Imagen
© Morgan & Morgan Memphis, LLC
Troy Goode (derecha)
Los medios de comunicación están insistiendo en cómo los afroamericanos están siendo el objetivo de abusos (y cosas peores) por parte de la policía, en un proceso de crear algún tipo de antagonismo interracial maquiavélico que crea la ilusión de que los estadounidenses blancos no tienen nada que temer. Esto ayuda doblemente a los poderes fácticos, porque crea tensión entre los estadounidenses blancos y negros al tiempo que refuerza el adagio racista de que, "si eres blanco, estás bien."

En primer lugar, seamos claros, un asalto a las libertades de uno de nosotros es un asalto a todos nosotros. Sí, ya sé que las estadísticas a largo plazo apoyan la creencia de que los policías no tratan a los blancos tan mal como a los negros y otras minorías. Pero desde el 11-S, y especialmente en los últimos años, a menos de que seas un blanco "WASP" [acrónimo en inglés de «blanco, anglosajón y protestante» - NdT] extremadamente rico, no importa de qué color seas: los policías pueden y van a matarte por capricho.

Habiendo dicho eso, si los policías pueden asesinar a su antojo y salirse con la suya, todos somos víctimas potenciales. Si no somos nosotros mismos, pronto podría ser uno de nuestros hijos, hermanos o amigos que sean asesinados o encarcelados por la policía. Para respaldar esta afirmación, voy a compartir con ustedes cinco historias (de entre muchos otras) del último año más o menos, donde estadounidenses blancos sufrieron a manos de la policía estadounidense (el Estado).

1.) Troy Goode, en la foto de arriba, fue asesinado por la policía el 18 de julio de 2015, después de atarlo de pies y manos como un cerdo camino al matadero y haberlo detenido por "comportarse de forma errática". Goode y su esposa acababan de salir de un concierto de Widespread Panic en el área de Memphis y estaban en su camino a casa cuando él saltó de su vehículo y parecía estar teniendo un mal viaje. Al parecer, fue una sobredosis de LSD, un alucinógeno conocido por hacer que la gente actúe de manera, digamos, un poco irregular. En ese estado, se asustan con facilidad, pueden sufrir incrementos en la ansiedad y la paranoia, y todo lo que necesitan para superarlo es tiempo y una persona bondadosa para calmarlos.

La última cosa que quieres es tener una interacción con la policía. Esto hace que el individuo se sienta extremadamente incómodo, y no hay ninguna amenaza física a la seguridad de la persona por parte de la droga misma. Un transeúnte resultó ser testigo del momento en que Goode y su esposa estaban fuera de su vehículo y, pareciendo completamente inconsciente de que vivimos en un estado policial, pensó que era una buena idea dar a los matones uniformados una llamada. Esos matones amarraron al hombre no violento e ignoraron sus gritos que decían que estaba teniendo problemas para respirar. Unas horas más tarde, este exitoso ingeniero químico, padre y esposo, estaba muerto.

Básicamente, este hombre estaba sufriendo un ataque de pánico y los duros matones sin entrenamiento decidieron que tenía que ser contenido, a pesar de que él no estaba siendo violento y tampoco había violado alguna ley. Empleado, casado, con un hijo y muy blanco, Troy fue asesinado por el Estado, su familia devastada.

Imagen

Tommy McClain fue asesinado por la policía, Setiembre del 2014
2.) Tommy McClain estaba sentado en su porche, fumando un cigarrillo y revisando su página de Facebook una noche en septiembre de 2014. Vivía con su primo, su esposa y sus dos hijos en Eureka, CA. Habían regresado de una fiesta de cumpleaños de su primo y Tommy estaba fumando y charlando con Nichole Mottern (la esposa de su primo) en el porche. Ella había entrado a la casa sólo por un momento cuando se dio cuenta de que un oficial estaba en su patio trasero. Ella lo vio correr hacia la parte delantera de la casa y fue al frente para ver lo que estaba sucediendo. Cuando salió a la calle fue cegada por las linternas de los oficiales que procedieron a gritarle:
"Los policías estaban por ahí gritando, '¡Arriba las manos! Ponga sus manos en alto. "Puse mis manos en alto", dijo Mottern al OutPost. "Tommy ya estaba ahí. Él se sienta allí y fuma cigarrillos. Él salió del lado del porche... Empezó a poner las manos en alto. Salió al césped... [Los oficiales] le decían que se acercara".

"Un policía gritó: 'Él tiene un arma.' Todos ellos dispararon", Mottern explicó:" Lo vi recibir disparos desde todos los ángulos diferentes. El primer tiro fue disparado y luego todos dispararon. No fue un policía. Fueron todos ellos. Había un montón de policías... Él se retorció en el suelo. No había nada en su mano".
Después de escuchar los disparos, su primo salió corriendo a ver qué pasaba. Ver el cuerpo de McClain sin vida, fue suficiente para molestarlo, y mientras trataba de acercarse al cuerpo, la policía disparó con su taser al hombre angustiado y lo arrestó. En este caso la policía afirma haber recuperado un arma de la escena, pero el testimonio de la testigo, junto con un alegre mensaje de Facebook publicado por Tommy cinco minutos antes de su muerte, sugieren lo contrario. ¿La moraleja? Sentarte en tu propiedad a fumar y entrar al Facebook puede causarte la "muerte por la policía". Es evidente que el hecho de que Tommy era blanco no le ayudó.

Imagen

Dillian Taylor fue asesinado por la policía de Salt Lake City en Agosto del 2014
3.) Dillan Taylor acababa de comprar algunos bocadillos de una tienda multiservicio en Salt Lake City, cuando la policía se le acercó después de recibir informes de parte de una persona posiblemente intoxicada o con discapacidad mental que llamó al 911 reportando que había alguien al acecho con una pistola en el área. Comenzaron a gritarle órdenes y él las ignoró. Luego se subió los pantalones, lo que los oficiales tomaron como una señal de que buscaba un arma, lo que resultó en que le dispararan dos veces en el pecho. Murió poco después. Hubo una grabación del incidente por la cámara pegada al cuerpo de uno de los policías, la pongo a continuación. Tenga en cuenta que el tiempo desde que el oficial se encuentra con Taylor hasta el momento en que le dispara son sólo 20 segundos. Le advertimos debidamente que el vídeo es muy perturbador...


El agente implicado fue absuelto de toda culpa.

4.) Gary Harrington de Eagle Point, Oregón, ha sido condenado a 30 días de cárcel y 1,500 dólares en multas porque tiene tres lagunas en su propiedad. La ciudad reclama que sus lagunas son "reservorios ilegales". Las lagunas han estado allí durante décadas, y parece que originalmente eran permitidas, pero luego esos permisos fueron retraídos arbitrariamente. Ahora él está apelando nueve cargos de delito menor que se derivan de una ley de 1925. Afortunadamente, no ha sido asesinado por la policía, pero, sin duda, el estrés de esta situación puede afectar su salud. Un tipo tiene lagunas en sus 170 acres de tierra... ¿qué sucede luego? "Disculpe señor, ese charco en su entrada es un reservorio ilegal - ¿tienes un permiso para el mismo?"

5.) En febrero de este año, un hombre blanco de edad avanzada fue disparado con un arma taser por la policía después de que lo sacaran violentamente de su coche con las manos en el aire. Poco se sabe sobre el encuentro, pero fue grabado por personas preocupadas que pasaban por allí:


Claramente, él no manifestó resistencia alguna y, dada su edad, estaba inestable al estar de pie. Se puede ver que un oficial lo balancea cuando él sale, haciéndolo tambalear aún más. Ese movimiento rápido y la falta de coordinación fue todo lo que el otro oficial necesitaba para justificar el uso de su taser. Los taser conllevan un elevado riesgo de causar ataques cardíacos, especialmente en los muy ancianos o muy jóvenes. Si yo sé eso, entonces los policías lo saben. Pero al parecer eso no les importó a estos oficiales. Usted puede escuchar que las personas que grabaron el vídeo están claramente preocupadas y, antes de que el hombre de edad avanzada saliera, comentaron sobre la actitud de uno de los policías: "El tipo del otro lado, en el lado del conductor, está un poco loco, ¿no?"

Una vez que tiene puesto el uniforme y salen liberados de sus jaulas a las calles, los oficiales están excitados y preparados para atacar. Blanco, negro, anciano, niño pequeño - no importa - "ellos" son el "enemigo". Siempre que estos matones sienten que no están recibiendo el 100% de obediencia (a menudo a órdenes ilegales), o que el objetivo sujeto no es capaz de obedecer debido a problemas médicos/psicológicos, utilizan la fuerza letal.

A partir de estos cinco casos podemos ver que la raza ya no es un factor atenuante. Por diversas razones, el racismo siendo una de ellas, los afroamericanos sufren asaltos más violentos que los blancos, por parte del Estado y su Gestapo armada; pero eso no quiere decir que los blancos son inmunes o que están de alguna manera protegidos debido al color de su piel. Estamos todos en la línea de fuego en esta guerra de clases sin cuartel llevada a cabo por los "dueños" de este país. La policía está entrenada para usar tácticas cada vez más violentas y agresivas para extorsionar la obediencia de todos con quienes se encuentran. Todos somos "sospechosos" en sus ojos, independientemente de las circunstancias.

Hace unos años tomé esta foto mientras visitaba el Memorial a Franklin Delano Roosevelt, en Washington, DC. Sus palabras, hoy en día, son tan verdaderas como siempre:
Imagen
© Sott.net
"Debemos resguardar escrupulosamente los derechos civiles y las libertades civiles de todos nuestros ciudadanos, independientemente de su origen. Debemos recordar que cualquier opresión, cualquier injusticia, cualquier odio, es una cuña diseñada para atacar nuestra civilización."