El secretario general de la organización considera que la política adoptada brinda seguridad y estabilidad a los mercados energéticos.
OPEP OPEC
© Anadolu Agency / Gettyimages.ru
El secretario general de la OPEP, Haitham al-Ghais (a la derecha), y el ministro de Energía de Arabia Saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman Al-Saud (segundo por la izquierda), celebran una rueda de prensa.
"¿Están utilizando la energía como un arma?", le preguntó este miércoles una periodista de la CNBC, Hadley Gamble, al ministro de Energía de Arabia Saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman, en una rueda de prensa en Viena.

"Una pregunta muy provocadora... que me complace responder, Hadley, con una gran respuesta rápida. Muéstrame dónde está el acto de beligerancia. Punto", respondió el príncipe Abdulaziz.

Gamble le preguntó además a Haitham al-Ghais, secretario general de la OPEP, si la organización tiene realmente una política de puertas abiertas para los gobernantes occidentales. El alto funcionario respondió confirmando que esa política persiste. "Estoy esperando que alguien llame a esa puerta", dijo.

De otra parte, negó que la OPEP esté "poniendo en peligro los mercados energéticos", como dicen creer algunos políticos en Occidente. "Estamos proporcionando seguridad y estabilidad a los mercados energéticos", afirmó, y añadió que "todo tiene un precio", incluida esa seguridad.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo Plus (OPEP+) aprobó este miércoles recortar la producción de petróleo en dos millones de barriles diarios tras las recomendaciones de su comité de monitoreo. En respuesta, las autoridades estadounidenses la acusaron de "alinearse" con Rusia. La Casa Blanca declaró en un comunicado que el presidente estadounidense está "decepcionado por esta decisión miope".