para "chantajear" a Bruselas. Sin embargo, la crisis energética en la Unión Europea se hizo evidente ya en la primera mitad del 2021, cuando las naciones del bloque agotaron sus reservas de gas después de una temporada de invierno relativamente fría y los precios se dispararon.
  • La situación empeoró con la imposición de sanciones antirrusas por el operativo militar en Ucrania. Rusia respondió exigiendo pagos en rublos por sus envíos de gas a Europa.
  • Además, el 22 de febrero pasado el Gobierno alemán ordenó detener el proceso de certificación del gasoducto Nord Stream 2, que conecta a Rusia y Alemania a través del fondo del mar Báltico. Su construcción terminó en septiembre del 2021 pese a los rechazos de EE.UU., Ucrania y otros países, aunque la infraestructura no llegó a operar por motivos políticos.
  • La tubería permitiría aumentar las capacidades de entrega del Nord Stream 1 y duplicaría el suministro de gas natural ruso hacia territorio alemán. Sin embargo, Berlín se opone rotundamente a la puesta en funcionamiento del nuevo gasoducto, argumentando que esta acción equivaldría a "levantar una bandera blanca en Alemania y Europa" ante Moscú.
  • Rusia afirma que la crisis energética se debe a los "malos cálculos" de la UE, que apostó por las energías renovables que no dieron los resultados esperados pese a sus gigantescas inversiones. Lamenta que los políticos occidentales no reconozcan sus "errores", y en su lugar, prefieren "demonizar" al país euroasiático.
  • La petrolera saudita Saudi Aramco señaló que la actual situación en el mercado energético europeo empezó a sentirse antes de la pandemia del covid-19, debido a la falta de inversión en los proyectos de hidrocarburos ante las presiones de la política de energías renovables, así como por el proceso de transición energética "a menudo caótico y disruptivo".