Traducido por el equipo de SOTT.net

El gobierno estadounidense ha recibido más de 350 nuevos informes de lo que el gobierno estadounidense denomina FANI, "fenómeno aéreo no identificado", comúnmente conocido como ovni, desde marzo de 2021 - aproximadamente la mitad de los cuales son hasta ahora inexplicables, según un informe de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional publicado el jueves.
UFO Tic Tac
© AFP 2021 / HANDOUT
Foto de archivo
Según el informe, la oficina del Pentágono responsable de rastrear y estudiar los avistamientos ha identificado preliminarmente 163 de los informes como "globos o globos-entidades." Un puñado de otros informes se han atribuido a aviones no tripulados, aves, fenómenos meteorológicos o desechos transportados por el aire, como bolsas de plástico.

Pero "la caracterización inicial no significa positivamente resuelto o no identificado", advirtió el informe. Y los 171 avistamientos restantes de FANI u ovnis de los que se ha informado siguen sin explicación por parte del gobierno estadounidense.

"Algunos de estos FANI no caracterizados parecen haber demostrado características de vuelo o capacidades de rendimiento inusuales y requieren un análisis más detallado", según el informe.

En resumen, la comunidad de inteligencia y el Pentágono aún no parecen tener explicación para al menos algunos de los misteriosos objetos voladores que han sido vistos moviéndose a través del espacio aéreo militar restringido durante las últimas décadas. La mayoría de los nuevos informes proceden de pilotos y operadores de la Marina y las Fuerzas Aéreas estadounidenses "que presenciaron los FANI en el transcurso de sus tareas operativas e informaron de los hechos", según el informe.

Aunque el informe advertía de que los FANI "suponen un peligro para la seguridad del vuelo y de colisión para los medios aéreos" que podría obligar a los pilotos a "ajustar las pautas de vuelo", afirmaba que hasta la fecha no se había registrado ninguna colisión entre aviones estadounidenses y los FANI.

El Departamento de Defensa, presionado por el Congreso para que investigue los supuestos avistamientos de ovnis o FANI, ha animado activamente a los pilotos y demás personal a informar de avistamientos inexplicables. La comunidad de inteligencia publicó su primer informe sobre el asunto en 2021.


Comentario: Se trata del primer informe público de la inteligencia estadounidense, a pesar de que los avistamientos están documentados desde hace décadas.


En dicho informe se examinaron 144 informes de FANI, de los cuales sólo uno pudo explicarse al final del estudio. Los investigadores no encontraron pruebas de que los avistamientos representaran vida extraterrestre o un gran avance tecnológico de un adversario extranjero como Rusia o China, pero reconocen que es una posible explicación.

El Congreso, en su ley de gastos de defensa de fin de año, exigió entonces al Pentágono y a la comunidad de inteligencia que estudiaran el asunto e informaran al respecto.


Comentario: Nótese que fue una iniciativa del presidente Trump la que les obligó a hacerlo: Las agencias militares y de espionaje estadounidenses bloquean a los investigadores gubernamentales de avistamientos de ovnis


El informe del jueves mostró un aumento espectacular de los incidentes notificados desde que se publicó el informe de 2021, un aumento que los investigadores atribuyen en parte a "una mejor comprensión de las posibles amenazas que pueden representar los FANI, ya sea como peligros para la seguridad de vuelo o como posibles plataformas de recolección de adversarios" y en parte debido a "la reducción del estigma que rodea a la notificación de FANI."

Aunque algunos de los 366 informes recién identificados cubren incidentes ocurridos en los 17 años anteriores a marzo de 2021, 250 de los avistamientos registrados han tenido lugar desde esa fecha.

El informe del jueves reconoció la posibilidad en curso de que los avistamientos puedan representar una plataforma de recolección de inteligencia extranjera, pero los investigadores no parecen haber acumulado ninguna prueba que respalde esa conclusión.

"Los eventos de FANI siguen produciéndose en espacios aéreos restringidos o sensibles, lo que pone de manifiesto la posible preocupación por la seguridad de los vuelos o la actividad de recolección de información por parte de adversarios", decía el informe. "Seguimos evaluando que esto puede ser el resultado de un sesgo de recolección debido al número de aeronaves y sensores activos, combinado con la atención centrada y la orientación para informar anomalías".

El Pentágono y la comunidad de inteligencia "seguirán investigando cualquier prueba de la posible participación de gobiernos extranjeros en los eventos FANI", decía el informe.


Comentario: Parece que, en lugar de tomar las pruebas al pie de la letra, las organizaciones de inteligencia prefieren perseguir la teoría aún infundada de que se trata de actores estatales extranjeros.


El representante demócrata por California Adam Schiff, expresidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, acogió con satisfacción la publicación del informe.

"Aprecio el esfuerzo realizado por la ODNI para estudiar y caracterizar los informes de fenómenos aéreos no identificados, y su compromiso de garantizar la transparencia mediante la publicación de un resumen no clasificado para el público estadounidense. [...] Los fenómenos aéreos no identificados siguen siendo un asunto de seguridad nacional, y seguiré apoyando las investigaciones exhaustivas de todos los informes sobre FANI y la supervisión por parte del Congreso."