Traducido por el equipo de Sott.net

Más de una docena de cachalotes han muerto y han sido arrastrados a la costa en la isla King, al norte de Tasmania.
One of the dead sperm whales discovered
© Department of Natural Resources and Environment
Uno de los cachalotes muertos descubiertos en las rocas de la costa oeste de la Isla del Rey.
Los cachalotes parecían ser machos jóvenes y estaban muertos cuando se informó del varamiento el lunes por la tarde, dijo el martes el Departamento de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Tasmania.

Hay al menos 14 cadáveres en la costa occidental de la isla.

Biólogos especializados en fauna y flora silvestres y un veterinario están viajando a la isla para investigar, mientras que el personal de los Servicios de Parques y Fauna Silvestre se encuentra en el lugar supervisando la situación.

"Es posible que las ballenas formaran parte de la misma manada de solteros, un grupo de cachalotes machos más jóvenes que se asocian tras abandonar el grupo materno", dijo un portavoz del departamento.


"Se recuerda a los miembros del público que es un delito interferir con la vida silvestre protegida, incluyendo la posesión de partes de una ballena muerta, y se les pide que mantengan su distancia".

El departamento dijo que no es inusual que se vean cachalotes en la zona y que se realizarán estudios aéreos para ver si hay otras ballenas en la zona.

Los surfistas y nadadores también deben evitar la zona inmediata, ya que los cadáveres pueden atraer a los tiburones.

Hace sólo dos años, cientos de ballenas murieron tras quedar varadas en la costa occidental de Tasmania.

Los 470 calderones de aleta larga fueron encontrados varados en los bancos de arena de Macquarie Harbour en septiembre de 2020 en lo que fue el mayor varamiento masivo registrado en Australia.

Tras una semana de esfuerzos de rescate, sólo pudieron salvarse 111 ballenas, por lo que las autoridades tuvieron que deshacerse de más de 350 cadáveres.

Fuente: Australian Associated Press