Imagen
El piloto de un vuelo Hong Kong-Anchorage (Alaska) divisó un misterioso destello de origen desconocido mientras sobrevolaba el Pacífico, cerca de la península rusa de Kamchatka.
Imagen
© JPC van Heijst
Luces extrañas vistas cerca de la península rusa de Kamchatka (imagen del piloto holandés JPC van Heijst). El avistamiento lo hicieron pilotos volando de Hong Kong a Alaska. El fulgor vino 20 minutos después de que se reportara un relámpago.
El piloto holandés JPC van Heijst explicó en el portal Pbase cómo su copiloto y él fueron testigos de la vivencia "más espeluznante" en toda su carrera. Según indicó el piloto, tras cinco horas de vuelo vieron a lo lejos, en pleno Océano Pacífico, un intenso destello que se proyectaba hacia los cielos. "Se veía como un rayo [...] Nunca he visto nada parecido", señaló.
Imagen
© galactic.name / RT / Foto ilustrativa

Aunque no había tormentas eléctricas en la ruta, decidieron mantenerse en alerta ante posibles fenómenos atmosféricos que pudieran causarles problemas. "Decidí tomar algunas fotos del cielo nocturno y del extraño resplandor verde que había por todo el hemisferio norte", relata el piloto, agregando que unos 20 minutos más tarde se dio cuenta de la presencia ante ellos de un profundo resplandor de color rojo-anaranjado. "Eso fue un poco extraño, ya que se suponía que no había nada más que un océano infinito debajo de nosotros", dice.
Imagen

El Anillo de Fuego. ¿Se tratará de un volcán submarino?
"Cuanto más nos acercábamos, más intenso era el resplandor, iluminando las nubes y el cielo de un tono rojizo aterrador", escribe van Heijst, reconociendo que lo peor era que el aeropuerto más cercano se encontraba a dos horas de vuelo y que la idea de sobrevolar una columna peligrosa no era para nada agradable.
Imagen

‘"Cuanto más nos acercábamos, más intensamente brillaba, iluminando las nubes y el cielo debajo de nosotros, con un tono anaranjado que daba miedo, en una región donde no debería haber nada más que agua."
Si bien todavía no se ha esclarecido su origen, se cree que estos destellos pueden tener su origen en la explosión de un volcán enorme bajo la superficie del océano. "Hemos informado de nuestras observaciones al Control de Tráfico Aéreo y se ha abierto una investigación sobre lo sucedido", añadió.
Imagen
"Ahora solo espero que si se ha formado allí una nueva isla [por una erupción], al menos la bauticen con mi nombre como descubridor oficial", concluye con sorna el piloto.