Traducido por el equipo de Sott.net

La Organización Mundial de la Salud comenzó a trabajar en una vacuna contra la fertilidad en la década de 1970, en respuesta a la percepción de sobrepoblación. Durante 20 años, el Grupo de Trabajo de la OMS sobre Vacunas para la Regulación de la Fertilidad trabajó pensando en el control de la población.
Depopulation

Despoblación mediante vacunación forzosa: la solución a las emisiones cero de carbono.
En 1993, la OMS anunció finalmente que se había creado con éxito una vacuna anticonceptiva para ayudar a la "planificación familiar". La vacuna contra la fertilidad utiliza hCG conjugada (unida químicamente) al toxoide tetánico, utilizado en la vacuna contra el tétanos. Como resultado, la mujer desarrollará anticuerpos tanto contra el tétanos como contra la hCG.

La HCG es la primera señal que indica al cuerpo de la mujer que está embarazada. En respuesta a esta señal, sus ovarios producen progesterona, que mantiene el embarazo hasta el final. La combinación de la hCG con el toxoide tetánico hace que esta hormona crucial para el embarazo sea atacada y destruida por el propio sistema inmunitario de la mujer.

En 1995, la Liga de Mujeres Católicas de Filipinas consiguió una orden judicial para detener un programa del tétanos de UNICEF que utilizaba una vacuna antitetánica mezclada con hCG. Tres millones de mujeres de entre 12 y 45 años ya habían sido vacunadas en ese momento. También se habían encontrado vacunas con hCG en al menos otros cuatro países.

También en 1995, el gobierno de Kenia lanzó una campaña de la OMS contra el tétanos con el pretexto de erradicar el tétanos neonatal. Una investigación descubrió que la vacuna administrada a niñas y mujeres, de entre 15 y 49 años, contenía hCG, y las pruebas sugieren que se trataba de un programa de control de la población intencionado.

"Infertilidad: Una agenda diabólica", es el cuarto documental relacionado con las vacunas del Dr. Andrew Wakefield. Cuenta la historia de un programa de vacunas para la infertilidad llevado a cabo deliberadamente en mujeres africanas, sin su conocimiento o consentimiento.

Aunque durante años se ha tachado de teoría conspirativa, hay pruebas convincentes que demuestran que, de hecho, ocurrió, y no hay nada que impida que vuelva a ocurrir.

La historia de fondo

Como se explica en la película, la Organización Mundial de la Salud comenzó a trabajar en una vacuna contra la fertilidad, dirigida por el Dr. G.P. Talwar en Nueva Delhi, India, en la década de 1970, "en respuesta a la superpoblación percibida". Durante 20 años, el Grupo de Trabajo de la OMS sobre Vacunas para la Regulación de la Fertilidad trabajó pensando en el control de la población.

En 1993, la OMS anunció finalmente que se había creado con éxito una vacuna anticonceptiva para ayudar a la "planificación familiar". El rastro de papel revela que en 1976, los investigadores de la OMS habían logrado conjugar, es decir, combinar o unir, la gonadotropina coriónica humana (hCG) con el toxoide tetánico, utilizado en la vacuna contra el tétanos. Como resultado, cuando se administra a una mujer, esta desarrolla anticuerpos tanto contra el tétanos como contra la hCG.

La hCG es una hormona producida por las células que rodean al embrión en crecimiento. Estas células productoras de hormonas protegen y apoyan el crecimiento embrionario y acaban formando la placenta.

Como se explica en la película, la hCG es la primera señal que indica al cuerpo de la mujer que está embarazada. En respuesta a esta señal, sus ovarios producen una segunda hormona, la progesterona, que mantiene el embarazo hasta el final.

La combinación de la hCG con el toxoide tetánico hace que esta hormona crucial para el embarazo sea atacada y destruida por el sistema inmunitario, ya que ahora se percibe erróneamente como un patógeno invasor. Como la hCG es destruida, la progesterona nunca se produce y, por lo tanto, el embarazo no se puede mantener.

Por lo tanto, si ya estás embarazada al tomar este brebaje de brujas, es probable que se produzca un aborto espontáneo, y si no estás ya embarazada, no podrás quedarte embarazada, ya que esta hormona crucial para el embarazo está siendo atacada constantemente por tu sistema inmunológico. Las dosis repetidas prolongan estos efectos, haciéndote efectivamente estéril.

La OMS lleva décadas en el negocio de la despoblación

Como se detalla en un artículo de Investigación Científica publicado en 2017, "las publicaciones de la OMS muestran un propósito de largo alcance para reducir el crecimiento de la población en los inestables 'países menos desarrollados'".

En otras palabras, la política de largo alcance de la OMS ha sido apoyar la despoblación en los países del tercer mundo, y han estudiado durante décadas estrategias de despoblación en India, Bangladesh, Pakistán, Nigeria, México, Indonesia, Brasil, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía y Colombia.

Una cosa es crear una vacuna contra la fertilidad para quienes realmente no quieren tener hijos, y otra muy distinta es utilizar el engaño para atraer a las niñas y jóvenes para que la tomen. Resulta que la OMS no deja de utilizar el engaño y las artimañas para acabar con la fertilidad de las poblaciones que considera indignas de reproducirse.

El gran engaño

Las figuras centrales de la película son dos ginecólogos kenianos, los doctores Wahome Ngare y el difunto Stephen K. Karanja. Ambos afirman en la película que la infertilidad es actualmente el mayor problema ginecológico de África. En los últimos años, ha habido un aumento significativo de mujeres que pierden sus embarazos y de parejas que no pueden concebir.

"He visto las lágrimas. Pierdes tu identidad. Te mueres por dentro", dice Antoninah Mutinda. Ella lo sabe, porque es una de las mujeres africanas cuya fertilidad se ha visto misteriosamente afectada. Después de su tercer aborto, se sometió a una prueba y descubrió que tenía anticuerpos anti-hCG extremadamente altos. Ahora sospecha que la vacuna contra el tétanos que se le administró puede ser la culpable.

La vacuna antifertilidad se puso en marcha a mediados de los años 90, pero a pesar del apoyo de los dirigentes kenianos y de los "grupos de élite", no fue muy popular entre las mujeres kenianas, que estaban preocupadas por el potencial de abuso. Les preocupaba que pudiera disfrazarse de un programa normal de vacunas contra el tétanos.

Sus preocupaciones eran válidas porque, como resulta, esto ya había sucedido. En 1995, la Liga de Mujeres Católicas de Filipinas obtuvo una orden judicial para detener un programa del tétanos de UNICEF que utilizaba una vacuna antitetánica mezclada con hCG. Tres millones de mujeres de entre 12 y 45 años ya habían sido vacunadas en ese momento. También se habían encontrado vacunas anti-hCG en al menos otros cuatro países.

Sin dejarse intimidar por la mala prensa, en ese mismo año, 1995, el gobierno keniano lanzó una campaña de la OMS contra el tétanos con el pretexto de erradicar el tétanos neonatal. Sin embargo, había indicios de que algo iba mal, porque ya era una práctica habitual vacunar a las mujeres embarazadas contra el tétanos. Ahora, la OMS insistía en que las mujeres que no estaban embarazadas también necesitaban la vacuna, en caso de que se quedaran embarazadas.

Karanja se enteró de las engañosas campañas antifertilidad en otros países durante una conferencia médica en 1995, y sospechó inmediatamente de la campaña del tétanos en su propio país. Convenció a los dirigentes de la iglesia católica (uno de los mayores proveedores de atención sanitaria de Kenia) para comprobar la vacuna antitetánica que se estaba administrando y asegurarse de que no había juego sucio.

Sin explicación alguna, la OMS abandonó repentinamente la campaña. Por desgracia, 19 años después, en 2013, volvieron. A todas las niñas y mujeres, de 15 a 49 años, se les indicó que se vacunaran con una serie de cinco inyecciones, con seis meses de diferencia. Resulta que este es el calendario exacto que se requiere para que la vacuna antifertilidad produzca esterilidad. La prevención habitual del tétanos sólo requiere una inyección cada cinco o diez años, y en ningún caso se necesitarían cinco de ellas.

Las vacunas dan positivo en la prueba de anti-hCG

La Iglesia católica decidió probar las vacunas, y recogió tres viales de muestra directamente de las clínicas durante la campaña de 2014. Las muestras fueron enviadas a tres laboratorios independientes para su análisis. Como se temía, encontraron hCG en ellas. A continuación, se recogieron otros seis viales, que fueron analizados por seis laboratorios independientes. Esta vez, se encontró que la mitad contenía hCG.

En ese momento, la Iglesia Católica lo publicó, instando a las niñas y mujeres a no cumplir con la campaña de vacunación. En un esfuerzo por resolver la disputa, se formó un comité de investigación, compuesto por tres representantes seleccionados por los obispos católicos y tres funcionarios del gobierno.

Se acordó que se volverían a analizar los nueve viales ya recogidos, junto con 52 muestras de un distribuidor que vende la vacuna del tétanos al gobierno keniano. Esta vez se eligió un tipo de prueba más precisa, la cromatografía líquida de alto rendimiento (HPLC).

El Dr. Nicholas Muraguri, director de los servicios médicos del gobierno keniano, contrató a agriQ Quest para realizar estas pruebas. Sin embargo, les instó a que analizaran las muestras proporcionadas directamente por él, en lugar de los frascos previamente acordados. AgriQ Quest decidió analizar ambos lotes.

Los viales que dieron positivo para la hCG utilizando el ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA), siguieron dando positivo utilizando el HPLC, pero ninguna de las muestras proporcionadas por Muraguri dio positivo.

Una década de encubrimiento

Sorprendentemente, el gobierno exigió entonces a agriQ Quest que "modificara su informe para indicar que su administración era segura". Cuando agriQ Quest se negó, el gobierno, la OMS y UNICEF respondieron lanzando un ataque público, acusando a la Iglesia Católica de "vender información errónea".

Y, dado que las únicas muestras que contenían hCG fueron las proporcionadas por la Iglesia, el gobierno les acusó de manipular los viales en un esfuerzo por socavar la confianza en la vacuna.

Un giro añadido es que los viales que dieron positivo tenían los mismos números de lote que los viales que dieron negativo. Sólo más tarde agriQ Quest descubrió que estos viales negativos tenían etiquetas falsas. No eran, de hecho, de los mismos lotes que los que dieron positivo. Ni siquiera estaban hechos por el mismo fabricante.

AgriQ Quest también afirma que puede probar que las muestras positivas no fueron manipuladas, porque no dieron positivo en hCG en general. La prueba muestra claramente que la hCG estaba conjugada con el toxoide tetánico, y esto no puede ocurrir simplemente añadiendo hCG a un vial de vacuna antitetánica.

La conjugación — el enlace químico o la unión — de la hCG con el toxoide tetánico sólo puede ocurrir durante el proceso de fabricación. Esta es la prueba evidente que demuestra que la campaña de la vacuna del tétanos neonatal era una tapadera para una campaña de control de la población.

Muraguri también mintió cuando afirmó que el gobierno keniano sólo tenía un proveedor de vacunas antitetánicas. Resulta que había dos. Biological E. Limited proporcionó una vacuna antitetánica normal, mientras que los lotes positivos a la hCG procedían del Serum Institute of India, el mismo país en el que se había llevado a cabo la mayor parte de la investigación antifertilidad de la OMS.
Imaginar que hay un sistema en alguna parte, que algunas personas en alguna parte están detrás de mi incapacidad para llevar el embarazo a término, ¡es una agenda diabólica! (Antoninah Mutinda).
Tanto Ngare como Karanja pagaron un alto precio por su vigilancia. La junta médica les llamó la atención para tomar medidas disciplinarias. A Karanja se le impuso una orden de silencio, y desde 2014 no se le permitió hablar públicamente sobre las vacunas en Kenia. Rompió esa orden de mordaza para esta película. El 29 de abril de 2021, Karanja murió, supuestamente por una infección de covid.

Una agenda verdaderamente diabólica

Hablando en nombre de millones de mujeres como ella, Mutinda, que lleva años luchando contra la infertilidad, dice:
"Imaginar que hay un sistema en alguna parte, que algunas personas en alguna parte están detrás de mi incapacidad para llevar el embarazo a término, ¡es una agenda diabólica!".
Antes de su prematura muerte, Karanja compartió un mensaje con el mundo, a través de los realizadores de esta película:
"Cuando acaben con África, vendrán a por ti".