Traducido por el equipo de Sott.net

Más del 95% del elamita lineal podía ser descifrado.
Bull-Headed Vessel
© Foto cortesía del Museo Metropolitano de Arte
Esta vasija con cabeza de toro procede de Susa y data de hace unos 4.000 años. El elamita lineal se utilizaba en la misma época y lugar.
Un misterioso sistema de escritura antiguo llamado elamita lineal, utilizado entre 2300 a.C. y 1800 a.C. en lo que hoy es el sur de Irán, podría haber sido finalmente descifrado, aunque algunos expertos son escépticos sobre los hallazgos. Además, no está claro si todos los artefactos utilizados para descifrar los escritos fueron adquiridos legalmente.

Sólo se conservan unos 40 ejemplos conocidos de elamita lineal, lo que hace que la escritura sea difícil de descifrar, pero los investigadores afirman haber logrado en gran medida ese objetivo, según un artículo publicado en julio en la revista Zeitschrift für Assyriologie und Vorderasiatische Archäologie (Revista de Asiriología y Arqueología de Oriente Próximo). La clave de su desciframiento fue el análisis de ocho inscripciones en vasos de plata.

Otros equipos de investigación ya habían descifrado diferentes inscripciones lineales elamitas, y los autores del nuevo estudio se basaron en este trabajo anterior comparando el sistema de escritura de las ocho inscripciones lineales elamitas con textos cuneiformes (una escritura ya descifrada utilizada en lo que hoy es Oriente Medio) que datan aproximadamente del mismo periodo de tiempo y que probablemente contienen los nombres de los mismos gobernantes y sus títulos y utilizan algunas de las mismas frases para describir a los gobernantes.

El equipo determinó el significado de muchos otros signos adicionales, escribió el equipo. Sin embargo, alrededor del 3,7% de los signos lineales elamitas siguen siendo indescifrables. Hay más de 300 signos lineales elamitas que representan diferentes sonidos, como un signo en forma de media luna que suena como "pa", escribió el equipo en el documento.

El equipo tradujo un breve texto en el artículo que dice (en la traducción): "Puzur-Sušinak, rey de Awan, Insušinak [una deidad] lo ama". El texto añade que quien se rebela contra Puzur-Sušinak debe "ser destruido". El equipo escribió que en el futuro se publicarán más traducciones de textos completos.

El autor correspondiente del equipo, François Desset, arqueólogo de la Universidad de Teherán y del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) francés, declinó hacer comentarios sobre el trabajo del equipo.

Live Science también se puso en contacto con otras fuentes ajenas a la investigación para conocer su opinión sobre el trabajo. La mayoría se negó a hacer comentarios o no respondió a tiempo para su publicación. Sin embargo, Jacob Dahl, profesor de asiriología de la Universidad de Oxford, dijo que no está seguro de que el equipo haya logrado un desciframiento exitoso.

Dahl trabaja en otra escritura llamada "proto-elamita", y no está de acuerdo con una afirmación que el equipo hizo en el artículo de que el proto-elamita y el elamita lineal tienen una estrecha relación. Además, le preocupa que el equipo haya utilizado en su análisis inscripciones encontradas en el yacimiento arqueológico de la Edad de Bronce de Konar Sandal (cerca de Jiroft, una ciudad de Irán); estas inscripciones tienen rasgos sospechosos, que podrían indicar una falsificación, dijo Dahl. Aunque los artefactos de Konar Sandal no son una de las ocho inscripciones nuevas que fueron fundamentales para el desciframiento, el hecho de que se utilizaran plantea dudas sobre el desciframiento, señaló Dahl.

Linear Elamite
© Shim Harno via Alamy Stock Photo
El nombre Kutik-Inshushinak escrito en elamita lineal. Entre el 2240 y el 2220 a.C., Kutik-Inshushinak fue rey de Elam y el último de la dinastía Awan.
¿De dónde proceden las inscripciones?

Los expertos no saben exactamente de dónde proceden las ocho inscripciones lineales elamitas. Siete se encuentran en la colección de un coleccionista llamado Houshang Mahboubian, mientras que la otra está en la colección de Martin Schøyen, un empresario y coleccionista noruego. La colección de Schøyen cuenta con personal que ayuda a supervisar la colección y colabora regularmente con los estudiosos.

La inscripción propiedad de Schøyen y cientos de otros artefactos de la colección de Schøyen fueron confiscados por la policía noruega el 24 de agosto de 2021. Un informe publicado por el Museo de Historia Cultural de Oslo en marzo afirmaba que Schøyen "no aportó la documentación de la salida legal de Irán y las pruebas, por lo demás, indican un saqueo moderno, contrabando y comercio ilícito", y recomendaba que se consultara a las autoridades de Irán sobre qué hacer con el artefacto elamita lineal.

En julio, la colección Schøyen publicó una declaración en la que criticaba el informe, afirmando que al menos uno de los autores del estudio tenía una fuerte predisposición contra Schøyen y calificando de "completamente infundada" la idea de que el artefacto con la inscripción lineal elamita había sido contrabandeado recientemente. La colección cree que la inscripción lineal elamita procede de la antigua ciudad de Susa, en Irán.

Cato Schiøtz, abogado del bufete Glittertind, con sede en Oslo, que representa a Schøyen, dijo en una declaración a Live Science que "durante más de 40 años que he ejercido como abogado, he leído un enorme número de informes. Nunca he visto un [informe] tan vergonzosamente débil como éste". Un portavoz de la colección dijo a Live Science que el artefacto elamita lineal está actualmente incautado pero "fue incautado erróneamente y se espera que sea devuelto".

Mientras tanto, el origen de los artefactos de la colección Mahboubian no está precisamente claro, escribió el equipo en el nuevo artículo. En un artículo de 2018 publicado en Iran: Journal of the British Institute of Persian Studies, Desset dijo en el documento que Mahboubian le dijo que los artefactos fueron desenterrados en excavaciones dirigidas por su padre, Benjamin Abol Ghassem Mahboubian, en 1922 y 1924 en las ciudades de Kam-Firouz y Beyza en Irán. Mahboubian proporcionó las coordenadas que se publicaron en el artículo.

Live Science examinó las coordenadas en Google Earth y descubrió que, hoy en día, la ciudad de Kam-Firouz cubre parcialmente un sitio, mientras que la ciudad de Beyza cubre completamente el otro. En el artículo de 2018, Desset escribió que Mahboubian le dijo que los artefactos fueron exportados a Europa antes de 1970.

Un análisis metalúrgico y químico realizado en los artefactos de la colección de Mahboubian no encontró evidencia de falsificación, este análisis se reportó en 2018 en Iran: Journal of the British Institute of Persian Studies. La pátina de los artefactos (una película que se forma en un artefacto cuando se expone a ciertos ambientes o sustancias durante largos períodos de tiempo) indica que los objetos fueron enterrados en el suelo, algo que sugiere que son auténticos. Además, el proceso de fabricación de los artefactos y la proporción de plata con respecto a otros metales indican su autenticidad. Los hallazgos apuntan "a artefactos antiguos y no a ingeniosas falsificaciones modernas", escribió el equipo técnico en el artículo.

Los miembros del equipo técnico declinaron hacer comentarios o no respondieron en el momento de la publicación.

En la década de 1980, Mahboubian y parte de su colección formaron parte de una serie de juicios que atrajeron la atención de los medios de comunicación. En 1987, fue condenado por contratar a unos ladrones para robar parte de su colección y así poder cobrar el dinero del seguro. Esta condena fue anulada en 1989, y se ordenó un nuevo juicio por dos de los cargos. El nuevo juicio no se celebró y se retiraron los cargos. En una declaración en su sitio web, Mahboubian dijo que los cargos contra él estaban motivados por su ascendencia iraní.

Un representante de la colección de Mahboubian no devolvió las solicitudes de comentarios en el momento de la publicación.