De acuerdo con un viejo proverbio sudamericano, "un buen caldo resucitará hasta a los muertos." Aunque sin duda esa es una exageración, esto habla del valor de este alimento, que se remonta hasta muchos años atrás.

caldo de huesos
© Desconocido
El caldo de huesos contiene valiosos minerales en una forma que puede ser absorbida y utilizada fácilmente por su cuerpo, tales como calcio, magnesio, fósforo, silicio, sulfato de condroitina, glucosamina y otra variedad de minerales
El artículo presentado por la Dra. Amy Myers[1] enlista 10 beneficios de salud del caldo de huesos. Sally Fallon junto con Weston A. Prince Foundation[2] ya también había publicado información sobre las propiedades curativas de este alimento.

Primero que nada, el caldo de huesos hecho en casa es muy bueno para acelerar la curación y recuperación de enfermedades. Sin duda, usted ha escuchado el viejo dicho acerca de que el caldo de pollo ayuda a curar un resfriado y existe evidencia científica que respalda tal afirmación.

Para empezar, el pollo contiene un aminoácido natural llamado cisteína, que puede adelgazar el moco en los pulmones y hacerlo menos pegajoso y más fácil de expulsar. Las sopas enlatadas y procesadas no funcionan tan bien como las versiones hechas en casa.

Para obtener mejores resultados, necesita prepararlo usted mismo (o pedirle a un amigo o familiar que lo haga por usted). Si quiere combatir un resfriado, haga el caldo picoso y caliente utilizando mucho chile. Las especias desencadenarán la liberación de fluidos acuosos en la boca, garganta y pulmones, lo que ayudará a adelgazar el moco respiratorio para que sea más fácil de expulsar.


Comentario: Sin embargo, muchas personas manifiestan sensibilidad a ciertas especias y más aún a los 'chiles' que son de la familia de las solanáceas, conocidas por tener muchas lectinas que pueden resultar muy problemáticas para muchas personas - si no para todo el mundo. El caldo de huesos, por sí solo ya es una excelente manera de combatir resfriados, sin necesidad de las especias.


Pero los beneficios del caldo no terminan ahí. Como lo explicó Sally Fallon:[3]
"El caldo contienen minerales en una forma que puede ser absorbida y utilizada fácilmente por su cuerpo, tales como calcio, magnesio, fósforo, silicio, azufre y otra variedad de minerales. Contiene materiales provenientes de los cartílagos y tendones - como sulfatos de condroitina y glucosamina, que actualmente son vendidos como valiosos suplementos para la artritis y el dolor en las articulaciones."
La influencia curativa que tiene el caldo en su intestino

En los últimos años, los científicos médicos han descubierto que en gran parte, su salud depende del estado de su tracto digestivo. Muchas de las enfermedades modernas parecen ser provocadas por una mezcla desequilibrada de microorganismos en su sistema digestivo, cortesía de una mala y desequilibrada alimentación rica en azucares y muy baja en grasas y bacterias benéficas.

El caldo de huesos es excelente para "curar y sellar" su intestino, para usar el término de la Dra. Natasha Campbell-McBride, Protocolo Nutricional GAPS, descrito en su libro llamado Gut and Psychology Syndrome (GAPS), se enfoca en el concepto del "curado y sellado" de su intestino por medio de la alimentación.

El caldo desempeña un papel muy importante ya que es de fácil digestión, ayuda a sanar el revestimiento de su intestino y contiene valiosos nutrientes. Las anormalidades en su sistema inmunológico son un resultado común del GAPS y tales anormalidades inmunológicas pueden permitir el desarrollo de prácticamente cualquier enfermedad degenerativa...

Los beneficios curativos del caldo de huesos

Como lo señala el artículo presentado, existen muchas razones para incorporar el tradicional caldo de huesos en su alimentación. Los siguientes beneficios que respaldan su estado "medicinal."
beneficios del caldo de huesos
© mercola.com
Preparar su propio caldo de hueso es extremadamente rentable, ya que puede hacerlo utilizando las sobras de huesos que de otra forma serían tirados. Y aunque el hecho de hacer su propio caldo de huesos podría parecer un poco intimidante al principio, en realidad es bastante fácil. También puede ahorrar dinero reduciendo la necesidad de utilizar suplementos alimenticios. Como lo mencioné anteriormente, el caldo de huesos le brinda una amplia variedad de importantes nutrientes - tales como el calcio, magnesio, condroitina, glucosamina y arginina - que de otra forma podría obtener únicamente al comprarlos en forma de suplementos.

Una sencilla receta para el caldo de pollo

Los dos artículos presentados incluyen recetas para preparar un caldo de pollo casero. La siguiente receta es la que proporcionó Sally Fallon, que escribe para Weston A. Price Foundation.[6] Su artículo también contiene una receta para preparar caldo de carne y de pescado. (También puede utilizar pavo, pato o cordero, siguiendo las mismas instrucciones básicas). Para obtener la receta para preparar caldo de pollo de la Dra. Myers, por favor ver el artículo original.[7]

Tal vez la advertencia más importante al momento de hacer un caldo, ya sea de res o de pollo, es asegurarse de que la carne provenga de animales criados orgánicamente. Como lo señaló Fallon, los pollos criados en operaciones concentradas de alimentación de animales (CAFOs) tienden a producir un caldo que no se hace gelatinoso y esta gelatina tiene un gran valor por sus propiedades terapéuticas.[8]

Como lo explicó Fallon:
"La gelatina ha sido universalmente aclamada como una de las partes del alimento más nutritivas particularmente por los franceses, quienes buscan la manera de alimentar a sus ejércitos y a muchos indigentes en Paris y otras ciudades. Aunque la gelatina no es un proteína completa, contiene grandes cantidades de arginina y glicina, que actúan como ahorradores de proteína, reforzando los trozos de carne, convirtiéndolos en una carne entera."
Además de eso, los animales criados en CAFOs son alimentados de forma artificial, una alimentación que no es benéfica para su composición intestinal y también son tratados con medicamento veterinarios para promover su crecimiento. Usted no querrá que ninguno de estos aditivos en su caldo, así que debe asegurarse de utilizar productos orgánicos.

Ingredientes para un caldo de pollo casero[9]
  • 1 pollo orgánico entero o de 2 a 3 libras de piezas de pollo con hueso, como el cuello, la cadera, la pechuga y las alas
  • Mollejas de pollo (opcional)
  • 2-4 patas de pollo (opcional)
  • 4 cuartos de agua filtrada fría
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1 cebolla grande, picada en trozos
  • 2 zanahorias, peladas y picadas en trozos
  • 3 tallos de apio, picados en trozos
  • 1 manojo de perejil
Por favor tome en cuenta el vinagre. Las grasas no sólo son ideales para combinarlas con ácidos como el vinagre, pero cuando se trata de hacer caldo, el vinagre ayuda a extraer todos los minerales de los huesos, que es lo que usted consume. La meta es extraer tantos minerales como sea posible de los huesos y que sean transferidos al caldo. El vinagre de sidra de manzana crudo es una buena elección ya que no está filtrado ni pasteurizado.

Preparación

Existen muchas formas diferentes de preparar un caldo de hueso, todas son correctas. Puede encontrar las diferentes versiones en internet. Aquí, le ofrezco algunas instrucciones básicas. Si comienza con el pollo entero, tendrá mucha carne, que puede ser añadido al caldo más tarde con más hierbas y especias para hacer sopa de pollo. Yo también lo utilizo para mi ensalada.
  1. Llene una olla grande con agua filtrada y purificada. (Se recomienda el uso de una olla eléctrica por razones de seguridad, por si tiene que salir mientras está cocinando.)
  2. Añada el vinagre y todos los vegetales al agua, excepto el perejil.
  3. Coloque todo el pollo o los trozos de pollo en la olla.
  4. Ponga a hervir y remueva toda la espuma que sale en la superficie.
  5. Hierva a fuego lento.
  6. Si está cocinando todo el pollo, la carne deberá comenzar a separarse del hueso después de 2 horas. Simplemente saque el pollo de la olla y separe la carne de los huesos. Coloque los huesos nuevamente en la olla y deje a fuego lento otras 12-24 horas y siga con el paso 8 y 9.
  7. Si sólo está cocinando los huesos, simplemente déjelos a fuego lento durante unas 24 horas.
  8. Fallon sugiere añadir perejil fresco unos 10 minutos antes de acabar el caldo, ya que esto le añadirá iones minerales saludables a su caldo.
  9. Saque los huesos del caldo con una espumadera y cuele el resto con un colador para eliminar cualquier fragmento de hueso.



(Click en CC para ver los subtítulos en español)


Caldo de Hueso - Un "alimento medicinal para el alma"


Poner los huesos a hervir a fuego lento durante todo un día creará uno de los alimentos más nutritivos y curativos que existe. Puede utilizar el caldo para las sopas, caldillos o beberlo solo. Puede congelar el caldo para utilizarlo en el futuro. Tome en cuenta que la "piel" que se forma en la parte de arriba es la mejor parte. Contiene valiosos minerales como el azufre, así como grasas saludables, lo único que tiene que hacer es revolverlo nuevamente con el caldo.

El caldo de hueso solía ser un alimento básico, así como lo eran los alimentos fermentados y la eliminación de estos alimentos de la alimentación moderna es en gran parte la culpable de la mala salud que cada vez en más común y la necesidad de utilizar suplementos alimenticios.Tanto el caldo como los alimentos fermentados, como los vegetales fermentados, fáciles y baratos de hacer en casa y también ambos le permiten utilizar muchas sobras que de otra manera tiraría. Cuando junta todos estos beneficios, es difícil imaginar un alimento que le dé más beneficios por tan poco dinero.