Traducido por el equipo de Sott.net

En la película "Batman: El Caballero Oscuro", el prestigioso fiscal del distrito Harvey Dent hace una afirmación que desde entonces se ha entretejido en nuestra cultura popular hasta el punto de que a menudo la oímos citar como si la hubiera dicho algún filósofo antiguo. Señaló: "O mueres como un héroe o vives lo suficiente para verte convertido en el villano".
Cast photo
© screenshot
Reparto de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo
La interpretación más predecible de esto es que hay una línea delgada entre hacer el bien y hacer el mal con las mejores intenciones. La gente puede empezar como héroes y caer rápidamente en la oscuridad en nombre de servir a un "bien mayor". Sin embargo, creo que hay más significado detrás de la cita.

También está la cuestión de la revisión histórica y el hecho de que los héroes de ayer podrían ser considerados los terroristas de mañana, teniendo en cuenta quién se encarga de escribir los libros de historia o de informar sobre las noticias. A veces los héroes se convierten en villanos por sus propios errores, otras veces simplemente se reescriben así.

Por ejemplo, hoy en día escuchamos los constantes lamentos de la izquierda política sobre los "males" de los Padres Fundadores y por qué deberían ser borrados o cancelados de nuestro zeitgeist cultural. Incluso han intentado revisar los propios fundamentos de la historia estadounidense a través de su "Proyecto 1619", ya que afirman que ningún logro estadounidense es válido porque TODO se construyó en torno a la institución de la esclavitud. No mencionan que la esclavitud ha sido una institución en todas las culturas del planeta desde el comienzo de la civilización, pero eso no les importa.

El objetivo del Proyecto 1619 era disminuir o descartar todo lo que es claramente estadounidense, hasta la revolución que fundó nuestra nación. Lo que les importa es la deconstrucción de los héroes, en parte porque si se puede destruir el carácter de un héroe, entonces se puede destruir también lo que representaba en el proceso. Y, si puedes destruir los ideales de una sociedad, es mucho más fácil controlarla.

Cuando la izquierda política trata de socavar el legado de los fundadores, no sólo se dedica a atacar a hombres que ya no pueden defenderse, sino que también intenta sabotear la visión que esos hombres crearon: la visión de una república libre fuera de los dictados del colectivismo y la monarquía (gobierno de las élites).

Obviamente, los Padres Fundadores ya no están vivos, pero hay millones de personas que han continuado su legado durante generaciones y que, de hecho, siguen viviendo para ver cómo sus héroes se convierten en monstruos a través del revisionismo.

Pero la destrucción de los héroes va más allá de la reescritura histórica.

Los izquierdistas también atacan los fundamentos mismos de los arquetipos y mitologías heroicas, atacando las representaciones heroicas en nuestra sociedad. Buscan cambiar la naturaleza del heroísmo secuestrando los pilares culturales y borrando las historias y los personajes más queridos para "reiniciarlos" a la imagen del culto izquierdista. Esto se suele hacer bajo la cobertura de la "diversidad y la equidad" como medio para ocultar la verdadera agenda. Desglosemos las tácticas y los motivos de esta tendencia...

Reescribir a los héroes para que "reflejen nuestra era moderna"

La ideología woke no refleja nuestra era moderna de ninguna manera; en realidad es una versión enmascarada de los viejos modelos sociales del colectivismo y el comunismo, específicamente el marxismo social desplegado por la Revolución Cultural de Mao. La única diferencia es que hoy tenemos sesiones de lucha en línea y las corporaciones están totalmente a bordo del movimiento. Cuando los izquierdistas afirman que están luchando contra el sistema, no tienen ni idea de lo que esto significa realmente.

Los izquierdistas utilizan el argumento de la reflexión todo el tiempo para justificar el destripamiento de las mitologías de los héroes y su sustitución por clones insulsos. Un ejemplo reciente sería el último lanzamiento de Amazon de su serie de precuelas de El Señor de los Anillos. Ya escribí sobre esto hace unos meses en mi artículo "El Señor de los Anillos woke de Amazon es el estertor del contenido de la justicia social". Para resumir, El Señor de los Anillos nuevo está diseñado para difundir un mensaje político y socavar los valores del pasado en lugar de contar una historia orgánica significativa que rinda homenaje a Tolkien. Amazon incluso ha sacado a la venta su Señor de los Anillos woke en el aniversario de la muerte de Tolkien.

A veces la propaganda es sutil, y a veces es un choque de trenes en tu cara.

En concreto, examiné la obsesión de la izquierda política por inyectar su propio marxismo cultural en cada nuevo producto de entretenimiento como medio para saturar el espacio mediático con su ideología. Cuando dicen que quieren rehacer viejas historias y viejos héroes, pero escribiéndolos para "reflejar el mundo de hoy", lo que realmente están haciendo es borrar los ideales y principios del pasado y eliminar la posibilidad de elegir. No quieren que veas el mundo desde diferentes puntos de vista; sólo se te permite verlo desde SU punto de vista. Esto es exactamente lo contrario de una buena narración.

La diversidad como una muleta y un garrote

La diversidad no tiene sentido. No sirve para las representaciones heroicas. La gente se identifica con las acciones, los hechos y los principios, no con el color de la piel. A los izquierdistas de Hollywood no les importa en realidad la diversidad del color de la piel, sólo les importan dos cosas: utilizar a las minorías como muleta para justificar la mala narrativa y las vanas producciones, y utilizar a las minorías como garrote o arma cuando se enfrentan a las críticas.

Es decir, cuando hacen medios de comunicación basura sin imaginación ni esfuerzo, anuncian "tenemos diversidad, sin embargo", y se supone que esto hace que quieras ver sus productos de todos modos, de lo contrario podrías ser "racista". Por extensión, cuando te atreves a criticar el pontificado político y la pésima redacción de sus medios, entonces pueden decir "nuestras historias son fantásticas, sólo que no os gustamos porque contratamos a gente morena". ¿Ves cómo funciona eso? Utilizan a las minorías como escudo, ya sea por su ineptitud o por su mala intención, pero NO les importaría esa gente si no pudieran explotarla.

"Diversidad e inclusión" es la nueva plantación de esclavos que las élites izquierdistas de Hollywood utilizan para cultivar puntos de virtud y préstamos ESG (Gobierno Ambiental, Social y Corporativo). Eso es todo. Si realmente respetaran la idea de presentar héroes diversos, crearían héroes minoritarios originales y los escribirían bien. O bien, elegirían héroes minoritarios de la historia real y evitarían implantar la política actual en esa época.

Los narcisistas no pueden escribir héroes

Hace tiempo que sostengo que la ideología izquierdista tiene sus raíces en la apelación al narcisismo. Todo en ella se basa en el derecho y no en el sacrificio. Se basa en la exigencia de un trato especial en lugar del respeto por los logros y los méritos. Se basa en la equidad de los resultados mientras elimina la igualdad de oportunidades. Una persona que ha abrazado la mentalidad de víctima nunca podrá ser un héroe ni imaginar cómo actuaría un héroe. No tienen ninguna relación con el concepto, porque los narcisistas suelen ser villanos en el mundo real y los villanos tienden a verse a sí mismos como víctimas mientras pasan su tiempo victimizando a otros. ¿Cómo si no pueden justificar las maldades que hacen?

No se permiten héroes conservadores

Mientras nuestro mundo mediático ha sido invadido por ideólogos woke durante años, las representaciones de héroes y villanos se han vuelto totalmente retorcidas. Los héroes actúan de forma egoísta, con ego y arrogancia, y los villanos suelen ser representados como personas incomprendidas que sólo reaccionan ante las transgresiones de la sociedad, o son ridículas exageraciones de los conservadores y activistas de la libertad. Esta tendencia se ha convertido en una epidemia en el cine, la televisión, los videojuegos, los cómics, etc. Sólo en los últimos dos años se ha producido un retroceso masivo contra la agenda, pero hay un largo camino por recorrer antes de que las cosas puedan cambiar a mejor.

Muchas de estas producciones woke fracasan estrepitosamente, pero no les interesa necesariamente el éxito de taquilla o ganar dinero. De nuevo, lo que les importa es la saturación, así como asesinar el arquetipo del héroe abiertamente donde todo el mundo pueda verlo. Quieren destruir a tus héroes delante de ti y reemplazarlos por gente de la vaina woke. Esto es lo que les mueve.

El mayor problema es que la mayoría de los conservadores ignoraron la guerra cultural mientras sólo se centraban en batallas políticas fugaces. Actuaron como si la guerra cultural no importara, y en el proceso casi hemos perdido nuestro país por completo. Las generaciones futuras necesitan ideales y ejemplos heroicos para vivir, tanto entre personas reales como en los medios de comunicación populares. Al ignorar la guerra cultural, los conservadores ignoraron el futuro.

Hay algunas personas que están trabajando para cambiar el rumbo de nuestro país produciendo medios de comunicación originales con un mensaje heroico basado en los fundamentos estadounidenses de libertad, individualismo, autosuficiencia y meritocracia. Yo estoy trabajando para unirme a ellos produciendo mi propio proyecto de novela gráfica basado en un héroe de la supervivencia. Lo mejor que tenemos es Burt Gummer de Tremors. Es genial, pero necesitamos más. Los lectores que estén interesados en el entretenimiento original no woke pueden saber más sobre ese proyecto AQUÍ.

Es importante no subestimar el poder de los medios de comunicación en la cultura. Hay una razón por la que los izquierdistas son tan obsesivos con ella; cambiando a todos nuestros héroes por villanos esperan cambiar nuestros valores y nuestros comportamientos. No sólo están reescribiendo las películas, o los personajes, o los cómics, sino que intentan reescribirnos a nosotros.

La única manera de detener esto es identificar la amenaza, neutralizar la propaganda, y luego traer de vuelta la cultura legítima de los héroes escribiéndola una vez más con nuestras propias manos y nuestros propios actos.