"¡Es nuestra primavera estadounidense!", grita un militante desde un estrado armado en Washington, a dos pasos de la Casa Blanca: frente a él, centenares de simpatizantes dan comienzo a una ocupación contra la guerra de Afganistán y la "máquina capitalista" de Wall Street.

Imagen
© The Washington Post
Occupy Wall Street llega a Washington
Pancartas, sacos de dormir, tam-tams: casi tres semanas después del principio de las manifestaciones en Nueva York, ya se reúnen varios centenares de personas, ecologistas, ex combatientes o simples "decepcionados de Obama", decididos a acampar "hasta que llegue el cambio" en Freedom Plaza (plaza de la Libertad), situada entre el Capitolio, sede del Congreso, y la Casa Blanca.

"Hace un año que estamos trabajando en esta concentración, mucho antes del movimiento "Occupy Wall Street" (Ocupemos Wall Street), cuenta Lisa Simeone, una de las organizadora de esta manifestación altamente simbólica en el corazón de la potencia estadounidense.

"Sin embargo, su movilización ha amplificado la nuestra: nos inspiramos mutuamente los unos a los otros", explica esta locutora de radio de Baltimore, en Maryland.

En el origen del movimiento "Stop the machine, create a new world" ('Paren la máquina, creemos un mundo nuevo') están pacifistas llegados a la ciudad para manifestarse contra el décimo aniversario del comienzo de la guerra de Afganistán, aunque también más de 150 asociaciones a través del país se han unido a la iniciativa.

"La gente está decepcionada", explica el reverendo Bruce Wright, uno de los organizadores del movimiento que ha llegado desde Florida. "Estamos aquí en nombre de la gente de a pie para reclamar nuestros derechos económicos universales: el derecho a tener un techo, una profesión, el acceso gratuito a la salud".