Calificaron de carnicería con la población civil de Bani Walid. El gobierno alega que la ciudad sirve de "refugio" a partidarios de Gadafi, capturado, torturado y asesinado hace un año por la OTAN durante la invasión a Libia.
Imagen
© Desconocido
El gobierno impuesto al pueblo libio produce una carnicería en plena ciudad
Manifestantes indignados penetraron en la sede del Gobierno libio y protestaron contra la ofensiva artillera de cinco días sobre la ciudad noroccidental de Bani Walid, cuyos residentes rehúsan rendir la plaza.

Desde el jueves pasado milicias leales a las autoridades gubernamentales disparan sin cesar sobre aquella localidad para lograr su rendición, al alegar que sirve de refugio a partidarios del líder Muammar Gadafi, capturado, torturado y asesinado hace un año por las milicias que sirvieron de sombrilla a la OTAN para su agresión contra Libia.

Los manifestantes se retiraron después de ocupar el edificio durante más de una hora en señal de protesta por lo que calificaron de carnicería con la población civil de Bani Walid.

Las fuerzas atacantes han disparado cientos de proyectiles de artillería sobre la ciudad y también lo hacen con ametralladoras antiaéreas, acorde con testimonios desde el terreno.

El mando de las milicias aseguró que estaba próximo a entrar en Bani Walid y reivindicaron la conquista del puesto de control en los accesos a la localidad, de la cual cientos de familias han huido en las últimas horas por temor a las represalias.