El presidente estadounidense afirmó que su Administración redujo "a la mitad la deuda federal en 1,4 billones de dólares". Sin embargo, lejos de descender, esta superó a principios de octubre por primera vez los 31 billones de dólares.
Joe Biden
© Patrick Semansky / AP
Joe Biden durante su discurso en Filadelfia celebrado este sábado.
El presidente de EE.UU., Joe Biden, confundió este sábado la deuda pública con el déficit presupuestario del país. "Literalmente redujimos a la mitad la deuda federal en 1,4 billones de dólares solo este año, y 350.000 millones el año pasado, y [recortaremos] otros 250.000 millones durante la próxima década", aseveró el inquilino de la Casa Blanca durante un discurso de campaña en la ciudad de Filadelfia, en el estado de Pensilvania, junto al exmandatario Barack Obama.

Sus afirmaciones se tratan de una confusión, ya que la deuda nacional bruta del país norteamericano, lejos de bajar, superó a principios de octubre por primera vez los 31 billones de dólares, según los datos del Departamento del Tesoro, mientras que a finales del mismo mes se registró un déficit presupuestario de 1.375 billones de dólares.


Los traspiés de Biden

Las declaraciones y comportamientos de Biden a menudo plantean preguntas al público. Por ejemplo, hace unas semanas aseguró, aparentemente en broma, que entró en el Senado del país "hace 720 años".

Otros momentos del mandatario que han dado que hablar fueron cuando fue captado por las cámaras extendiendo su mano para saludar a personas inexistentes o cuando, a finales de septiembre, se dirigió durante una conferencia en la Casa Blanca a la congresista Jackie Walorski, quien había fallecido el mes anterior en un accidente de tráfico, y preguntó si se encontraba en la sala.

En este contexto, varios legisladores republicanos han expresado su preocupación sobre el estado mental del presidente.