Durante la celebración de Semana Santa un fuerte terremoto sacudió el centro y sur de México sin causar víctimas, aunque sí daños materiales, cortes en la electricidad y la telefonía.
Imagen
© AFP
El estado mexicano de Guerrero sufrió los embates del sismo del 18 de abril.
Según el Servicio Sismológico Nacional, el movimiento telúrico tuvo una magnitud de 7,5 en la escala de Richter.

De acuerdo con fuentes del Servicio Sismológico Nacional, tras el sismo se registraron 76 réplicas con magnitudes de entre 3,5 y 4,8 en la escala de Richter.

El 21 de agosto pasado un sismo de magnitud 6 causó daños materiales en el puerto de Acapulco, entre ellos, dos hospitales tuvieron que ser evacuados, a la vez que obligó a la suspensión de las clases.

México se encuentra en una de las zonas sísmicas más importantes del mundo, dado que interactúan placas tectónicas como las del Pacífico, Cocos, Norteamérica, Caribe y Rivera.

El terremoto del 19 de septiembre de 1985 es el considerado como el más significativo y mortífero en la historia mexicana.

El sismo tuvo una magnitud de 8,1 grados afectando las zonas sur, centro y occidente, siendo el Distrito Federal el más afectado con más de 7.000 muertos, 152 edificios demolidos y 4.000 personas fueron rescatadas bajo los escombros.

El 9 de octubre de 1995, un terremoto de magnitud 8,0 dejó miles de afectados y 49 muertos en los estados de Nayarit y Jalisco.

El 21 de enero de 2003, el sismo de 7,6 grados se sintió en varios estados mexicanos. En esa oportunidad murieron 29 personas, 300 resultaron heridas, 2.005 viviendas fueron destruidas, 6.615 inmuebles afectados y 10.000 damnificados.

A consecuencia del terremoto se produjo un pequeño maremoto que pegó en las costas entre 6 y 12 minutos después del sismo.

El 14 de marzo de 1979, Ciudad de México se estremeció por un terremoto de 7,6 grados que dejó un saldo de cinco personas muertas y cuantiosos daños materiales.

A causa del terremoto quedó destruida la Universidad Iberoamericana de la capital, motivo por el cual el hecho es conocido como el "Terremoto de la Ibero".