- Imputa a la agencia de calificación dos delitos de manipulación de los mercados.
- En junio la misma fiscalía había acusado a Standard&Poor's.


Moody's
© Reuters
Imagen de la sede de la agencia Moody's en el World Trade Center de Nueva York.
Después de Standard&Poor's, ha llegado el turno de la agencia de calificación Moody's, que precisamente en la madrugada del viernes había bajado de dos puntos la nota sobre la economía de Italia. La fiscalía de Trani, en el sur, ha cerrado esta noche el sumario sobre Moody's y presenta al juez de las diligencias previas la conclusión de que el vicepresidente y el director financiero de la agencia hayan cometido por lo menos dos delitos, agiotaje y manipulación grave y reiterada del mercado bursátil.



El fiscal Michele Ruggero acusa a Ross Abertcomby, vicepresidente y analista veterano de Moody's, y al director financiero, Johannes Wassemberg, de haber difundido el 6 de mayo del 2010, a las 10.04 horas, es decir cuando los mercados estaban ya abiertos, "informaciones tendenciosas y distorsionadas sobre la fiabilidad del sistema bancario italiano". Según el tribunal de Cuentas, citado por dos asociaciones de consumidores (Adusbef y Federconsumatori), que habían presentado la denuncia, el informe de Moody's provocó daños por 120 mil millones de euros. Ambas piden ahora que "se apliquen sanciones penales adecuadas" y han anunciado que se constituirán en acusación particular en el proceso civil colateral.

Según el fiscal, el informe fue difundido "con un cálculo preciso del momento", con los mercados abiertos y con argumentos "sugerentes, de tal manera que facilitaron intencionalmente a los mercados financieros informaciones tendenciosas, distorsionadas y como tales también falsas". El informe relacionaba la situación italiana al "riesgo Grecia", que el magistrado rechaza, citando las cifras sobre la situación de varios países europeos en aquel mismo momento.

El caso volvió a repetirse en julio del 2011, cuando Standard&Poor's anunció un informe negativo sobre Italia antes aún de que el ministro de Economía, Giulio Tremonti publicase ciertas medidas. Por aquella razón el fiscal de aquel sumario también acusó a algunos directivos y analistas de la agencia.