Una "autopsia virtual" de los restos momificados de un niño enterrado en una cripta familiar en Austria revela que el niño murió por falta de luz solar, según un nuevo estudio.
child mummy
© Nerlich et al, Frontiers, 2022 CC BY 4.0
La momia infantil, miembro de la aristocracia austriaca, fue encontrada envuelta en un abrigo de seda.
Se cree que se trata de Reichard Wilhelm, hijo primogénito de un conde de Starhemberg, miembro destacado de la aristocracia austriaca, el pequeño vivió durante el Renacimiento(entre los siglos XIV y XVII) y murió cuando sólo tenía entre 10 y 18 meses. Sin embargo, a pesar de su privilegiada educación, un equipo de científicos de Alemania concluyó que sufrió "una deficiencia nutricional extrema y una muerte trágicamente temprana por neumonía", según un comunicado.

Los científicos hicieron el descubrimiento mientras realizaban una tomografía computarizada y una datación por radiocarbono de la momia, que fue encontrada envuelta en un abrigo de seda con capucha y con la mano izquierda sobre el abdomen. Los escáneres mostraron malformaciones en las costillas, signos clásicos de desnutrición, que "apuntan al raquitismo", según el estudio, publicado el 26 de octubre en la revista Frontiers in Medicine.

Conocidas como rosario raquítico, estas malformaciones se producen cuando las protuberancias del hueso de las costillas empiezan a parecerse a las cuentas de un rosario debido a una deficiencia de vitamina D. Los tejidos blandos restantes del niño mostraron que también tenía sobrepeso cuando murió, lo que elimina la posibilidad de que estuviera mal alimentado.

child mummy
© Nerlich et al, Frontiers, 2022CC BY 4.0
Detalle de la momia, con la mano izquierda colocada sobre el abdomen.
"La combinación de obesidad junto con una grave deficiencia de vitaminas sólo puede explicarse por un estado nutricional generalmente 'bueno' junto con una falta casi total de exposición a la luz solar", dijo en el comunicado Andreas Nerlich, autor principal del estudio y patólogo de la Clínica Académica de Múnich-Bogenhausen, en Alemania. "Tenemos que reconsiderar las condiciones de vida de los bebés de la alta aristocracia de las poblaciones anteriores".

Los investigadores encontraron al niño enterrado dentro de un ataúd de madera que resultó ser demasiado pequeño para él, según una deformación de su cráneo. La cripta estaba reservada exclusivamente a los descendientes de los condes de Starhemberg, concretamente a sus primogénitos, que habrían sido titulares, así como a las esposas de los hombres.

La datación por radiocarbono de una muestra de piel sugiere que fue enterrado entre 1550 y 1635, pero los registros del edificio indican que la cripta fue renovada alrededor de 1600, por lo que probablemente fue enterrado después de esa fecha. Según la declaración, era la persona más joven enterrada en la cripta.