Cualquiera que se tome el tiempo para comprender plenamente las razones por las que Rusia ha cancelado el proyecto del oleoducto South Stream y luego escuche la respuesta de Estados Unidos y de los líderes de la UE, sólo podrá concluir que los psicópatas que gobiernan Occidente han perdido cualquier contacto con la realidad.
putin
© Sputnik / Mikhail Klementyev
Rusia suspendió el proyecto South Stream debido a la postura adoptada por Bulgaria. Así lo anunció Putin en su visita a Turquía:.
"No podemos empezar las obras en el mar hasta que no obtengamos el permiso de Bulgaria, y sería absurdo comenzar las obras para tener que detenernos al alcanzar la costa búlgara", dijo el Presidente de Rusia.
El Gobierno Búlgaro ha bloqueado varias veces el gasoducto South Stream con la excusa de que el proyecto no sigue las 'directivas de la UE".

¿Y cuáles son exactamente esas directivas de la UE? ¿La venta de armas, incluyendo las bombas de racimo, a Israel en su guerra genocida contra Palestina? ¿La protección de pedófilos y el apoyo a criminales de guerra? ¿El soporte a grupos neonazis y a terroristas islámicos para el derrocamiento de Estados soberanos como Siria, Libia, Ucrania, etc.?

La UE ha estado creando obstáculos para la continuación del proyecto debido a la crisis Ucraniana. Crisis creada por la misma OTAN con el apoyo de EE.UU. y en la que Rusia lo único que ha aportado es una invasión de convoyes de ayuda humanitaria.
Imagen

Encuentra las 7 diferencias: "Intervención" humanitaria norteamericana VS Intervención humanitaria rusa.
¿De qué se sorprenden ahora si Rusia decide irse a jugar a otra parte? Porque Rusia no se ha quedado de manos cruzadas con la cancelación del proyecto. El director ejecutivo de Gazprom, Alexéi Miller, confirma a RT que "Rusia construirá un gasoducto alternativo utilizando fondos y materiales destinados al proyecto original de South Stream". El gigante del gas ruso, Gazprom, aún planea tender un gasoducto hacia Turquía y el sur de Europa, pero que no pasará por territorio búlgaro.

El Ministro de Asuntos Exteriores de Hungría ha sido el único en Europa en reconocer el derecho de Rusia a cancelar el contrato, al tiempo que afirmaba que Hungría había comenzado a buscar gas de otros lugares.

Ahora, el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aquel que fue precursor de las políticas de austeridad para los países europeos del sur (no, Juncker, no lo olvidamos), echa toda la culpa a Putin por el colapso del proyecto. Asegura que el gasoducto "puede construirse" y ha descartado que haya problemas "insalvables". Vamos, está insinuando ahora que es Putin quien no quiere negociar. ¿Tendrá poca vergüenza? Es para darles de comer aparte a estos comisionados europeos.

Recordemos que la UE depende de Rusia para el suministro de gas. Así que ¿alguien puede explicarme qué hace la Comisión Europea jugando así con la seguridad energética de los europeos?

Según la operadora del proyecto, la compañía South Stream Transport, la cancelación hará perder a las empresas de la UE más de 2.5 millones de euros. Las compañías japonesas implicadas en la fase de construcción tendrán pérdidas de unos 320 millones de euros. Bulgaria perderá unos 400 millones de euros anuales en calidad de pagos por el tránsito del gas.

Bulgaria es el miembro más pobre de la UE y va a ser, sin duda, el más afectado, con los precios del gas por las nubes, como también pasa en Ucrania. Los búlgaros deberían aprender la lección de lo que ocurre cuando votan a políticos que venden su soberanía a los intereses de la Troika y de EE.UU.
Imagen
© REUTERS Sergei Karpukhin
Sin embargo, en la realidad alternativa en la que viven los políticos estadounidenses, aquí sólo pierde Rusia.

La Asesora de Seguridad Nacional de EEUU, Susan Rice, dijo el martes:
"La noticia de que Rusia ha cancelado su proyecto del gasoducto South Stream para el sur de Europa, [...] es indicativo del coste que Rusia está pagando por su comportamiento", dijo Rice. "Como resultado, un gran proyecto, que había sido defendido por Putin y el Gobierno ruso, ya no es probable que se materialice."
Bob Corker, de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, dijo:
"Debo decir que el abandono total de la tubería más grande, sin duda, fue un revés para Putin y sus intereses en la región."
El nuevo presidente del Comité de Servicios Armados, John McCain, también se mostró satisfecho con la cancelación:
"Es un gran revés para Vladimir. [...] Estoy contento de que nuestros amigos en Europa no hayan permitido la construcción del gasoducto South Stream"
Parecen olvidar que Rusia ya tiene un proyecto alternativo, y en lugar de preocuparse por los intereses de Rusia, ¿qué tal si empiezan a preocuparse de una vez por los intereses de los europeos?

No lo esperamos de Washington, pero que Europa siga defendiendo los intereses de EE.UU. a costa de los suyos, no tiene nombre, ni perdón.

No importa cuántas veces estos líderes psicopáticos de la UE se peguen un tiro en el pie, como ya hicieron con sus sanciones a Rusia, que no se dan cuenta de su error. Y son los ciudadanos europeos quiénes pagan, tanto económica como socialmente, por su incompetencia, principalmente, los pueblos de la Europa del Este donde no hay gas, no hay industria, no hay calefacción ni agua caliente. Pero para los burócratas psicópatas de la UE, Europa del Este es poco más que mano de obra barata, privatización, capitalismo buitre y carne de cañón para el ejército imperial de la OTAN.

Putin ha sido cruelmente satanizado en los medios de prostitución de Occidente porque actúa por los intereses del pueblo ruso en lugar de los intereses de banqueros y corporaciones europeas o estadounidenses. Lo contrario de lo que hacen los diputados europeos. Y sin embargo, los ciudadanos europeos siguen apoyando a unos líderes que viven disociados completamente de la realidad objetiva.

¿Cuándo el pueblo europeo dejará de comprar las mentiras de sus líderes?

De momento, parece que sigue el espectáculo en la Comisión Europea, el Vicepresidente en Asuntos Energéticos, Maroš Šefčovič, a pesar del anuncio de Rusia sobre la cancelación, declara que la UE aún no ha cancelado la cita del 9 de diciembre en la que deberán reunirse los Estados que participan en el proyecto South Stream.

Así que estemos pendientes de la próxima jugada en este podrido tablero de ajedrez.