Funcionarios estadounidenses se dirigirán "directamente a empresas e instituciones financieras chinas y les dejarán claro que estaremos preparados para imponerles sanciones si prestan apoyo material a Rusia", señalaron desde el Departamento del Tesoro.
Wally Adeyemo
© Anna Moneymaker / AFP
El vicesecretario del Tesoro de EE.UU., Wally Adeyemo, el 18 de enero de 2023
Las empresas chinas serán castigadas si siguen haciendo negocios con Rusia, pasando por alto las restricciones impuestas por Occidente, afirmó este martes el vicesecretario del Tesoro de EE.UU., Wally Adeyemo, citado por Bloomberg.

"El precio de hacer negocios con Rusia en violación de nuestras políticas es elevado, y empresas e instituciones financieras no deben esperar que sus gobiernos tomen la decisión por ellas", señaló Adeyemo. Añadió que EE.UU. observa "patrones preocupantes" en varios países, incluidos vecinos de Rusia, con los cuales Moscú fortaleció lazos comerciales y financieros.


Comentario: Amenazan a China y de la misma manera incitan a una rebelión empresarial, clásico de Washington.


Además, dijo que funcionarios estadounidenses se dirigirán "directamente a empresas e instituciones financieras chinas y les dejarán claro que estaremos preparados para imponerles sanciones si prestan apoyo material a Rusia". "Tienen elección entre hacer negocios con los países de nuestra coalición que representan un 50% de la economía global, o hacer negocios con Rusia, una economía que está cada vez más aislada", destacó.


Comentario: La verdad es que Rusia se encuentra muy lejos de estar "cada vez más aislada" a pesar de lo que EEUU desearía que creyéramos.


El vicesecretario concluyó, diciendo que las restricciones y medidas de control de exportaciones de Washington están encaminadas a impedir que Moscú obtenga ingresos para "pagar por los armamentos que necesitan". Mientras tanto, Bloomberg opina que el discurso de Adeyemo subraya las dificultades que afronta EE.UU. cuando trata de convencer a países no occidentales, como China, la India, Indonesia y Brasil, de no hacer negocios con Moscú.