Traducido por el equipo de SOTT.net

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el Rey de Suecia, Carl XVI Gustaf, y el primer ministro sueco, Ulf Kristersson, inauguraron el viernes el primer complejo de lanzamiento orbital continental de la Unión Europea.
sweden satellite
© Marc Preel/AFP
Spaceport Esrange, la nueva instalación del Centro Espacial de Esrange, cerca de la ciudad de Kiruna, en el norte de Suecia, complementará la actual capacidad de lanzamiento de la UE en la Guayana Francesa, en Sudamérica.

"Europa tiene su punto de apoyo en el espacio y lo mantendrá", afirmó von der Leyen. Añadió que los pequeños satélites son cruciales para el seguimiento en tiempo real de las catástrofes naturales y, a la luz de la guerra de Rusia en Ucrania,, para ayudar a garantizar la seguridad mundial.


Comentario: Para von der Leyen y su patocrática calaña, garantizar la seguridad "global" significa utilizar al ejército ucraniano alineado con los nazis como fuerza sustituta en su intento de destruir a Rusia; esta misma mentalidad, sin duda, informa sus objetivos para el espacio.



La carrera espacial europea

Varios proyectos europeos compiten por lanzar el primer satélite desde Europa. A principios de esta semana, un intento de poner en órbita el primer cohete desde suelo británico -desde un Boeing 747 de Virgin Orbit que despegó de un puerto espacial en Cornualles- acabó en fracaso.


El primer lanzamiento de un satélite desde el puerto espacial de Esrange está previsto para finales de 2023, y en él se probarán cohetes reutilizables, según la Corporación Espacial Sueca. En Suecia, los cohetes que se están desarrollando son "microcohetes", de unos 30 metros de largo, capaces de transportar una carga útil de varios cientos de kilos.

La empresa estatal sueca está en conversaciones con varios fabricantes de cohetes y clientes que quieren poner sus satélites en órbita. Con un proyecto de cohete reutilizable llamado Themis, Esrange también acogerá los ensayos de la ESA de cohetes capaces de aterrizar de nuevo en la Tierra, como los del multimillonario de SpaceX, Elon Musk.

Puerto espacial en el Ártico

Los vastos bosques desiertos son la razón por la que el centro espacial sueco se encuentra aquí, al pie de la "Colina del Radar", a unos 200 kilómetros (124 millas) por encima del Círculo Polar Ártico.

Kiruna, con una población de unos 23.000 habitantes, es uno de los pocos asentamientos más grandes de la región, una ciudad construida en torno a la mayor mina subterránea de hierro del mundo, donde Suecia también cree que se encuentra un gran yacimiento de tierras raras, según anunció el jueves.

Kiruna sweden satellite
© Alexander Farnsworth/picture alliance
Kiruna es la ciudad más septentrional de Suecia. Aunque está habitada desde hace unos 6.000 años, su tamaño creció exponencialmente en el siglo XX, cuando se descubrieron vastas reservas minerales en la zona.
Fundado por la Agencia Espacial Europea en 1966 para estudiar la atmósfera y el fenómeno de las auroras boreales, el centro espacial de Esrange ha invertido mucho en sus instalaciones para poder enviar satélites al espacio.

Ya se han lanzado más de 600 cohetes suborbitales desde este remoto rincón del extremo norte de Suecia. Aunque estos cohetes son capaces de alcanzar el espacio a altitudes de 260 kilómetros, no son capaces de orbitar la Tierra.