Traducido por el equipo de SOTT.net
forest
© Getty Images/iStockphoto
"Al parecer, un idílico campo de flores puede ser un lugar bastante ruidoso. Lo que ocurre es que nosotros no oímos los sonidos", bromea Lilach Hadany, coautora del estudio.
Mamá es la palabra.

Las plantas sedientas o estresadas emiten chasquidos indetectables para el oído humano, según una investigación publicada el jueves en la revista Cell.

Científicos de la Universidad de Tel Aviv utilizaron micrófonos especiales para grabar sonidos ultrasónicos producidos por plantas de tomate y tabaco dentro de una caja insonorizada y un invernadero.

Los investigadores afirman que desarrollaron modelos de aprendizaje automático para identificar el estado de las plantas, incluido si estaban deshidratadas o enfermas, basándose en los sonidos detectados.

"Por estudios anteriores sabemos que los vibrómetros fijados a las plantas registran vibraciones. Pero, ¿se convierten estas vibraciones en ondas sonoras aerotransportadas, es decir, en sonidos que pueden registrarse a distancia? Nuestro estudio aborda esta cuestión, que los investigadores llevan debatiendo muchos años", afirma en un comunicado Lilach Hadany, coautora del estudio.

Los investigadores afirman que colocaron las plantas en una caja en un sótano sin ruido de fondo, colocando micrófonos ultrasónicos a unos 10 centímetros de cada espécimen.

Plantas de tomate y tabaco fueron el centro de atención, pero también se estudiaron trigo, maíz, cactus y lamio.

"Antes de colocar las plantas en la caja acústica las sometimos a diversos tratamientos: algunas llevaban cinco días sin regar, en otras se había cortado el tallo y otras estaban intactas", explica Hadany.

"Nuestra intención era comprobar si las plantas emiten sonidos y si estos se ven afectados de algún modo por el estado de la planta. Nuestras grabaciones indicaron que las plantas de nuestro experimento emitían sonidos a frecuencias de 40-80 kilohercios".

La frecuencia máxima detectada por un adulto humano es de unos 16 kilohercios.

Los investigadores descubrieron que las plantas no estresadas emitían normalmente menos de un sonido por hora, mientras que las plantas deshidratadas y heridas producían docenas de sonidos cada hora.
plant sounds 1

El equipo observó que los chasquidos podían detectarse incluso cuando las plantas se colocaban en un invernadero ruidoso.

"Suponemos que en la naturaleza los sonidos emitidos por las plantas son detectados por criaturas cercanas, como murciélagos, roedores, diversos insectos y posiblemente también otras plantas, que pueden oír las altas frecuencias y obtener información relevante", explica Hadany.

"Creemos que los humanos también pueden utilizar esta información, si disponen de las herramientas adecuadas, como sensores que indiquen a los cultivadores cuándo hay que regar las plantas".

"Al parecer, un idílico campo de flores puede ser un lugar bastante ruidoso. Sólo que nosotros no podemos oír los sonidos", bromeó Hadany.

plant sounds 2
© Cell
Las plantas, en su mayoría tomate y tabaco, se grabaron cortadas y deshidratadas.
Científicos ajenos a la nueva investigación advierten que no hay pruebas de que los sonidos producidos por las plantas sean una forma de comunicación.

"Este resultado se suma a lo que sabemos sobre las respuestas de las plantas al estrés. Es una contribución útil al campo y a nuestra apreciación general de que las plantas son organismos receptivos capaces de comportamientos sofisticados", dijo a la CNN Richard Karban, profesor que estudia las interacciones entre los herbívoros y sus plantas huésped.

"Sin embargo, no debe interpretarse como una demostración de que las plantas se comunican activamente emitiendo sonidos", añadió Karban.