Aunque las últimas estadísticas oficiales son del año 2010, las autoridades griegas están registrando un dramático aumento de los suicidios desde el año pasado.
Imagen
© EFE
Un grupo de pensionistas se manifiestan contra el paquete de reformas marcado por el Gobierno griegos
El presidente de los trabajadores del EKAB (Centro Nacional de Ayuda Inmediata, el centro estatal para emergencias) Yánis Júsos, dio a conocer hace tres días que sólo en el mes de junio se registraron 350 llamadas de personas a punto de suicidarse en la zona de Atica (que incluye Atenas y El Pireo), y que de éstos 50 terminaron en suicidio. Júsos explicó que aumenta la preocupación de su servicio viendo que en la primera semana de julio hubo seis llamadas de personas a punto de suicidarse y cinco de ellas lo hicieron. Aunque también insistió en que la mayoría de las personas atendidas sufrían problemas psíquicos.

Las últimas estadísticas oficiales registraron 391 «muertes por suicidio o lesiones autoinfligidas» en el año 2009 y un número algo inferior (377 de los que solo 41 fueron mujeres) en el 2010. Estudiando los diez últimos años de los que se tienen datos (2001-2010), las autoridades han destacado que el total de suicidios fué de 3.656, con lo que la media es de 365,6 muertes por suicido por año, es decir uno cada día.

Sin embargo, tanto las autoridades como los medios de comunicación consideran que este número ha aumentado el año pasado y en estos primeros meses, aunque no existen todavía datos oficiales. En este semestre se han inscrito muchos nombres en esa negra lista, desde un sacerdote ortodoxo de 35 años en el norte de Grecia pasando por un profesor de universidad de 38 años hasta un estudiante de 23 años y varios jubilados. Las causas se relacionan con las consecuencias de la crisis económica, la falta de trabajo, de futuro profesional y el sentirse desprotegido.

Una psicóloga consultada por ABC ha subrayado que hasta ahora los griegos en apuros pedían siempre ayuda a su familia, pero ahora viendo la seriedad de sus problemas sienten que no pueden pedir apoyo a sus familiares que también están sufriendo las consecuencias de una recesión de cinco años y una reducción de ingresos media del 30 por ciento. También empeora la situación el hecho de que el sistema sanitario se está reformando y poca gente tiene ahora acceso a tratamientos contra la depresión y a consultas con psiquiátras y psicólogos. Hasta ahora era también fácil tener acceso a recetas de medicinas antidepresivas pero ahora ya no se reciben automáticamente en la farmacia sino que en muchos casos hay que pagarlas en el acto mientras que la caja de salud correspondiente devolverá su importe dentro de varios meses.

Las autoridades del Ministerio de Salud piensan que Grecia, tradicionalmente con un número de suicidios reducido 2,8 por ciento por cada 100.000 habitantes podría haber superado el 5 por ciento durante 2011 y aun más en el 2012. El suicidio más comentado fué el de un farmacéutico jubilado de 77 años este mes de abril, que se pegó un tiro en la Plaza de la Constitución, dejando claro con un mensaje que se trataba de un suicidio político ya que no quería acabar siendo un peso para su hija y buscar comida en la basura.