Traducido por el equipo de Sott.net

Un nuevo estudio en el que se comparan las observaciones de grandes icebergs antárticos realizadas en el siglo XVIII con datos de satélites modernos muestra que los masivos icebergs se encuentran en las mismas zonas en las que fueron localizados hace tres siglos.
antarctica iceberg
© Journal of Glaciology
Comparación de los conjuntos de datos modernos e históricos: BYU/NIC en rojo, AWI en naranja, observaciones de Halley, Bouvet y Riou en negro y huellas y puntos de datos del crucero de Cook en azul.
El estudio demuestra que, a pesar de sus rudimentarias herramientas, los antiguos exploradores conocían realmente su oficio, y confirma que los icebergs se han comportado de forma constante durante más de 300 años.

Un trío de investigadores de la Universidad Brigham Young, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y la Facultad de Oceanografía de la Universidad de Washington compararon los datos de la circunnavegación antártica del capitán James Cook en 1772-1775 a bordo del HMS Resolution (donde anotó la posición de cientos de icebergs) con los dos mayores conjuntos de datos modernos disponibles en la actualidad: los del BYU/National Ice Center y el Instituto Alfred Wegener.

Descubrieron que la descripción de Cook de la columna de iceberg al este de la plataforma de hielo Amery de la Antártida, junto con las distribuciones de iceberg en los mares de Weddell, Ross y Amundsen, concuerdan con los datos modernos. También encontraron que el seguimiento adicional de icebergs por parte de Edmond Halley en 1700, Lozier Bouvet en 1739 y Edward Riou en 1789 son consistentes con las observaciones modernas.

"Donde ellos vieron icebergs, vemos icebergs ahora; donde no aparecían, no los vemos", dijo el coautor del estudio David G. Long, profesor de ingeniería eléctrica e informática de la BYU. "Los datos antiguos de estos exploradores pueden no ser muy buenos, pero es todo lo que tenemos de ese momento, y es lo suficientemente bueno".

Las observaciones de Cook constituyen el 95% de los datos históricos utilizados para la comparación en el estudio. Su tripulación usó el reloj Larcum Kendall K1 en combinación con un sextante para rastrear la longitud en su viaje. El reloj K1 tenía un alto precio (£ 450; el barco que Cook navegó para el viaje, el HMS Resolution, costó £ 1,800), por lo que Cook cuidó mucho el dispositivo, requiriendo que el comandante, el primer teniente y el astrónomo estuvieran presentes cuando fue usó.

La autora principal del estudio, Seelye Martin, extrajo las observaciones del iceberg de Cook de una búsqueda línea por línea del diario convertido en libro de Cook sobre su viaje: "A Voyage Towards the South Pole, and Round the World (Un viaje hacia el Polo Sur y la vuelta al mundo)". Resulta que, cuando fue posible, Cook registró su posición junto con sus observaciones del iceberg, a las que se refirió como "islas de hielo", "ice isles" y "colinas de hielo".

"Cook mantuvo registros bastante buenos, pero no son perfectos", dijo Long. "Básicamente son anotaciones en un diario. Se tomó algunos días libres. A veces simplemente decía "vi mucho hielo en el océano". Ojalá fuera un poco mejor, pero por otro lado era bastante único".

Afortunadamente, el astrónomo a bordo de Cook, William Wales, también registró observaciones de icebergs, lo que ayudó a llenar algunos vacíos en los registros de Cook.

Después de crear una hoja de cálculo con los datos de Cook (junto con los datos de Halley, Bouvet y Riou), Martin, Long y el coautor Michael Schodlok trazaron los viajes y las observaciones de los viajeros en un mapa de la Antártida que incluye los datos de los icebergs modernos. La parte del conjunto de datos de BYU utiliza radares de dispersómetro satelital de baja resolución para rastrear icebergs, mientras que los datos del Centro Nacional de Hielo consisten en posiciones de icebergs derivadas de observaciones satelitales visibles, infrarrojas y de radar. El Instituto Alfred Wegener utiliza transpondedores satelitales para rastrear icebergs del Mar de Weddell.

El diagrama proporciona una confirmación visual de cuán consistentes son las observaciones de los primeros exploradores con las observaciones modernas del iceberg.

Long dijo que las bases de datos que usan rastrean icebergs bastante grandes que no son tan sensibles al cambio climático. Debido a eso, el estudio no necesariamente hace una conexión con los problemas del calentamiento global, pero es fascinante considerar el resultado de ningún cambio significativo de los icebergs de 1700 a 2000.
"Es la primera comparación que conozco, de una base de datos satelital de iceberg con datos de la era premoderna", dijo Long. "Siempre me ha enorgullecido que mi base de datos se remonte a varias décadas, pero aquí nos remontamos a varios siglos...

Supongo que es un buen recordatorio para llevar un diario; nunca se sabe cómo se usará en el futuro", dijo.
La investigación aparece en Cambridge University Press Journal of Glaciology. Vea el estudio completo aquí: https://doi.org/10.1017/jog.2022.111

Contacto de prensa Todd Hollingshead Tags Electrical & Computer Engineering