Traducido por el equipo de Sott.net

afghan image
© iStock/Rebecca Zisser/Insider
Durante los últimos meses de la República Islámica de Afganistán, mientras los talibanes avanzaban hacia la capital, el gobierno electo se esforzaba por asegurar a sus patrocinadores estadounidenses que podrían mantener el control. Sin embargo, al mismo tiempo, los contrabandistas sacaban ilegalmente del país cientos de millones de dólares en efectivo y oro con la ayuda de funcionarios del gobierno afgano, según documentos internos del gobierno y exfuncionarios afganos.

La oficina de Ashraf Ghani, el presidente afgano respaldado por Estados Unidos, había sido informado del problema, según fuentes internas. Pero no hizo nada para impedirlo.

Los documentos reunidos por el ya desaparecido gobierno afgano y obtenidos por Insider muestran que 59,7 millones de dólares en efectivo y oro salieron de Afganistán hacia Uzbekistán a través del puerto de Hairatan durante los tres primeros meses de 2021, mientras EE.UU. contemplaba la retirada de sus fuerzas y los talibanes se preparaban para la ofensiva de primavera que finalmente derrocó a Kabul. Durante un periodo de 13 meses, de mayo de 2019 a mayo de 2020, el total ascendió a la asombrosa cifra de 824 millones de dólares.

Aunque los transportistas no declararon el dinero a los funcionarios afganos al salir del país, los agentes de aduanas uzbekos al otro lado de la frontera sí registraron el efectivo y el oro en formularios de aduanas escritos a mano. Esos registros fueron obtenidos por funcionarios anticorrupción afganos como parte de una investigación sobre contrabando de dinero, y constituyen la base de un severo informe que documenta un río de dinero en efectivo que fluye fuera de la empobrecida nación.

Gran parte del dinero, según muestran los formularios aduaneros uzbekos, tenía como destino los Emiratos Árabes Unidos, adonde huirían altos funcionarios afganos cuando su gobierno se derrumbara ese mismo año.

Oro y dinero en efectivo equivalentes al 4% del PIB de Afganistán pasaron de contrabando a través de un paso fronterizo

Situado en un río con un solo cruce por puente, Hairatan es el puerto aduanero de mayor volumen de Afganistán. Insider obtuvo 457 páginas de registros aduaneros que muestran que más de 824 millones de dólares en efectivo y oro cruzaron ilegalmente la frontera allí durante la segunda mitad de 2019 y la primera mitad de 2020, — aproximadamente el cuatro por ciento del PIB de Afganistán y más que la cantidad total de ayuda humanitaria que el gobierno de Estados Unidos estaba proporcionando al país cada año. A principios de 2021, cuando la nueva administración estadounidense evaluaba un plan de retirada acelerado, pasaban entre 500.000 y 1 millón de dólares cada día, según muestran los documentos.

El contrabando burlaba las leyes afganas que exigen a los viajeros declarar dinero en efectivo u oro por valor de 10.000 dólares o más y una estricta prohibición de exportar 20.000 dólares o más. Los formularios aduaneros uzbekos no especifican a quién pertenecía el dinero ni cómo lo obtuvieron los contrabandistas, pero una fuga de capital tan grande e ilícita fuera del país era una de las muchas señales de advertencia de que la supervivencia del gobierno afgano podía estar en peligro.

Los documentos acusan a Mirza Mohammad Katawazai, antiguo vicepresidente del Parlamento afgano, de dirigir la red de contrabando con la ayuda de una red de funcionarios de los servicios de inteligencia afganos, guardias fronterizos y funcionarios portuarios. (Katawazai ha negado anteriores acusaciones de vínculos con el contrabando.) También acusan a Ata Mohammad Noor, exgobernador de la provincia de Balkh, donde se encuentra Hairatan, de proporcionar seguridad a los contrabandistas y lanzar amenazas a la posible competencia. Los documentos identifican a los dos hombres como parte de la red de contrabando de 2021; no alegan quién estaba detrás de los 824 millones de dólares contrabandeados en 2019 y 2020.

Noor no respondió inmediatamente a una solicitud de respuesta realizada a través de su antiguo portavoz; Katawazai no respondió inmediatamente a un mensaje enviado a través de su página de Facebook.

Presidente afgano Ashraf Ghani ha fracasado en la lucha contra el contrabando, según fuentes internas

La investigación sobre la red de contrabando fue dirigida por un funcionario afgano que facilitó a Insider correos electrónicos contemporáneos, notas de reuniones, material de investigación que incluía entrevistas y vídeos, así como informes adicionales sobre corrupción recopilados en el marco de sus funciones oficiales. El investigador declaró a Insider que pusieron los registros en conocimiento de la administración del presidente afgano Ashraf Ghani, pero que los resultados languidecieron en la mesa del presidente durante meses. Finalmente, según el investigador, compartieron los documentos con la embajada de Estados Unidos y diplomáticos europeos con la esperanza de que pudieran incitar a Ghani a tomar medidas contra la corrupción en su propia administración. Pero no fue así. En su lugar, según el investigador, empezaron a recibir amenazas de muerte.

Un alto funcionario de la administración de Ghani dijo a Insider que el expresidente tenía un historial de no actuar contra el contrabando. Aunque el funcionario no tenía conocimiento directo de la investigación Hairatan, dijeron que Ghani pasó por alto un caso diferente de contrabando de dinero en 2020, cuando los contrabandistas fueron sorprendidos tratando de mover millones de dólares a través de una provincia del norte.

"Esperaba que Ghani hiciera de esto un gran escándalo", dijo el funcionario. En cambio, no se presentaron cargos y el dinero se devolvió a los contrabandistas. Esto no podría haber ocurrido, dijo el funcionario, sin la aprobación de Ghani.

GhaniJoe
© Susan Walsh/AP
Presidente afgano Ashraf Ghani • Presidente de Estados Unidos Joe Biden • Junio 2021
Autoridades estadounidenses pasaron los primeros meses de 2021 elogiando públicamente la durabilidad del gobierno de Ghani, que se derrumbaría casi inmediatamente tras la salida de Estados Unidos en agosto. Pero en privado, expresaban su profunda preocupación sobre la corrupción. El 31 de marzo de 2021, diplomáticos de la embajada estadounidense en Kabul se reunieron con una delegación del gobierno afgano que incluía a miembros del equipo que investigaba el contrabando de Hairatan. Según las notas de la reunión obtenidas por Insider, los estadounidenses dijeron a sus homólogos afganos que sólo se podía acabar con la corrupción "si hay voluntad" y expresaron su preocupación por la corrupción "en el círculo íntimo del Presidente".

Mientras tanto, el gobierno de Biden siguió vertiendo miles de millones de dólares en el gobierno de Ghani y habló públicamente de una asociación duradera entre Estados Unidos y Afganistán. Incluso después de que Biden anunciara en abril de 2021 que el ejército estadounidense abandonaría el país en septiembre, el plan oficial de Estados Unidos era seguir financiando al gobierno de Ghani, que ya había gastado 2,3 billones de dólares en la guerra y 145.000 millones en la reconstrucción.

"El presidente decía: 'Ah, estamos trabajando en ello'".


La corrupción que plagaba el gobierno afgano no era ningún secreto. Se menciona repetidamente en el informe final del Grupo de Estudio sobre Afganistán de Estados Unidos y en las investigaciones del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR). Lo que los detalles de la investigación sobre el contrabando de dinero de Hairatan ofrecen es una ventana a la enorme escala de esa corrupción, y a la falta de acción por parte de la persona en Afganistán -Ghani- que estaba en la mejor posición para hacer algo al respecto.

"El presidente decía: 'Ah, estamos trabajando en ello", dijo el investigador, cuya identidad conoce Insider pero cuyo nombre y otros detalles se reservan debido al riesgo permanente de represalias.
"Hacíamos un seguimiento dos o tres veces y no pasaba nada. Estaba claro que no le interesaba. Si el presidente no iba a tomar ninguna medida, no había forma de que pudiéramos ir más allá".
El enorme volumen de fuga de capitales tiene ecos del escándalo del Banco de Kabul de 2010, cuando desaparecieron casi 1.000 millones de dólares y cientos de millones en préstamos fraudulentos a personas al interior del gobierno se desviaron hacia empresas en Dubai. En aquel caso, parte del dinero se sacó como contrabando en bandejas de comida de aerolínea. En cierto modo, la trama Hairatan fue más descarada. Según el investigador, los contrabandistas simplemente empaquetaban el dinero y el oro y lo transportaban a través de la frontera, con la seguridad de que, aunque fueran registrados, las autoridades aduaneras ya habían sido sobornadas.

Un portavoz del Departamento de Estado estadounidense reconoció que "la corrupción endémica en múltiples administraciones afganas" contribuyó a la toma del poder por los talibanes:
"Desde 2002, Estados Unidos ha insistido constantemente ante el gobierno afgano sobre la importancia de combatir la corrupción, planteando con frecuencia estas preocupaciones a los más altos niveles del gobierno afgano."
Se negaron a abordar los pormenores de las acusaciones de contrabando o a comentar si Estados Unidos tenía conocimiento de ellas.
Los abogados estadounidenses de Ghani, Reid Weingarten y Michelle Levin, se negaron a comentar. Algunos detalles de la operación de contrabando de Hairatan, de 2021, fueron reportados previamente por TOLO News.


"Te vamos a eliminar"


Ghani, fue promocionado bastante tiempo por Washington como un socio de confianza para construir un Afganistán democrático e independiente, es un antiguo académico vinculado al Banco Mundial y a Naciones Unidas. Renunció a su ciudadanía estadounidense en 2009 para presentarse a las elecciones, y fue presidente de Afganistán desde 2014 hasta su caída en agosto de 2021. El salario de Ghani era de unos 150.000 dólares al año; un funcionario afgano típico ganaba 2.400 dólares. Cuando los talibanes se acercaban a Kabul, huyó del país en helicóptero con un pequeño grupo de asesores, sorprendiendo a la Casa Blanca de Biden, que esperaba que se quedara y liderara la lucha.

Rumores de que Ghani se marchó con más de 169 millones de dólares en efectivo de las arcas públicas fueron desmentidos posteriormente por el SIGAR, pero persisten los interrogantes sobre la considerable riqueza personal de Ghani y el uso de fondos discrecionales del presupuesto de Afganistán. Hoy, el antiguo presidente reside en Emiratos Árabes Unidos, donde estableció una sede temporal en la suite de lujo de un hotel de 5 estrellas, según el Wall Street Journal.

En otoño de 2020, cuando se corrió la voz de la investigación sobre el contrabando de dinero en las altas esferas del Gobierno de Ghani, el investigador empezó a recibir amenazas anónimas. Algunos de los números de teléfono empezaban con varios ceros, lo que indicaba que las llamadas procedían desde el interior del palacio presidencial. "Ustedes están tocando algo muy serio", decía una de las personas que llamaban. El investigador contó a Insider que les seguían y que, en una ocasión, un hombre les abordó en un café e intentó convencerles de que subieran a su vehículo.

A medida que el investigador seguía reuniendo pruebas, las amenazas se hicieron más extremas. "Si sigues haciendo esto, vamos a acabar contigo", dijo una llamada anónima.

Dos de las fuentes del investigador, que habían presentado denuncias por corrupción, desaparecieron.

Insider no pudo verificar de forma independiente el relato del investigador de haber sido amenazado y acosado.

Taliban
© Zabi Karimi/AP
Talibanes después de tomar el palacio presidencial en Kabul • 15 de agosto de 2021
Tras la implosión del gobierno de Ghani, el investigador decidió abandonar el país con la familia. Insistieron a Insider en que, a pesar de la inacción de Ghani, había mucha gente dentro del antiguo gobierno que quería que las cosas cambiaran.
Ellos dijeron:
"No soy sólo yo. Mucha gente hacía lo correcto. Ellos llevaban seguimiento de la corrupción, presentaban denuncias y me ayudaban a reunir más pruebas. Si no hubiera mucha gente con integridad, no nos habríamos enterado de lo que pasaba."
Sarah Chayes, ex asesora especial del Estado Mayor Conjunto sobre Afganistán y autora de Thieves of State: Why Corruption Threatens Global Security, dijo a Insider que los problemas de corrupción dentro del gobierno afgano se extendían a la vez más allá y antes del presidente Ghani.
"Sí, Ghani sabía que había corrupción de importancia en el poder ejecutivo. Y sí, hizo poco por reducirla. Pero tenía mucho en las manos. Acabó dedicando la mayor parte de su tiempo a gestionar la situación militar.... Desde una perspectiva más amplia, Estados Unidos fue el dueño del país durante 20 años. Aunque la gente llevaba años sonando las alarmas — diciendo que la misión fracasaría si se ignoraba la corrupción — Washington se negó a tomar medidas de importancia."
Los miembros del círculo íntimo de Ghani parecen haber prosperado durante su estancia en el poder. En junio, el Wall Street Journal informó de que los ministros del expresidente han estado adquiriendo propiedades de alquiler en California y villas en los EAU, adonde se dirigía la mayor parte del dinero contrabandeado. Los EAU son también el hogar de Ghani y Noor, el exgobernador provincial presuntamente vinculado a la red de contrabando Hairatan.